Blog de Eloy Cano Castro

Ocho

Ocho años

Relacionado:
Mapas del sitio - Destacado - Últimas movidas
7 - 6 - 5 - 4 - 3 - 2

Planicie de jarras

Entre los gigantes que habitaban la provincia de Xieng Khouang en Laos hubo un rey llamado Khun Cheung quien tras larga guerra contra sus enemigos quiso tener una gran celebración, para complacer a sus congéneres fabricó montones de grandes jarras para beber el vino de arroz lao lao.

Pero hay quien piensa que las tales jarras, extendidas por toda la región en más de noventa sitios, no son más que recipientes para conservar el agua del monzón durante los tiempos secos; los mercaderes hervían el agua, acampaban y colocaban dentro pequeños abalorios como ofrenda y ruego de permanencia de tal sistema.

Más bien aguafiestas, los arqueólogos atribuyen la elaboración de estas populares "jarras" a la cultura local, que las utlizaba como urnas, quizá temporales, de ciertos caciques (si se puede usar esa palabra tan lejos). El caso es que estas vasijas de piedra, probablemente talladas con instrumentos de hierro parece haber sido realizadas entre 500 a.C y 400 d.C. y están asociadas con restos funerarios enterrados en las cercanías. Es probable que tuviesen tapas de otro material, algunos discos de piedra encontrados en los alrededores señalan también tumbas, pero no parecen ser las tapas perdidas. Fueron exploradas "científicamente" por Madeleine Colani en los años treinta del siglo pasado, que las relacionó con el antiguo mercado de la sal. Inspecciones más recientes sugieren -de acuerdo con tradiciones funerarias de la realeza (Thai, Camboya)- que eran tumbas temporales, incluso quizá reciclables, donde el cadáver era colocado en una urna al principio de su tránsito al mundo espiritual y luego cremado y enterrado en una tumba. La imagen (gimp-retocada) es de mkelpie, un australiano que nos hizo el favor de ir hasta el lugar; haciendo clic en ella se pueden ver unas cuantas más.

Jarras laosianas

Toda la zona es un sitio turístico de creciente importancia; aspiran a colocarla en la lista de Patrimonio de la Humanidad pero tiene un problema grave que deriva de las guerras de los años sesenta, bombas, minas y resíduos peligrosos están por todas partes. Para limpiar de peligro y posibilitar el mejor acceso, UNESCO tiene desde hace diez años un Plan para salvaguardar la Planicie de Jarras que está bastante avanzado.

He leído comentarios que mencionan daños recientes en las jarras, causados por la avalancha turista que ya llega hasta allí, y según, son mayores que los causados por bombardeos y otras peripecias históricas. Líbrennos los antiguos dioses de esa marabunta...

Visualizar redes: civilizaciones

Este artículo de Kalev H. Leetaru en First Monday (vía Discovery y WK) trata de una manera de predecir hechos humanos a gran escala tomando como entrada el "tono" de las notas de prensa, cosa que obtiene de la aplicación de unos programas de minería de datos que dan connotación positiva o negativa a algunas palabras en los millones de artículos de ciertos medios.

Un poco lanzado el asunto pero Leetaru presenta unos resultados como la probable ubicación de Bin Laden -a posteriori-; sin embargo lo que más atrajo mi (escasa) atención fue la pretensión de extraer de esos inmensos bancos de contenido mediático las civilizaciones del mundo. La cosa es así: el programa busca nombres de ciudades en cada artículo, cada nombre se convierte en un nodo; se utilizan los artículos que tienen más de un nombre de ciudad, cada par de nombres se convierte en una línea. Posteriormente, se aglutinan todos los pares que pertenecen a un mismo país, y el resultado es algo así:

Red

Las agrupaciones ("civilizaciones") dependen por supuesto de la fuente de los datos. El autor dice haber utilizado dos: los archivos históricos del New York Times desde 1945-2005 y el Summary of World Broadcasts de la BBC de 1979 a 2010 (excluendo a USA por razones que allí se alegan); por lo tanto su representación gráfica en mapas también varía en consecuencia. De los dos presentados me pareció más "independiente" el de SWB aunque tiene muchos bemoles:

