Blog de Eloy Cano Castro

Percepción 3D

Leía este trabajo de Giulio Magli (que tiene opinión sobre casi cualquier cosa) en el que plantea que la construcción de Machu Picchu fue originada por criterios ceremoniales para hacerla un sitio de peregrinación, quizá del Inca quizá de todo el pueblo.

A Machu Picchu se le han imaginado diversas funciones que buscan explicar -simplemente- su existencia en un lugar tan remoto y difícilmente accesible: que si refugio "vestal", o finca vacacional, o reducto militar, entre otras. Es muy probable que haya sido un poco de cada una.

Los argumentos de Magli incluyen los alineamientos astronómicos ya conocidos (la piedra Intihuatana y demás) pero lo más llamativo consiste en la asociación que hace con un "ángulo vacío" (tampoco entendí la denominación) que recorrería el sol entre dos extremos, uno en el sur en la Isla del Sol (en el lago Titicaca, lugar de origen de Manco Capac) y el otro lo conformaría Machu Picchu con su forma de "isla" o península imaginaria.

Puede ser. Lo que sí es seguro es que el sitio donde se encuentra Machu Picchu es espectacular; es como estar en el centro de un levantamiento montañoso que haya sido congelado en el momento de su mayor elevación; a seiscientos metros abajo, el río que se siente como un círculo que rodea la "península"; arriba una corona de picos (en ocasiones nevados) y entre ambos unas pendientes infinitas a todo el rededor.

Dicen que no hay construcciones anteriores al siglo XV por lo que imagino que cuando los primeros curiosos -posiblemente para complacer a su jefe (¿Pachacuti?)- llegaron al lugar se vieron obligados a inventar algo que hiciese justicia a tal maravilla tridimensional. Que no es un poblado surgido naturalmente es bastante evidente, entre otras razones porque no hay fuente de agua interna.

No creo que ninguna fotografía llegue a dar esa idea -telúrica, sería apropiado decir-, sin embargo, aquí coloco algunas aproximaciones porque todavía no se pueden publicar maquetas por esta vía (clic en la imagen; hay más imágenes similares aquí).

Machu Picchu

Pintoresco von Guerard

Hobart, Tasmania

Esta imagen de Hobart, capital de Tasmania, a orillas del estuario del rio Derwent fue realizada por Eugene von Guerard y forma parte de una publicación con 24 litografías disponible en la Universidad de Tübingen (via: Bibliodyssey). Von Guerard nació en Viena y fue a Australia a buscar oro pero su fracaso le hizo retornar al oficio que le venía de familia; vivió durante 30 años allí y retornó a Europa en 1882 (murió en 1901). Su ojo para el aspecto pintoresco de los paisajes es impresionante, para no hablar de la realización técnica.

Increiblemente, no he conseguido una vista similar más aproximada que la tomada por Andrew & Sara (abajo), una cosa inexplicable porque el monte Wellington es muy fotogénico desde este punto, llamado antes y ahora Kangaroo. La estupenda ubicación de Hobart está descrita por el mismo Von Guerard:
La situación de la sureña capital de Tasmania es casi, si es que no totalmente, impar. Génova, Nápoles y Rio de Janeiro pueden compararse con ella en este sentido, pero es dudoso que la naturaleza haya hecho tanto por estas tres últimas ciudades como por la primera; y los jueces más imparciales concordarán en darle la preferencia. [...] Tras ella, el monte Wellington se eleva hasta una altitud de más de 1200 m. y sus inmensas pendientes están cubiertas con bosques que se extienden desde su base hasta el borde de los desnudos picos graníticos, que se cubren de nieve durante los meses de invierno. Frente a la ciudad el Derwent se expande como una hoja de agua lacustrina, de borde irregular y rodeada por ondulantes colinas punteadas con granjas. Y toda la escena está dominada por la gran masa de la montaña con su cabeza en las nubes y sus pies en el mar, que llena el ojo con sus vastas proporciones e impresiona la mente por su masa imponente. [...] Esta vista, es necesario añadir, ha sido grabada a partir de un esquema realizado en 1835 ... permite comparar el presente con el aspecto anterior de la ciudad y así medir el gratificante progreso que Hobart Town ha tenido durante los últimos doce años.

Que es justamente lo que persigue esta nota, sólo que algo más de 120 años después.

Vista de Hobart

Semicebra

Último Quagga

La fotografía muestra a uno de los últimos quagga (vía), que se encontraba preso en el zoológico del Regent's Park londinense; el último (una hembra) murió el 12 de agosto de 1883 en el zoológico de Amsterdam; es decir, ya tenían tiempo extintos para esa fecha.

