Blogs

Paraguaná -otra vez-

La impresión que se tiene al recorrer la península de Paraguaná es que es plana y tiene un solo cerro, casi en el centro, pero realmente hay una buena parte que suele tener buenas vistas -como en el pueblo de ese nombre- que se encuentra entre 100 y 200 metros de altitud (en amarillo en el mapa).

Donde sí es totalmente plana es en la franja oriental, que es donde están las playas más famosas, como Adícora, El Supí, etc. Esta serie de imágenes reflejan una ruta bastante tradicional que pasa por esas áreas más altas y que le dan la vuelta al -único- Cerro Santa Ana.

Mapa semitopográfico de Paraguaná

Lo primero es atravesar el itsmo y salvar el arenero de los médanos; allá al fondo queda la ciudad de Coro y la sierra:

Médanos y Coro

La ciudad de Punto Fijo, vista desde las alturas del puerto de Guaranao, situada entre dos refinerías, al fondo se puede apreciar el humo del mechurrio de Amuay:

Puerto de Guaranao

El antiguo pueblo de Carirubana, cuyo nombre debía aplicarse a toda la ciudad, visto desde una calle de Punto Fijo:

Peninsulita de Carirubana

Vista inversa, desde Carirubana a la "meseta" de Punto Fijo:

Bahía de Carirubana

En Carirubana hay botes hasta en las aceras:

Fuera de lugar, Carirubana

En frente de la iglesia hay obras:

Iglesia de Carirubana

La vía hacia el pueblo de Santa Ana (al centro, prácticamente invisible a los pies del cerro):

Cerro Santa Ana y pueblo a lo lejos

La iglesia del pueblo de Santa Ana:

Iglesia de Santa Ana

Los flamboyanes deben florecer en esta época y durante la semana o poco más que dura tal evento, son lo más resaltante de toda la zona:

Flamboyán en Santa Ana

Entre Santa Ana y Buena Vista, y a poca altura, se divisa gran parte del sur de la península:

Sur de la península

La iglesia de Buena Vista, que hace honor a su nombre:

Iglesia de Buena Vista

La plaza de uno de los pueblos más antiguos y el más grande (después de Punto Fijo), Pueblo Nuevo:

Plaza de Pueblo Nuevo

El callejón Los Reyes de Pueblo Nuevo:

Callejón Los Reyes de Pueblo Nuevo

Por toda la región se encuentra esta bromelia escandalosa, utilizada en jardines y plazas:

Bromelia

En el sector de Cocodite se encuentra la Reserva Biológica de Montecano, desde cuya altura (200 metros) se puede observar el oriente de la península (Pueblo Nuevo está allí al centro, tras los cerritos):

Oriente de Paraguaná desde Montecano

El aspecto típico de los árboles peninsulares:

Ramaje retorcido

Ahí hay una iguana (que necesitó realce artificial para ser entrevista sobre el ramaje):

Iguana

La iglesia cercada de Cocodite, con el cerro Santa Ana al fondo:

Iglesia de Cocodite

Una vista del sector Cocodite que aparenta (falsamente) ser despoblado:

Vista de Cocodite

La iglesia de Jadacaquiva es una de las más famosas de la región:

Iglesia de Jadacaquiva

La iglesia de Los Taques, ya cerca del mar, al occidente:

Iglesia de Los Taques

Atardecer en la playa de Los Taques:

Playa de Los Taques

Para terminar lo que empezó con arena, la propia playa de Los Taques:

Playa-playa de Los Taques

Obstáculos (rant)

Zona de obstáculos

Cuando uno llega a este punto entre Guanare y Biscucuy, y no vive en la zona, lo más probable es que venga de recorrer más de 300 km.atravesando toda clase de inconvenientes: derrumbes, peajes, alcabalas matraqueras y de las otras, huecos, tráfico denso, "reductores de velocidad"( conocidos en Venezuela como policías acostados que son de los que mejor vigilan y también se ocultan o camuflan en el pavimento como si fuesen clandestinos), etc.

Así que encontrar este aviso que no por poco visible deja de llamar la atención lo deja a uno algo perplejo ¿no debería este letrero estar colocado hace 300 kilómetros? ¿no debería estar colocado cada 5 o 10 kilómetros? ¿qué hace aquí? ¿son peores los obstáculos que vienen a 100 metros?