Según SWB

  • Hay una región franco-luso-africana, que no luce para nada "civilización"; sino más bien restos del coloniaje
  • Hispanoamérica incluye USa (¿no será más bien que el imperio es más dominante en los países hispanos?)
  • Medio Oriente, Canadá, Suecia, Marruecos, UK comparten muchas menciones según se ve en azul oscuro
  • China, sureste de Asia y Australia, resultado supongo de la cercanía relativa
  • El montón de diversidad de la India aparece como una sola unidad

A pesar de las limitaciones antedichas supongo que habrá manera de perfeccionar este tipo de trabajos y con unas miles de variables más es posible que se acerquen a un retrato más fiel de la realidad.

Otro sitio de fotos

Ha coincidido una fiebre (que será pasajera como todas) de tratamiento fotográfico con la búsqueda un sitio para publicar imágenes que no apeste. Ya que utilizo Digikam para organizar las fotografías, intenté todas las opciones de exportación que trae de fábrica, que son muchas y conseguí a 23, un servicio que aunque limita el número de archivos que se pueden "subir", es un límite muy tolerable; por otro lado tiene varias opciones de descargar y compartir las imágenes bastante pasables.

Así que me puse a tratar/envenenar/procesar/arreglar/destruir un grupo de fotos y ya están disponibles allí (clic en la imagen).

Galería de dibufotos

También hay la posibilidad de ver una presentación automática, que con algo de suerte quizá funcione aquí:

El tratamiento de esta serie es similar; las herramientas principales son Digikam, GIMP y GMIC. Sobre una foto base, aplicación de filtros de GMIC en varias capas, y arreglo de contraste y saturación (cuando me acuerdo).

Visualizar redes: personas

Hace tiempo que buscaba un programa para ver las redes internéticas esas que uno va formando sin darse cuenta. Ví Gephi y gracias a una aplicación de Facebook llamada Netvizz que permite exportar la red de "amigos" pude visualizarla como se aprecia aquí:

Amigos y amigos

Es más o menos evidente que hay tres grandes áreas de usuarios relacionados conmigo por medio de Facebook, aparte de eso y no mostrados hay unos 10 o 20 que no están conectados con ningún otro. No es mayor cosa pero cuando uno conoce la conformación de cada sector del gráfico entiende algunas cosas.

Quería continuar la fiebre visualizadora con Twitter, pero la limitación que tiene para consultas por hora me ha impedido hacerlo. Así que cambiando de tercio y utilizando SocNetV, que tiene una opción webcrawler revisé las relaciones entre las notas de este blog, que aparece acá:

Nodos y posts

Nada nuevo aquí, es más o menos evidente que hay pocos enlaces entre las notas (según la política de mínimo endogenismo), y que casi todas enlazan a la página de mapas del sitio.

La crónica de Cabeza de Vaca

Llegó a mi alcance la crónica de Álvar Núñez Cabeza de Vaca, titulada Naufragios y comentarios (La relacion y commentarios del governador Alvar Nuñez Cabeça de Vaca, de lo acaescido en las dos jornadas que hizo a las Indias), publicado en 1542 pero referido a hechos vividos entre 1527 y 1536.

Es una prueba más -si era necesaria- de que cualquier manuscrito antiguo adquiere valor más por su existencia que por su contenido; la impresión que tengo es que está bastante mal escrito y es confuso, sobre todo tomando en cuenta que se trata de un testimonio directo de un viaje tremendo con muchísimas aventuras.

