Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

Invasiones bárbaras

Ayer ví 'Las invasiones bárbaras' de Denys Arcand; y encuentro que tiene -como era de esperar- varias lecturas trenzadas sobre el cuento central de la agonía de un profesor universitario. En particular, me llamó la atención la escena aparentemente prescindible de la revisión de objetos religiosos, en la cual el sacerdote que ofrece la colección de objetos obtenidos de iglesias católicas de cierta antigüedad dice algo como:

Fue un momento preciso, 1966. En menos de 6 meses la gente abandonó las iglesias; nadie ha logrado explicar eso

Otro elemento relacionado es la conversación de los "ismos", una auto-sátira del protagonista y sus amigos en la que recuentan la cantidad de posiciones que sostuvieron a lo largo de sus vidas... quizás valga la pena verla de nuevo. Entretanto me entero que tanto el título como los personajes tienen relación con otra película de Arcand: 'La caída del imperio americano'.

Shavian

George Bernard Shaw era tan brillante y mordaz que los ingleses crearon ese adjetivo para referirse a las frases que evocan su estilo. Leyendo el prefacio a 'Three Plays by Brieux' (titulado 'How to Write a Popular Play' escrito por Shaw en 1909), uno puede entender perfectamente la necesidad de crear una palabra para ello. Mientras presenta a Brieux como un gran y original autor, Shaw muestra la fórmula para que una obra tenga éxito de taquilla, y -como suele suceder-, nada ha variado desde entonces; allí se encuentra la base infinitamente repetida de las telenovelas y cualquier otra obra de folletín. Dice:

Ahora, por favor, no me malentienda como si estuviese pretendiendo que este proceso es tan mecánico que no ofrece oportunidad para el ejercicio del talento. Al contrario, es tan mecánico que sin un talento verdaderamente conspícuo nadie puede hacerse una reputación, aunque algunos pueden y se ganan la vida con ello.

Al mismo tiempo expone la indulgencia de los críticos y la originalidad de los autores dramáticos "reales",según dice, como Brecht o Brieux. El caso es que las frases de Shaw son muy populares entre los colectores de citas, lo cual se entiende fácilmente. Hay una en particular que está muy difundida en sitios dedicados a computación y que viene a cuento en estos días de promiscuidad informática y patentes de ideas estúpidas (aunque no he conseguido la fuente original sino la misma cita en incontables sitios):

If you have an apple and I have an apple and we exchange apples then you and I will still each have one apple. But if you have an idea and I have an idea and we exchange these ideas, then each of us will have two ideas.

Toponimia

Se ha dado en llamar Pico El Aguila al punto más alto de la carretera Apartaderos-Timotes (o Mérida-Valera, según sea la escala del mapa). Pero si creemos que los toponímicos no son gratuitos, el pico que se observa aquí tiene todas las probabilidades de ser el que dió origen a la denominación; se encuentra apartado de la carretera antedicha, pero en las cercanías.

Más probable pico

Yupana

No me queda claro por qué, pero sólo fue ahora que se difundió por Internet el aparente desciframiento del misterio acerca del uso de ese aparato (en piedra, madera o simplemente dibujado en la tierra) llamado yupana, del cual quedan diversas muestras en museos.

Nicolino De Pasquale, un ingeniero aeronáutico que no sabía nada de los incas publicó su interpretación en 2001. Se basó en un dibujo que aparece en el gigantesco manuscrito "El primer Nueva corónica y buen gobierno", de Felipe Guamán Poma (1615), el cual pertenece a la Biblioteca Real de Dinamarca (que afortunadamente ha digitalizado sus 1180 o más páginas). Allí puede verse a un funcionario del régimen incaico sosteniendo una ristra de quipus y en la esquina el o la yupana que dió la clave a De Pasquale.

Quipu

Aparentemente, la única referencia al uso de estos dispositivos era la hecha por Acosta:

"... pues verles otra suerte de quipos, que usan de granos de maíz, es cosa que encanta; porque una cuenta muy embarazosa, en que tendrá un muy buen contador que hacer por pluma y tinta, para ver a como les cabe entre tantos, tanto de contribución, sacando tanto de acullá y añadiendo tanto de acá, con otras cien retartalillas, tomarán estos indios sus granos y pondrán uno aquí, tres acullá, ocho no sé dónde; pasarán un grano de aquí, trocarán tres de acullá, y, en efecto, ellos salen con su cuenta hecha puntualísimamente sin errar un tilde, y mucho mejor se saben ellos poner en cuenta y razón de lo que cabe a cada uno de pagar o dar, que sabremos nosotros dárselo por pluma y tinta averiguado. Si esto no es ingenio y si estos hombres son bestias, júzguelo quien quisiere, que lo que yo juzgo de cierto es que, en aquello que se aplican, nos hacen grandes ventajas" (Historia natural y moral de las Indias, José de Acosta, 1592)

De Pasquale dice que el sistema de numeración utilizado para el cálculo está basado en 40. La hipótesis es ingeniosa y creíble, además ha sido corroborada en 15 yupanas que aun perduran. Según entiendo, esta especie de ábaco su utilizaba colocando piedras o granos en cada casilla, de derecha a izquierda, según el valor 1, 2, 3 y 5, en cada fila. Las filas superiores representaban un orden de magnitud mayor, sin utilizar el 0. De tal manera que realizar cálculos es relativamente sencillo (cosa de poner piedritas; como implica la etimología...).

En la imagen represento el asunto como creo que es: a la izquierda la cantidad '7'; si se agrega una piedra en la tercera casilla de la fila superior, esto es, 3 veces 40, pues serán 127. A la derecha, 40 (una piedra en la casilla 1 de la segunda fila), más 5 más 6 (dos veces 3), en total: 51. Hay que resaltar que existen diversas maneras de representar una misma cantidad.

Yupana