Sería fácil extrapolar la desubicación del letrero e imaginar lo bien que estaría como aviso en todas las aduanas, y con menos letras: "País de obstáculos", punto; como puede atestiguar cualquiera que tenga que realizar algún trámite, sea solicitar una partida de nacimiento, hacer una compra en el exterior, registrar un documento, ir a un banco, dialogar con un policía o guardia nacional en una alcabala apartada, y ...

Pero no, de hecho los obstáculos anunciados en el letrero no sobrepasan y diría que ni alcanzan a la media nacional. Entonces ¿por qué este aviso está aquí solamente? Quizá sea cosa de un alcalde preocupado, pero más probable es que se deba a algún sobrante publicitario, o a que alguna vez hubo obstáculos peores que los ya conocidos y una vez resueltos quedó el letrero, como suele ocurrir en tantas reparaciones casi perennes cuando llegan a su fin.

Lo cierto es que el fulano letrero lo que hace es sorprender por su ausencia en tantos y tantos lugares donde realmente sería más necesario.

Va de panos

Con esto de la facilidad que hay en estos días para hacer panorámicas ¡desde un teléfono! se corre el riesgo de que comiencen a abundar, abrumar y hasta a aburrir (y eso sólo con palabras ab...). Para contribuir, he reunido este grupo que corresponde al tránsito por la carretera conocida como transandina, que no tiene mucho más de cien kilómetros entre Barinitas y Mérida. Se supone que estas imágenes reflejan la impresión del recorrido, aunque no todas son tomadas desde la propia carretera.

Lo primero que impresiona es por supuesto el volumen montañoso que se encuentra durante la subida, estribaciones del Güiriguay que se lleva todo el tiempo a la derecha del camino:

Estribaciones del Güiriguay

Ya cerca de los 2000 metros de altura se llega a la represa de Santo Domingo, que en estos días está totalmente llena, como no estuvo durante los últimos años:

Represa llena

Al pasar el pueblo que da su nombre a tantas cosas por aquí, se puede apreciar la plaza (en este caso, la foto panorámica se podría confundir con una tomada con lente gran angular):

La Plaza de Santo Domingo

A más de 3000 metros de altura, uno de los panoramas más vistos, por la facilidad que da la propia carretera y la amplitud del valle, el sector Los Frailes:

Sector Los Frailes

Ya cerca de la cumbre de la carretera y en pleno territorio del parque nacional Sierra Nevada se aprecia la garganta que origina el rio Santo Domingo, descendiendo desde el Mucuñuque y sus alrededores:

El nacimiento del rio Santo Domingo

En el sitio más alto del camino, la muy famosa laguna de Mucubají:

La laguna de Mucubají

Lo que era un pequeño caserío en el inicio de la cuenca del rio Chama, Apartaderos (y una casa sin privacidad):

Apartaderos

Paso obligado, el pueblo de San Rafael y su plaza:

La plaza de San Rafael

Una "esquina" del paso del rio Chama, cerca de La toma:

Sector La Toma

El valle del rio Chama a su paso por La Toma y caseríos aledaños a Mucuchíes:

Sector La Toma hacia San Rafael

La meseta de Mucuchíes vista desde el oeste, no se aprecia:

Oeste de Mucuchíes

Vista hacia Mérida y la bajada previsible (desde 3000 a 1500 msnm):

Al oeste de Mocao

Uno de los tramos más reconocibles por donde la carretera serpentea por ambos lados del valle, El Vergel:

Sector El Vergel

El sector Cacute, por donde la carretera va y viene:

Sector Cacute

El mismo sector, algo más lejos, desde la montaña que está a la derecha:

Sector Cacute

Ya en la ciudad de Mérida, vista desde la parte alta de la Avenida Los Próceres, con la sierra al fondo:

Mérida desde Los Próceres

Otra vista de la sierra, esta vez desde la subida a La Hechizera, con los picos de La Corona, La Columna y El Toro nevados, rara vista en estos días (aunque en la foto no se aprecian convenientemente):

Mérida desde la vía a La Hechizera

Quito desde Panecillo

Encontré esta antigua foto (1977) de Quito y se hizo necesario conocer el estado actual de esa parte de lo que ya en aquella época era una gran ciudad. No fue tan difícil como en otras ocasiones porque fue tomada en el cerrito del Panecillo, un sitio más que evidente y muy visitado justamente para eso, ver la ciudad.