A pesar de lo confuso (estuvimos con éstos, fuimos con los que estaban enfrente, más allá había otros) hay gente que ha estudiado la ruta que llevó a Cabeza de Vaca junto con otros tres náufragos por todo el sur de lo que ahora es Estados Unidos; un recorrido que duró ocho años. La imagen (de Wikimedia) muestra la ruta más probable (otras):

El viaje de Cabeza de Vaca

Incluso las pequeñísimas observaciones que hace el narrador, sobre algunas costumbres -como el modo de cocinar con piedras calientes- se convierten en un documento muy relevante para conocer las sociedades indígenas precolombinas en aquellos lugares. En la Universidad de Texas hay un artículo muy completo con lo que puede aprenderse del relato de Cabeza de Vaca sobre aquellos cazadores-recolectores, al fin y al cabo es la primera descripción escrita que existe y en ella aparecen los nombres dados por el grupo. Cabeza de Vaca y los otros estuvieron sometidos a esclavitud de los indígenas hasta que encontraron una manera de escapar y sobrevivir, que resultó ser la utilización de la -poca- medicina que conocían. Cuenta que esto se inició porque pudieron extraer una punta de flecha del corazón de un guerrero que ya daban por muerto los indios.

También se han escrito libros por personas que han seguido detalladamente la ruta (la que suponen es la ruta), como Alex D. Krieger Vinimos desnudos y descalzos (2002), o Andrés Reséndez Una tierra tan extraña (2007).

Prácticamente todo el cuento trata de hambre, hambre, hambre y penalidades; Cabeza de Vaca aprendió algunos idiomas indígenas pero no deja sino un par de palabras descritas. Impresiona la descripción de las "tormentas" que sufrieron (hacían falta ocho hombres para no ser levantados por el viento, huracanes evidentemente, es la zona típica); la escasísima comida que tenían disponible los indígenas; la nota sobre un animal marsupial; la conducta esclavista de sus congéneres cuando los encontró y que según parece fue la causa de su destitución como Adelantado del Río de la Plata (en 1540) porque era considerado con los habitantes conquistados.

Kara kitap

Porque ¿qué era leer sino apoderarse lentamente de la memoria de otro?

El libro negro, portadaSi fuese a reseñar El libro negro de Orhan Pamuk tendría que imbuirme del carácter erudito de un profesor de literatura o historia invitado por un acaso a disertar sobre el particular.

Podría comenzar por describir los personajes: Galip es abogado, vive en Estambul, y aunque está casado con su prima Rüya no parece estar cercano a ella ni a sus intereses, de los cuales sólo se menciona -repetidamente- el de las novelas policíacas y eso con un dejo de crítica sobre la manipulación de sus autores sobre el lector, ignorante de las claves que posee el escritor. El entorno familar de Galip es supuestamente similar al de la mayoría, que viven o han vivido muy unidas incluso en un mismo edificio por varias generaciones, en este caso el edificio es el Sehrikalp, situado en una calleja trasera del barrio Nişantaşı. Galip es sobrino (más bien primo con menor edad) de Celâl, columnista del diario Milliyet, del cual nos vamos enterando que es sumamente popular y bien considerado.

La trama comienza con la desaparición de Rüya que abandona el apartamento que comparte con su marido y prosigue con las peripecias que durante una semana sufre Galip en su búsqueda, a la cual se suma al poco tiempo la de Celâl una vez descubrimos que también ha desaparecido aunque se siguen publicando sus artículos. Los hechos se desarrollan en la Turquía de mediados de los años ochenta, el libro fue publicado en 1990.

Después podría destripar la estructura del libro, que consiste más o menos en el relato de las desventuras de Galip que recorre y vuelve a recorrer las calles de Estambul describiendo entretanto el comportamiento de la gente, las aceras nevadas, las tiendas cerradas, sus propios recuerdos y las memorias de la ciudad, intercalado con capítulos compuestos por largos artículos de Celâl que consisten en historias en sí mismos y podrían leerse tranquilamente aislados del resto (el retiro de las aguas del Bósforo en el que describe lo que quedaría al descubierto si tal cosa ocurriese; la oscuridad del edificio, referido al pozo "de ventilación" de los edificios como el Sehrikalp).

