Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

Más nunca

Es increíble que una ocasión tan propicia para la contemplación y la sublimación espiritual como lo es presenciar una de las poquísimas nevadas que están al alcance de la carretera en los Andes venezolanos se convierta en lo que realmente es: una reproducción asquerosamente exagerada del caos automovilístico de cualquier ciudad. Por mi parte, es la última vez -y fue la primera- que asisto a tan triste espectáculo.

Toda la gracia que pueda tener la prístina nieve se transforma en asco. Parece que al tratarse de un evento importante, la gente se siente obligada a comportarse como masa. Las colas son tan grandes para ir como -peor aún- para salir de allí. En mi caso, más de 3 horas para poder escapar de la aglomeración y varias más para desprenderme del rechazo y la misantropía. En fin, entre tanto carro y tan poca nieve, apenas si queda oportunidad para admirar algún paisaje enmarcado por piezas de latonería. Nunca más.

Sin paisaje

Tuñame

En estos días he tenido ocasión de conocer Tuñame, un sitio agrícola casi paramero que se encuentra en las montañas que delimitan los estados Trujillo y Mérida, en estribaciones de la Teta de Niquitao y realmente es espléndido. La vía que une Jajó con Boconó no es precisamente turística por falta de pavimento, pero los lugares y ríos que se atraviesan merecen la pena el esfuerzo adicional para el vehículo. Me queda pasar desde el Alto de Arenal a Pueblo Llano, o viceversa. Tomé algunas fotos por allí.

Raspútin

José Miguel me prestó una biografía de Grigori Efimóvich Raspútin, a quien siempre se llama Rasputín, escrita por Paul Mourousy. Es un recuento bastante favorable a Rasputin y al zarismo que niega gran parte de las publicitadas malas mañas del "monje loco" que no era monje, y tampoco loco. Era lo que en Rusia llaman un 'starets', una especie de místico peregrinante. Cuenta Mourousy que Rasputin tuvo una visión cuando era adolescente, en la cual se le apareció una señora "de azul y blanco", y que según parece, marcó su destino. Lo que más atrajo mi atención fue la disposición caminante de Rasputin; recorrió gran parte de Rusia, varias veces e incluso llegó a Jerusalén.

Poseía alguna forma de poder místico, y todas las versiones concuerdan en que mantuvo a raya la hemofilia del zarievich, heredero del imperio, razón por la cual la zarina Alejandra lo tenía en altísima estima. El relato de Mourousy tiene la ventaja de situar en su contexto la vida de Rasputin. Según dice, el principal interés de Rasputin en los meses que precedieron a su asesinato era el de sacar a Rusia de la guerra (era el año 1916); esto, aunado a la envidia que provocaba por su acceso directo al palacio imperial parece que fueron las causas por las cuales Felix Iusupov y otros parientes de la familia real planearon y ejecutaron su asesinato; que por cierto había estado precedido por otros intentos, entre ellos un apuñalamiento que lo dejó en coma por un tiempo. Su asesino, cuya versión de los hechos es la única que se conoce, vivió hasta 1967, en gran parte gracias a la venta de su relato. Mourousy implica que Rasputin era honesto; en entornos decadentes como el del imperio ruso, esta parece una razón suficiente para eliminarlo.

Quipus de Puruchuco

Los quipus andinos siempre se han asociado con sistemas contables, o quizás con censos y registros de eventos. La novedad que presentan Gary Urton (el más connotado estudioso de los quipus) y Carrie Brezine (matemática y conocedora de los tejidos quechuas) es que los famosos e indescifrados nudos pudieran también representar palabras. Se conservan alrededor de 700 quipus de diversa magnitud. En 1956 descubrieron en Puruchuco un nuevo grupo de 21 quipus en un sitio funerario, por lo tanto asociando las cuerdas con otros objetos en su contexto.

Quipu o khipu

Como puede verse en esa imagen -tomada por el propio Urton- del quipu de Berlín, no parece cosa fácil interpretar lo que ese montón de nudos pueda querer significar. Hay elementos claros de información como la longitud y número de nudos de cada cordel, el color de la fibra, el sentido de la torcerdura de la cuerda e incluso su tejido; pero ¿cuáles son verdaderamente portadores de significado?