Ahora hay un grupo de gente intentando revivirlos, aprovechando el hecho de que no eran una especie distinta de la cebra sino más bien una variedad o subespecie. Según cuentan, las franjas típicas de las cebras variaban de norte a sur y en este caso (Sudáfrica) que era el más sureño se presentaban difuminadas y de color más bien marrón. Fueron aniquilados por los cazadores y colonos de aquella región.

Treinta años en una esquina

Era 1981, un viaje entre Cambados y Verín, pueblos gallegos de piedra; a medio camino en una brevísima parada, tomamos esta foto de lo que decían era un monasterio...

Monasterio en 1981

Gracias a Darío nuestro corresponsal en el extrajero podemos ver el estado actual del sitio apenas atisbado entonces.

El pueblo es Celanova, la calle es la Rúa de Encarnación y el edificio es el antiguo Monasterio de San Salvador.

Monasterio en 2011

No se puede decir que haya cambiado mucho, prácticamente lo único nuevo son las farolas; el monasterio (ahora hotel y alcaldía, según tengo entendido) sigue idéntico, prueba innecesaria de que antes se construía mejor.

Era por eso

Quizá alguien se pregunte por qué razón se ha hecho tan lenta la actualización de este sitio; pues bien, es simple cosa de intrascendencia. Si el mundo se acaba pronto (tan pronto como octubre) y dentro de un par de días ocurrirá el arrebato de la humanidad -donde nos reuniremos con Jesús en el aire ¿o el cielo? no me queda claro-, qué sentido tiene estar escribiendo para el futuro.

Al menos es lo que dice este grupo que ha deducido las fechas de sus fervorosas lecturas de la Biblia y anda publicando vallas y haciendo bulla con el acontecimiento por convicción solidaria.

El rapto

Y es que no cabe duda de que estamos en tiempo de gran tribulación, y la postura correcta es justamente la que propugnan estos escatológos: leer la biblia y escuchar su emisora de radio mientras esperamos que todo se acabe.

Pareidolia cristiana

Códice

Vaya barullo enrollado y llamativo. Hace unos cinco años se descubrieron unos pequeños códices en una cueva jordana muy cerca del cruce de fronteras con Siria e Israel pero no se habían mostrado hasta ahora que su dueño -supuestamente por vía hereditaria- quiere que sean autenticados por expertos.

Los códices están hechos de plomo -y quizá cobre-, y algunos están cosidos con alambre como para que no sean leídos; en sus "portadas" hay imágenes diversas realizadas por moldeado en lugar de grabado. Datados en principio al principio del primer siglo inmediatamente surgen los titulares sobre el retrato de Jesús y demás. Y es que aunque no se ha descifrado la aparente escritura, ya algunos intérpretes han encontrado palabras o frases relacionadas con Jesús; otros, con las enseñanzas cabalísticas de Shimon Bar Yochai (el autor del Zohar, según Moses de León que lo escribió), quien vivió 13 años en una cueva alrededor del año 100 d.C.

Si estos librillos fuesen auténticos serían un gran descubrimiento sin duda; comentan que no se ha visto nada de este tipo anteriormente, y menos de esa época. Así que ya los aguafiestas -afortunadamente- han comenzado a encontrar los bemoles de esta partitura anticipada, bien por comparación con otras falsificaciones, o por sospechas sobre los involucrados, o lo que me parece más convincente, la observación de la similitud entre algunas de las imágenes que aparecen en las láminas y algunas monedas antiguas, como hace Ben Hambling y resumo en esta gráfica:

Similitudes

La supuesta "cara de Jesús" con corona de espinas y todo, es muy parecida a una moneda que representa a Helios. Y otro de los rostros de perfil parece idéntico -con las pérdidas del caso, debidas a la técnica de moldeo- al de Alejandro.

Recuerdo un caso en el que un árbol fue chocado por un automóvil y la grieta que dejó adquirió una forma más o menos triangular, inmediatamente apareció un culto local con cirios y flores frente a lo que algunas personas pensaban que era un retrato de la virgen María; supongo que los falsificadores cuentan con ello. Ya se verá...

Chikatilo

Un amigo me embarcó vía préstamo digital en la lectura de El niño 44 (Child 44, 2008), del autor inglés Tom Rob Smith (blog), cuyo primer capítulo me costó sobrepasar por deprimente y frío. El resto es una especie de drama policíaco en el que el protagonista transita por un montón de aventuras para convencer a las autoridades rusas de que hay un asesino en serie que ya ha matado más de 40 niños. Está ambientado en la época próxima a la muerte de Stalin, años 50 y algo y es bastante entretenido (una vez pasas el primer capítulo). Sólo le encontré dos problemillas: uno, la propaganda antisoviética es algo exagerada y omnipresente; dos, tiene demasiados detalles hollywoodenses, como suele pasar y probablemente la película venga por ahí (el guión está casi listo).