Diría que el tono del relato es melancólico, no sólo o tanto por la desventura de Galip, abandonado y sin saber qué hacer o a dónde ir, ni por la personalidad de la vieja ciudad, sino por la permanente evocación de recuerdos del protagonista y de la ciudad y de la ciudad vista por el protagonista, las referencias a la historia del país, a las mitologías persa y árabe junto con la interferencia de herejías y desviaciones del Islam, todo envuelto en un ambiente de declive y añoranza de los tiempos del imperio.

También podría puntualizar que el libro trata de la identidad, pero no sería justo ni suficiente porque no es que Pamuk toque el asunto, sino que hurga en él, lo exprime y lo deja sin una gota de sustancia. El libro, que es una especie de mil y un libros colocados sobre y a veces ocultos bajo la búsqueda de Rüya, contiene innumerables formas de identidad falseada, corrompida, disfrazada, simulada. No creo que haya una manera de convertirse en otro o dejar de ser uno mismo que no esté planteada y desarrollada, ni una arista le ha quedado pendiente. Este libro es complejo y es ciertamente Literatura, no se trata -aunque también- de una secuencia de hechos lineal y mayormente predecible con una conclusión. No resulta extraño por ello que varias reseñas (ej.) aludan a Borges por aquello de los libros infinitos, bifurcantes e inacabados.

El asunto de la identidad no se limita a la que pueda adoptar por voluntad o aceptar por imposición una persona, antes bien se percibe que tiene que ver con la propia forma y funcionamiento de la ciudad, por una parte, y por la otra con el cambio o transición del propio país durante el siglo pasado: la pérdida del imperio otomano, la nueva supuesta democracia, el alfabeto latino, el cine, los libros, las modas y los comportamientos occidentales. El ejemplo notorio es la visita de Galip (o de Celâl, no estaría seguro) a la más antigua fábrica de maniquíes turcos, ya no utilizados ni requeridos y que sólo cumplen algún servicio como museo de una antigüedad caduca. Los nuevos maniquíes (occidentales o occidentalizados) no reflejan ni la forma de los cuerpos ni las poses ni los gestos de la gente turca.

Aún más, diría, la conversión de algo en otra cosa se aplica incluso a las palabras, sus significados y las partes del discurso. Uno percibe por ejemplo que los artículos de Celâl, autocontenidos y significantes, apuntan a alguna otra realidad ulterior sólo por ser colocados en determinado lugar de la otra historia, la de Galip. Hay allí una semiótica, o una intriga semiótica: cómo y por qué una palabra-persona-ciudad-país puede referirse no a su significado directo sino a otra cosa; cuál es entonces la identidad permanente, el verdadero ser.

Podría mencionar las alusiones algo sospechosas de la conducta del famoso poeta Mevlâna (Rumí), origen de los derviches giróvagos, relacionadas con la vida solitaria de Celâl. Igualmente tocar el asunto de las salidas nocturnas del sultán Mehmet disfrazado para no ser reconocido y pasar por uno más de los habitantes de Estambul. Entraría en el tema del hurufismo y su creador Fazlallah que veía significados ocultos en las letras del Corán y veía letras árabes en la cara de las personas. El mismo Mehmet era hurufí. Y aún así faltaría mencionar la lenta adquisición de Galip de todos los rasgos de Celâl, incluido su puesto de articulista en el periódico; y la historia del verdugo viajero con la cabeza de su víctima a cuestas; y la posible relación con el Hüsn ü Aşk (Belleza y Amor) de Şeyh Galip, en la que uno de los amantes busca al otro por cualquier cantidad de interminables dificultades sólo para darse cuenta al final de que no son dos personas sino una.

Debo ser yo mismo

Como carezco de tal capacidad lo más que puedo asomar es que El libro negro es enrevesado, detallista, algo pesado a ratos por la exhaustividad de las enumeraciones, y sin embargo, una vez traspasada la primera parte, suficientemente entretenido para merecer continuarlo, en gran medida porque las subhistorias. que son muchas y muy variadas pueden verse como unidades autónomas sin más referencia, como una enciclopedia.