Quito en 1977

La otra imagen (2008) pertenece a Losito, y aunque es más amplia, la recorté un poco para asemejarla más.

Quito en 2008

Aparte de los colores desvaídos por el tiempo en la primera y la distinta distancia focal más corta en la segunda, se trata del mismo sector del norte de Quito, con lo que creo es el centro histórico y la zona colonial que, sorprendentemente, no parece haber cambiado mucho en más de 30 años. Sorprende porque aquí (Venezuela) las zonas antiguas están prácticamente desaparecidas o en vías de extinción entre otras causas por el alto costo que implica mantenerlas de manera que no sean ruinas.

Ejercicio en careta

Careta

Un ejercicio gráfico realizado con el pretexto de recuperar una tableta bastante poco utilizada. Cualquiera que haya pasado por el restaurante en cuya pared está la máscara original (digo, original en la foto, el objeto en sí seguramente es una copia o una recreación mexicana) reconocerá el lugar y la ciudad.

La subida del nivel del mar

Con esto del calentamiento global (yo creía que estos calorones eran solamente tropicales) uno empieza a preocuparse por el eventual deshielo de los polos y la consiguiente subida del nivel del mar y aunque hay sitios que deben estar más preocupados que uno (como Venecia) no hay por qué dejar de ser precavido y revisar un poco el estado del asunto en la tierra que habitamos.

Manos a la obra, busco un par de mapas de relieve que hasta donde sé son los únicos que se pueden conseguir sin bajarse de la mula. El primero proviene del sitio Natural Earth y muestra en rojo la zona inundable hasta los 2 metros de altura y en amarilloso -poco visible- hasta los 5 metros. Como referencia he puesto en verde clarito la zona hasta 20 metros y en un poco más oscura la que llega hasta los 100 metros.

Versión 1

El delta del Orinoco se ve escandalosamente en peligro de desaparición. Las otras zonas de inmediato peligro son la especie de albufera que separa la península de Paraguaná del "continente" y la costa occidental del Lago de Maracaibo.

En otra versión de la topografía que pareciera más exacta -tomada de Diva-GIS- se ve más o menos lo mismo pero con menos escándalo.

Versión 2

De todas maneras esas zonas se inundan prácticamente todos los años, uno pudiera suponer que ya están acostumbradas y que quizá tienen remedio en caso de que la inundación sea perenne. La costa occidental del Lago de Maracaibo creo que sea la más preocupante porque es más poblada. No parece que Venezuela vaya a ser muy afectada por una subida moderada del mar, con la excepción de la pérdida del delta, pero si la cosa llegase a mayores prácticamente un tercio del territorio se vería inundado. Además de las zonas mencionadas el agua llegaría a la cuenca del Unare, la desembocadura del Tocuyo (Chichiriviche-Tucacas), a la del Tuy (Barlovento), y sobre todo el mar interior que constituyen los ríos Portuguesa-Guárico-Apure (la gran mancha verde en el centro). Esto sería catastrófico, como en el resto del mundo.

En lo inmediato no se ven ciudades grandes en peligro, con la excepción de Maracaibo, aunque es posible no sea muy grave la cosa por la topografía local que puede hacer la diferencia aunque el lago suba y se ensanche algo.

No sin razón llamaron alguna vez a esta parte del mundo Tierra de Gracia, después de ver el asunto quedé menos preocupado de lo que estaba...

Tableros y quipus

En los días que corren los avances de la ciencia -y muchas veces las puras especulaciones- suelen publicarse antes en televisión que en otro lugar. Se gana en imagen pero se pierde en detalles. En fin, eso es lo que ha hecho Sabine Hayland en un documental del año pasado (que acabo de ver) en el cual presenta un tablero con una lista de nombres acompañados de cordeles que parecen ser quipus (fuente de la imagen):

Tablero quipu de Mangas

Según Hayland este tablero -y posiblemente otros- fueron realizados por los mercedarios de la todavía activa orden de La Merced, quienes los habrían utilizado durante la catequesis del nuevo mundo. En la imagen puede con algún esfuerzo leerse el título del tablero:

Padrón de las personas del pueblo de Mangas. Se empezó a empadronar en el año de ...