Lo interesante es que está basado -al menos ligeramente- en el caso real de Andrei Chikatilo, (otro relato, otro) asesino real que "trabajó" en el área de Rostov a lo largo de los años 80 hasta que fue capturado en diciembre 1990 (su juicio se solapó con el colapso de la URSS). Confesó 53 asesinatos, la mayoría de menores de 17 años. Fue ajusticiado en enero de 1994.

Hay una película Ciudadano X, basada en el recuento realizado por Robert Cullen en el libro The Killer Department (1993). Quizá porque está realizada para televisión se siente un poco apretada en relación con los detallados reportes disponibles; pero, participa Donald Shutherland personificando al Coronel Fetisov y Max von Sidow como el Dr. Alexandr Bukhanovsky, así que vale la pena verla. En la película el protagonista es Viktor Burakov (Stephen Rea), forense que condujo la investigación por unos ocho años.

El caso Chikatilo es escalofriante y tenebroso, debe ser por esa razón que hay tantas obras dedicadas o derivadas, como las que acabo de comentar.

Al-Ma'arri

Tiempo y espacio
Dos destinos nos sujetan, un futuro y un pasado,
Nos abrazan dos navíos : tiempo y espacio.
Y si preguntamos qué fin pretendía nuestro hacedor
responde una voz sin pronunciar palabra alguna.

Para que digan que uno aquí tumbado frente al computador no es atrevido. Esos versos son del poeta sirio Abu al-'Ala' al-Ma'arri (973-1058), traducidos al inglés por un tal Nicholson y reconvertidos a la lengua de Quevedo por este servidor. Lo más sorprendente es que tengo la impresión de haber mantenido el espíritu del original, que ni he visto.

Al-Ma'arri quedó ciego a los cuatro años por alguna enfermedad y comenzó a escribir poemas siendo niño aún. Pasa por ser un racionalista en tiempos no precisamente aptos para ello (según parece los tiempos apropiados para el racionalismo no terminan de llegar tampoco en nuestros días) y también era algo misántropo y ascético por desidia. Según cuentan trataba de imponer el uso de la razón en contra de la costumbre o la autoridad. Con todo esto es de suponer que no le fue demasiado bien.

Decía Al-Ma'arri que "los monjes en sus claustros y los devotos en sus mezquitas siguen ciegamente las creencias de su localidad, si hubiesen nacido entre magos o sabeos serían magos o sabeos". Que me recuerda aquello de Simón Rodríguez ocho siglos después: no hay cosa más patriota que un tonto.

La cita más conocida de este personaje está extraída este pequeño poema (retraducido también):

Las dos sectas universales
Todos yerran - musulmanes, judíos
cristianos y zoroastrianos:
La humanidad sigue a dos sectas globales:
Una, inteligentes sin religión,
La otra, religiosos sin intelecto.

Y es que en pleno dominio del Islam pudiera no sólo sobrevivir sino ser popular alguien no precisamente ateo pero sí descreído y escéptico resulta sumamente llamativo. Debe ser que sus poemas están escritos en muy buen árabe; están compilados en tres colecciones la más famosa de las cuales es Risālat al-ghufrān o 'Epístola del perdón', que puede haber tenido una gran influencia en ciertas obras de la la literatura occidental.

Codazzi, Shonberg y una sospecha

En la más reciente incorporación de mapas a la ya crecida colección de David Rumsey están dos atlas, el de Shonberg & Co. Standard Atlas of the World, de 1865 y un conjunto de mapas sueltos del Instituo Geographico di Agostini, de 1952; este último con hermosos colores y acabados, y con todas las cosas en su lugar como se esperaría de una fecha tan siglo XX como esa.

Para revisar la calidad del primero (Shonberg) no hay como echarle un ojo a la representación de América del Sur y en particular el área de Venezuela y es como si estuviésemos viendo un mapa anterior a 1600.

Vzla - Shonberg

Para corroborar que las cosas geográficas no estaban tan mal, basta revisar -en la misma colección- los estupendos mapas de Agustín Codazzi publicados en 1840 -quince años antes que los de Shonberg-:

Vzla - Shonberg

Resalta la precisión de la hidrografía (las cuencas están marcadas con color), que quizá le da coherencia al conjunto (no sé si se habrán tomado tantas lecturas de coordenadas para aquella fecha), pero en cualquier caso es muy llamativo que el mapa publicado en New York sea tan inferior. Es tan llamativo que es sospechoso. ¿Cómo sabrían los norteamericanos dónde se encontraba el petróleo de Venezuela si malamente sabían dónde estaban sus montañas y ciudades? Es difícil de creer que este mapa representase el estado de los conocimientos para 1865, es una duda que quedará pendiente...

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de Eloy Cano Castro