Embustero, fantasioso

I
Había en Samarcanda una iglesia cristiana dedicada a San Juan Bautista construída justo cuando el khan Chagatai (hijo, sobrino, hermano o en todo caso pariente de Gengis) se convirtió al cristianismo (nestoriano supongo). Aprovechando su momentáneo poder los cristianos utilizaron una piedra propiedad de los musulmanes (sarracenos) como base de una de las columnas del nuevo templo.

Cuando las aguas de la historia volvieron a su cauce y la mayoría sarracena recuperó el poder exigieron la devolución de la piedra. Hubo negación y después negociación, en la cual dieron a los cristianos tres días para devolverla, cosa que haría caer el techo del templo. Milagrosamente, al tercer día la piedra se movió y regresó sola a su sitio original. ¿Más? milagrosamente, el templo de San Juan quedó intacto con el detalle de que la columna que estaba sobre la susodicha piedra quedó en el aire, separada del piso por "tres palmos".

Eso dice el libro de los viajes de Marco Polo. Y como bien observara Henri Cordier en sus notas a la edición inglesa, esto es prueba de que Marco nunca estuvo en Samarcanda: no hace descripción alguna de la ciudad y su única referencia a ella es esta historia increíble. O no. Según Cordier el estudioso ruso conocido como Archimandrita Paladio (s. XIX) transcribe de unas crónicas chinas (la descripción de Chin-kiang, s. XIV) lo siguiente:
Hay un templo (en Samarcanda) soportado por cuatro enormes pilares de madera, cada uno de 40 pies de altura. Uno de estos pilares está en posición colgante y separado del piso por más de un pie

Bloque de jade en la tumba de TamerlánNo he conseguido referencias de la supuesta conversión de Chagatai y en cuanto al asunto de la piedra voladora, hay quien cree que todavía puede verse en el mausoleo de Tamerlán, un bloque de jade oscuro (derecha, fuente) que tiene su propia leyenda y maldición asociada.

II
En los meses de verano, el Gran Khan se retiraba a un palacio situado en Ciandu o Chandu, o Shàngdū o Xanadu, donde se divertía matando leopardos y cabalgando por el recinto amurallado que tenía 16 millas de perímetro. El khan montaba (o mandaba montar) un pabellón desarmable que llevaba consigo a la vuelta a la capital.

Perímetro actual de ChanduEl sitio de Chandu está bien identificado (42°21′35″N 116°10′45″E), a 280 km. al norte de Pekín y a 1250 metros de altura. Debe ser fresco. Las fotos satelitales muestran un triple recinto cuyo límite exterior (en la imagen, fuente) tiene unos 9 km. de longitud .

III
No es de extrañar que el libro que contiene esas y unas centenas más de historias sorprendentes se haya conocido como El libro de las maravillas y que haya tenido un éxito impresionante -aún sin ser impreso-.

La tradición cuenta que fue escrito por Rustichello de Pisa siguiendo los cuentos narrados directamente por Marco Polo durante su encarcelamiento conjunto en Génova en 1298 aprox. La versión original estaría escrita en francés antiguo y no se conserva.

Como libro de viajes que mayormente es, menciona una gran cantidad de lugares, algunos de los cuales son bien conocidos y otros dudosos o simplemente desconocidos. Gracias a Tobias Boes y su grupo de estudiantes (¡de alemán!) disponemos de una identificación de los sitios mencionados en el libro, aunque hasta ahora sólo han desarrollado el viaje de ida que termina justamente en el palacio de verano de Kublai (el archivo en formato KML se puede descargar aquí). He resaltado en amarillo los puntos identificados por este grupo con lo que el camino seguido puede intuirse más o menos, como si fuese una gráfica estadística. Esperemos que pronto incorporen el viaje de vuelta, que incluye Ceilán y la entrega de una princesa en la corte de Persia.