Y con más esfuerzo aún me parece que el año es del siglo XIX. El asunto es que cada nombre lleva a su lado lo que pudiera parecer un quipu; por lo tanto, asumiendo que el quipu dice también el nombre o alguna clave identificadora de cada habitante se asoma la posiblidad de interpretar el significado de los famosos quipus.

Sin embargo no hay que ser demasiado optimista, sólo se conservan unos 600 o 700 quipus, mayormente en museos (principalmente en Alemania) y colecciones privadas; hay un sólo lugar donde se siguen utilizando ceremonialmente en el pueblo de San Cristóbal de Rapaz, cosa que también muestra Hayland en el antedicho documental. Pero de su posible lectura, nada.

Hace unos años Gary Urton postuló que ciertos nudos encontrados en un grupo de quipus en Purucucho podrían corresponder al nombre del lugar, Hay algunos testimonios de cronistas en los que aluden a los quipus como forma de registrar la historia y sucesos de los incas pero la mayoría comentan que eran numéricos exclusivamente. Si fuesen una forma de escritura (más que original) y se pudiesen llegar a interpretar... sería un descubrimiento de esos que marcan época.

Entre tanto Hayland ya consiguió otro tablero, esta vez en Ayacucho, muy similar al de Mangas aunque con los cordeles menos coloridos; también se trata de una lista de nombres:

Tablero quipu de Ayacucho

Esperaremos el trabajo de Hayland para ver si con los pocos "quipus" que quedan en estos tableros puede hacer algún avance significativo, cosa que sería de agradecer.

Gunib

Paso de Gunib, por Prokudin-Gorskii

La investigación es para ociosos. O los ociosos creen que sus pasatiempos son investigaciones. De cualquier manera, si no fuese por las fotos que Prokudin-Gorskii tomó entre 1909 y 1916 y si no estuviesen al alcance de cualquiera en varios sitios, yo podría dedicar el ocio a fines más utilitarios. Varias veces me he entretenido con esas imágenes preciosas de paisajes y gentes de esos tiempos en que todo "era" en blanco y negro.

Esta ocasión surge porque ha aparecido un nuevo sitio dedicado enteramente a Prokudin-Gorskii en el cual se van acumulando tanto reproducciones mejoradas de sus fotos como identificaciones de los lugares que en ellas aparecen y comparaciones con fotos actuales de los mismos lugares, es decir, una invitación a pasar/perder el tiempo.

Entrebuscando en las fotografías que tomó Prokudin-Gorskii en el territorio de la actual Daguestán, un país de montañas, como pocos; está esa que llamó mi atención (arriba), una garganta sumamente estrecha con un camino recortado -literalmente- en la pendiente de roca. La tarea ya tiene objetivo: encontrar el lugar. Pero primero hay que "revelar" la fotografía (está ya revelada pero no hay como rehacer el proceso uno mismo), se trata de tres tomas blanco-y-negro hechas con filtros rojo-verde-azul que hay que colorear, alinear y mezclar para producir el resultado que se ve arriba.

La búsqueda de la ubicación mediante inspección topográfica iba muy mal encaminada cuando se me ocurrió ver las otras fotos y entre ellas había una con toda la pinta de ser la misma garganta tomada por el "reverso" y cuya leyenda especifica "Garganta Khartikuni entre Gunib y Gergebil" con lo que el asunto se facilita mucho. Encontrado el camino entre ambas poblaciones -unos 8-10 km- resulta bastante sencillo acercarse a la solución, se trata del curso del río Kara Koisu, un desfiladero de lo más interesante, con varios puntos estrechos con posibilidades de ser el lugar buscado.

Nos encontramos con que el desfiladero está lleno de agua como era previsible viendo lo fácil que resultaria hacer un dique en un sitio tan estrecho y con buenos apoyos. Es la represa hidroeléctrica de Gunibskaya, tres turbinas con un total de 15.000 KW, estrenada en 2005. El potencial hidroeléctrico era evidente porque el río tiene buen caudal y la diferencia de altura entre Gunib y Gergebil es de unos 100 metros.

