Blogs

Dos formas de historia y tres libros

Releo 'Yo, Claudio' el famoso libro de Robert Graves y lo encuentro realmente entretenido. Claro que a las pocas páginas uno se pregunta por qué no fue bautizado más apropiadamente 'Ella, Livia', ya que el Claudio de Graves le da una importancia suprema a su abuela en la dirección y el destino del imperio que uno creía de Augusto.

El capítulo nueve describe un encuentro hipotético -presenciado por Claudio- entre Polio y Livio, dos historiadores romanos de fama. La discusión se centra en cuál es la mejor manera de escribir la historia. Se pone a Livio como modelo del historiador fabulista, que apela a tradiciones y sentimientos "nacionales" más que a fuentes y documentos; mientras que Polio aparece como un historiador "seco", sin "poesía". Evidentemente, Graves utiliza en su novela el estilo de Livio, sin embargo, en el texto, es Polio quien sale mejor parado. Para rematar el mal papel de Livio, dice que Polio le preguntó a Livio si siempre tenía la misma dificultad para manejarse entre el montón de tabletas de bronce y los tejemanejes de la burocracia en los archivos de la oficina de documentos públicos, y Livio respondió: "¡qué va! ninguna dificultad". Esto era debido a que ¡nunca había estado allí para corroborar ningún hecho!

Y por cierto que el ingenio de Graves es tan alto como su erudición. Debe ser muy difícil escribir sobre una época y componer una serie de circunstancias y diálogos basado solamente en lo que ha quedado escrito, aun cuando la 'licencia poética' le permita imaginar situaciones como la de este encuentro 'literario'.

Esto me recuerda otros dos libros-novela históricos que también son apasionantes y divertidos: 'Sinuhé, el egipcio' de Mika Waltari; y 'Memorias de Adriano' de Marguerite Yourcenar. Los tres libros comparten un par de aspectos: están escritos en primera persona y sólo los he leído en traducciones. Parece que escribir en primera persona facilita la ingente tarea de reconstruir tiempos pasados. Además, pertenecen a una época similar (dice uno): 'Claudio' es de 1934; 'Sinuhé', de 1945 y 'Adriano' de 1951.

Tamién resulta interesante el destinatario de cada autobiografía. Sinuhé la escribe para sí mismo, un poco decepcionado de todo, de faraones y de dioses. Adriano escribe una larga carta a su sucesor. Y Claudio escribe simplemente para una posteridad remota (que coincidencialmente es la de Graves...)

Moho en diapositivas

Imagino que a mucha gente le pasará algo similar: las diapositivas almacenadas en sitios no muy adecuados se cubren de diferentes tipos de hongos, lo cual, aunado a la pérdida de color por envejecimiento, las deja inservibles. El problema está en la humedad relativa, al pasar de 60% el moho comienza a crecer (y sucede que en la cuenca del Lago de Valencia nunca baja de 80%). ¿Existe alguna manera de eliminar el moho y recuperar esas fotos?

Hay diversas teorías, pero un trabajo publicado en 'Abbey Newsletter' (Volume 26, Number 5, Jul 2003) realizado por Niccolo Caldararo y Candis Griggs, propone un método que aparentemente funciona (ya hemos hecho pruebas). Estos autores realizaron una investigación sobre los métodos propuestos "desde la antigüedad hasta nuestros días" prácticamente, incluyendo tratamientos con químicos y demás. Su conclusión es tan simple como efectiva: congelar las fotos y retirarlas cuando se forme una película de humedad sobre el hongo (o moho), inmediatamente, eliminar el moho con un hisopo de algodón, y listo. Se puede repetir el proceso, pero la primera aplicación es la más efectiva.

Jungla

La región centro-norte de Venezuela es evidentemente una de las más densamente pobladas del país; basta pasar por cualquiera de sus carreteras para apreciar directamente la magnitud del crecimiento poblacional que ha soportado, particularmente en los últimos 30 años. Sin embargo, hay todavía algún sitio oculto y perdido entre montañas al que solamente algunos acceden y donde -aún estando rodeado por demás de gente- se puede encontrar esa soledad tan esquiva en el resto de esta región.

En uno de tales sitios, muy cerca de 'Los Cedros' (y no daré más referencias) se encuentra esta especie de casa fantasma que alguna vez intentaron construir en plena selva.

Casa fantasma

Hipias

Será casualidad. En estos días estuve consiguiendo ejemplares electrónicos de la Ilíada y la Odisea; para refrescar la versión original de la guerra de Troya, ahora que -además de una película reciente- está en plena excavación la colina donde se supone ocurrieron los hechos (al lado del río Escamandro). Siempre se plantea cuál de los dos libros es mejor y cuál de los dos héroes, Ulises o Aquiles es más merecedor de aprecio y fama.

Pues por otras razones empiezo a leer el 'Hipias' de Platón, en traducción de García Bacca y casualmente trata de esa precisa inquietud: ¿Aquiles o Ulises? Como suele suceder en todos los diálogos de Platón, Sócrates enreda de tal manera a Hipias que al final ninguno de los dos acepta como válida la conclusión a la que llegan sus razonamientos.

Rosebud

Ví de nuevo (creo, porque me parece recordar que alguna vez ya había pasado por esto) 'El ciudadano Kane', la archipublicitada película de Orson Welles, 1941; y la verdad es que no justifica la fama que tiene. En algún foro la tenían como "la mejor película de todos los tiempos". Pues aparte de algunos ángulos interesantes, el meollo de la película se reduce a contrastar la riqueza exorbitante con la felicidad pura que, por supuesto, sólo se tiene en la niñez: "tenía diez años y un gato.." como dijo Serrat.