Puntos en la ida de Marco Polo

IV
Ya en los primeros tiempos de la publicación del libro se suponía a Marco Polo mentiroso o cuando menos exagerado; y la tendencia ha continuado hasta que en 1995 Frances Wood publicó ¿Marco Polo fue a China? donde resume las sospechas que hacen pensar que el comerciante veneciano no pasó de Persia y que todo lo demás fue recolección de oídas como si eso no fuese ya bastante, para el escaso/nulo conocimiento de Asia que había en la época y que parece prevalecer aún en este s. XXI.

Los argumentos de Wood consisten principalmente en omisiones: Marco Polo no dice nada de la escritura china, ni de la imprenta, ni de la pesca con cormoranes, ni de la porcelana ni del vendaje de pies. Más relevante parece que cuando Marco Polo menciona sitios geográficos o nombres propios las palabras no son chinas sino persas. Tampoco se ha encontrado ninguna referencia en los archivos chinos sobre Marco Polo.

Sin embargo, ya hace tiempo que esto ha sido refutado por Igor de Rachewiltz con algo de mofa hacia Wood. De Rachewiltz plantea que el persa era la lengua franca de la época con lo que a mi modo de ver desmonta el principal argumento de Wood. De Rachewiltz también establece que Marco Polo no estableció contacto con la población china sino con la élite mongolesa. En cuanto a la gobernación que Marco Polo dice haber ejercido tampoco le da credibilidad. Pero sobre la embajada para entregar a la princesa tiene unas observaciones que lo convencen de su realidad: comentarios en crónicas persas, la tableta de salvoconducto que Marco dejó en herencia, y una observación de J. Jensen en la obra de Pedro de Abano quien supuestamente habló directamente con Marco y copió un esquema hecho por él, cuyo análisis lo lleva a la conclusión de que los Polo estuvieron en Sumatra. Jensen escribió un libro titulado Sí, Marco Polo sí fue a China.

V
La discusión no se ha resuelto, sin embargo. Un equipo de arqueólogos italianos trabajando en Japón han constatado que la descripción de Marco Polo de las incursiones mongolesas a Japón (en 1274 y 1281) no se corresponden con los hechos. Mencionan que los barcos mongoles tienen tres mástiles y no cinco como cuenta el veneciano.

Imagino que a Marco Polo le va a suceder como a Herodoto, su credibilidad ha ido creciendo con el tiempo, y las cosas se irán aclarando en la medida que se distingan los relatos tomados de oídas de los que corresponden a un testimonio directo. Después de todo, la maravilla es el principal atractivo de ambos y por ella nos ha divertido tanto su lectura.

Nubes y bracketing

Es bien sabido que en estas latitudes hay contraluz hacia donde quiera que uno mire, exceptuando quizá las horas crepusculares, que no siempre es la ocasión en que se quiere hacer una fotografía. El supuesto remedio para esto es tomar varias fotos (tres normalmente) del mismo motivo pero con diferente exposición, cosa que llaman bracketing. Pero es problemático para hacer las tomas (se requiere trípode o una posición fija) y problemático para procesarlas. Para el caso voy a utilizar estas "brackteadas" en Tierra Blanca, la represa casi abandonada que creo suministra agua a San Juan de Los Morros.

Bracketing

Buscando opciones libres que faciliten el asunto he probado varias herramientas:

enfuse
Es del mismo autor que enblend; se utiliza por medio de la línea de comandos y tiene ese inconveniente, es un poco como trabajar a ciegas, aunque si uno se aplicase a dominar los parámetros sería muy útil para proceso en lotes.
feca-hdr.py
Este es un modulito para GIMP que sólo hay que descargar y poner en el directorio correspondiente.
exposure-blend.scm
Un script para GIMP.

Después de varias pruebas con resultados bastante similares creo que me quedo con exposure-blend, fundamentalmente porque deja al terminar tres capas con máscaras en GIMP que permiten un mayor procesamiento y ajuste.

El resultado en este caso no es demasiado llamativo ni demasiado distinto de la imagen "base" pero promete.

Resultado del bracketing

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de Eloy Cano Castro