El paso siguiente es conseguir alguna fotografía reciente del mismo sitio. Afortunadamente el usuario de Panoramio ViterTatiana tiene una lancha -o paseó en una- y se acercó bastante hasta el sitio desde el cual tomó la fotografía Prokudin-Gorskii; tras algunos arreglos de horizontalidad y contraluz, puede verse el estado actual del estrecho paso:

Represa de Gunib, por ViterTatiana

Una vista más amplia (tomada de Wikimedia) muestra el camino y el estrechamiento de marras; nótese que la vista es subiendo desde Gergebil hacia Gunib y la carretera sigue pasando por el mismo sitio, incluido el horadado de la gran roca. Aparte del cuerpo de agua, la mayor diferencia está en la torre con cables que aparentemente hizo necesario desaparecer la roca que estaba allí.

Represa de Gunib, de Wikimedia

A poca distancia de la represa se encuentra Gunib a unos 900 msnm, es un hermoso pueblo de unos 25.000 habitantes rodeado por unas formaciones características que también fotografió Prokudin-Gorskii y se aprecian bastante bien en este estupendo panorama (tomado por Fred Schaerli):

Panorama de Gunib por Fred Schaerli

El hecho histórico que más cuentan de este pueblo es la entrega del Imam Shamil, líder de chechenos y daguestaníes, en 1859 tras 20 años de lucha durante la conquista rusa del Cáucaso. Tras su captura los rusos lo mantuvieron semidetenido en Kiev y murió en Medina justo después de su peregrinación a La Meca; un nieto suyo contribuyó a la fundación de la breve República montañosa del Cáucaso Norte en 1917. Sin embargo, todo Daguestán y el resto del norte del Cáucaso sigue siendo parte de Rusia al día de hoy.

Además, Gunib está en el centro de un área de gran diversidad lingüística y a menos de 100 km. del Mar Caspio. Un montón de cosas que no habría averiguado sin el atractivo de las fotos de Prokudin-Gorskii (con razón el zar le pagó los viajes; su promoción turística de Rusia ha trascendido varias generaciones).

Incredulidad demográfica

Antes de la realización del censo de población de Venezuela en 2011 yo tenía ya una estimación del resultado moderada: 40 millones de habitantes, que podía dejar en 36 por aquello de los márgenes de error y tal. A fines de febrero el instituto encargado publicó los primeros resultados que corresponden a cifras globales y para sorpresa de todo humano viviente en esta república dicen que tan sólo 27.150.095 personas ocupan este territorio. Este número no incluye omisiones en el censo, cuyo total desconocemos, pero suena exagerado que hayan dejado sin censar a 13 millones.

La evolución del crecimiento demográfico de Venezuela se muestra en este gráfico optimista en el que se ve, junto con la cantidad de población por cada censo realizado, la tasa de crecimiento en cada lapso, tasa que tuvo un pico de 4% en los años sesenta y -supuestamente- ha ido cayendo hasta un modestísimo 1,6% actualmente:

Censos Vzla

Otros indicios de poca credibilidad vienen del conteo de viviendas; son 8.230.140, ocupadas en un 84,3%. ¡Esto implica que hay 1.292.132 viviendas desocupadas, en construcción o vacacionales! ¿dónde? Puede ser cierto en Tucacas y ... y ... no se me ocurre ningún otro lugar. Aún así, si multiplicamos el total de las viviendas con el número promedio de 3,9 personas por vivienda el total apenas alcanza a 32.097.546, lejos todavía de lo que supongo es la realidad. Además ¿cómo se compagina esto con el déficit declarado de viviendas que alcanza a más de un millón?

¿A qué se debe tamaña incongruencia? Es esto (error u omisión grande en el censo) o es otra cosa: la percepción de la cantidad de población que tenemos no se basa realmente en la cantidad de población sino en el desorden habitual por donde quiera que andamos. El caos es tan grande que probablemente vemos a las mismas personas varias veces y durante más tiempo del que sería normal, o de lo que fue normal en años pasados, porque nunca como ahora se ha visto tan reducido el espacio público, manifiestamente las vías, y ese roce excesivo pudiera tergiversar la noción de cuánta gente vive a nuestro alrededor.

También es cierto que la mayoría de la población, un 66%, se encuentra concentrada en 9 de los 23 estados que conforman el país, estados que casualmente son los más transitados (Zulia, Miranda, Carabobo, Distrito Capital, Lara, Aragua, Anzoátegui, Bolívar y Táchira). Así que es posible que el censo no esté tan errado, pero la sensación de vivir en un país acogotado de gente no se quita con eso.

Páginas

Suscribirse a RSS - blogs