Creo que la escena de la patineta ardiendo es totalmente excluible, ya que el supuesto misterio que investiga el periodista Thompson no es tal. Si faltase esa escena, al menos habría un algo de intriga.

El Pao y La Guama

En estos días tuve ocasión de hacer lo que se puede llamar la 'ruta de las represas'; comenzando en Taiguaiguai, pasando por Tierra Blanca, otra cuyo elusivo nombre no alcanzo a recordar -cerca de Parapara-, la de Río Verde o Tiznados, y las dos del Pao ya en Cojedes. Un circuito que recorre partes de Aragua, Guárico, Cojedes y Carabobo, y cuyo centro -si no geográfico, sí de gravedad- es el hermoso cerro Platillón, altura máxima de la Serranía del Interior, al sur del Lago de Valencia. Este Platillón tiene la aracterística de ser visible desde toda una circunferencia que va desde Maracay hasta San José de Tiznados, para no mencionar Tocuyito y El Sombrero, y no dudo que en el futuro sea una atracción turística de primer orden.

Aquí coloco una referencia visual: el edificio de la Alcaldía de El Pao, en la plaza Bolívar; una vista totalmente infrecuente, debido por supuesto a que la carretera que llega a esta población (y termina en La Guama), no tiene salida -asfaltada- hacia ningún otro lugar.

El Pao

Se suponía

Me entero por Philip Coppens, un periodista "investigador alternativo", que Rudy Cambier publicó un libro en el cual alega que Nostradamus no escribió las famosas cuartetas proféticas que se le atribuyen. El argumento es lingüístico (o filológico): el lenguaje en que están escritas no es francés del siglo 16 sino picardo del 14. Cambier aparece como experto en esas lenguas medievales. Una vez establecido este hecho, pasa a interpretar el sentido general del libro que -según él- fue escrito por un monje cirtesciense llamado Yves de Lessines y dice que lo que parecían profecías ininteligibles son en realidad claves o explicaciones para encontrar un supuesto legado de los caballeros templarios, el cual habrían escondido una vez que la Orden fue suprimida por orden (valga la cacofonía) del rey de Francia en 1307. Cambier ha situado aproximadamente el lugar del escondite, cerca de Cambron; todo ello basado en su neointerpretación de las cuartetas.

Queda en duda entonces, si es que perdura la explicación de Cambier, si Nostradamus simplemente se copió el manuscrito del monje, o fueron otras personas quienes lo atribuyeron a él. En cualquier caso, el artículo de Coppens está muy completo y muy bien escrito. Eso ya es algo.

La Atlántida en Andalucía

Aunque la han "encontrado" en casi cualquier lugar del planeta -y creo que en otros planetas también-, la Atlántida sigue apareciendo en nuevos lugares cada año. Lo más interesante es la interpretación que da cada investigador a la lectura de los diálogos Timeo y Critias, que al fin y al cabo es la única narración sobre la existencia de este fabuloso país.

Pues bien, Rainer W. Kühne en un artículo en Antiquity (Vol 78 No 300 Junio 2004) cuenta cómo Werner Wickboldt (ambos supuestamente de la Universidad de Wuppertal), le hizo notar unas estructuras situadas en la planicie al sur de Sevilla en una foto satelital. El sitio se denomina Marisma de Hinojos. Las dos estructuras rectangulares tienen proporciones similares a las descritas por Platón para los templos de Atlantis.

Más interesante aun es la identificación que hace Kühne de los atlantes con los 'pueblos del mar' que según las narraciones egipcias asolaron el este del Mediterráneo alrededor de 1200 a.C. Siempre según Kühne, la confusión de Atlantis con una isla se debería a un problema de la traducción del cuento egipcio al griego. El otro argumento de Kühne, aparte de la pura especulación, es la descripción de la acrópolis de Atenas que hace Platón y que correspondería a esa época: 1200 a.C. En suma, mata casi una docena de pájaros con un solo tiro. Esperaremos las excavaciones ... y las interpretaciones.

Ilios

Joachim Latacz en un folleto ("Wilusa (Wilios/Troia) - Center of a Hittite Confederate in Northwest Asia Minor") utilizado en la famosa exhibición sobre Troya que se hizo en Braunschweig en 2001 (donde se difundió la discusión Korfmann-Kolb) plantea sin dejar prácticamente ninguna duda que el sitio de Hissarlik y que por tradición -y por Schlieman- ha sido llamado Troya corresponde a la ciudad que Homero describe en la Ilíada. Lo más interesante es que apela a las fuentes hititas para establecer -muy aproximadamente en verdad- el territorio que comprendería Wilusa, un estado aliado o vasallo de los hititas que parece corresponder completamente al enemigo de los aqueos/dánaos en aquellos años de c.1250 a.C.

Dice que en la Ilíada se nombra la ciudad -que se supone capital de ese territorio- 106 veces como 'Ilios' y 53 como 'Troya'.

Según Latacz, todo eso ya se sabía antes que Manfred Korfmann comenzase las excavaciones que han tenido tanta repercusión, debido principalmente al estilo publicitario de Korfmann y al financiamiento privado-comercial de sus excavaciones. Los planteamientos se podrín polarizar así: Troya era una ciudad grande, de hasta 10.000 habitantes (para Korfmann); Troya era un caserío de no más de 2.000 habitantes (para Kolb).

Páginas

Suscribirse a RSS - blogs