En el conjunto de quipus de Puruchuco los investigadores notaron un grupo de tres nudos en forma de ocho al principio de cada quipu y especulan que pudiera tratarse del nombre del lugar, considerando que la función primaria de los quipus sería registrar la distribución jerárquica del trabajo en el imperio. Suponiendo que esto se confirme, se podría relacionar cada quipu conservado con su lugar de origen y -eventualmente- entender la carga semiótica de esta "escritura" tridimensional, aparentemente perdida.

Organización

Hoy he soportado una de las amenazas más temidas por los habitantes de este territorio: me he sometido a los dictámentes de la burocracia. Y no cualquier burocracia, la peor de todas, la del organismo encargado del transporte llámese como se llame, porque cambia de nombre cada dos o tres años. Obligado -aunque no demasiado- a obtener documentos para un vehículo y "dateao" de que en Caracas se hace el trámite más rápido me embarqué en la odisea decidido a perder el día en esto. No fue así, sólo tardé dos horas.

Si hubiese hecho el mismo trámite en la pequeña ciudad donde resido (como lo hice, hace tres años para no obtener resultado), el asunto duraría unos cuatro meses. O sea, que es un adelanto. El problema surge cuando uno cumplió el proceso y analiza (esto ya es una mala idea) el flujo: una hora completa en cola para pagar en el banco que afortunadamente se encuentra allí mismo; tres cuartos de hora para cuadrar el sitio donde debía llegar, lo cual incluye un par de colas intermedias; y finalmente, no más de 3 minutos (sí, ¡tres minutos!) en el propio y efectivo trámite.

A pesar del esfuerzo realizado por quien-quiera-que-sea para agilizar el proceso, lo que más se nota es la posibilidad de mejorarlo. Es increíble la falta de información de los usuarios en relación con cualquier trámite. Ciertamente, han tratado de arreglar esta situación con pancartas que sólo lo logran parcialmente. Luego, obligan a comprar un sobre para contener los documentos -supuestamente-, que no hace falta para absolutamente nada. Es más, creo haber sido el único que introdujo los papeles en el sobre, sólo para sentir la mirada de 'este ridículo' que me dirigió la funcionaria respectiva.

Pero así son las cosas en el (ponga usted aquí el número ordinal, exceptuando 'primer') mundo. Uno hace un trámite de tres minutos en ciento veinte y le parece que es un gran avance.

Gandhi larense

De verdad que hay que tener la voluntad de Gandhi, no sólo parecerse físicamente a él, para estar como quien medita abstraído del mundo, justo en el brocal central de la avenida Libertador de Barquisimeto, famosa por el número e inoportunidad de sus semáforos. Puede que no esté claro a qué propósito se dirige la resistencia pasiva, pero no dudo que es resistencia.

Gandhi?

Sentimiento

Ya sé que tengo debilidad por los arbolitos solitarios, así que no será extraño que le haya tomado varias fotos a este que está en la carretera que va a San Pedro, cerca de los Humocaros, con el valle cañero que acompaña la carretera Carora-Agua Viva al fondo. Puede verse la sombra artificial que le da el humo de una quema muy cerca de la central azucarera de La Pastora.

Arbolito

Demasiado

Me siento cansado, después de recorrer prácticamente todo el país y parte del extranjero. Desde hace poco el servicio de imágenes satelitales de Google cubre casi todo el planeta, al menos todo Venezuela y he estado comparando la magnitud relativa de las ciudades, así como identificando los lugares que conozco. Y es muy entretenido (con razón he pasado todo el día en esto).

En las imágenes de Venezuela hay un tope de ampliación menor que en otros países. Aún así, se pueden apreciar miles de aspectos que a ras de tierra -paradójicamente- se pasan por alto. Como muestra, el curioso con poco tiempo para hacer lo mismo puede revisar este montaje que hice con algunas ciudades, todas en la misma escala (clic en la imagen para verla más grande).

Ciudades en la misma escala

Superpoblación

Desde hace unos años vienen diciendo que Venezuela cuenta con veinticinco millones de habitantes... Una estimación ajustada reciente dice que veintisiete. Cualquiera que sea la procedencia de esos datos, de una cosa estoy seguro: son falsos. A mi modo de ver, este país no tiene actualmente menos de 35.000.000 de personas; y cuidado si no son cuarenta ya.

Y para más detalle, la mitad de esa cantidad deben habitar -y movilizarse- entre Valencia y Caracas. Mi percepción es que Maracay (la "Gran Maracay" que incluye Turmero, etc.) debe estar entre siete y ocho millones. No hay un espacio que no esté ocupado. Y la situación podría repetirse por muchas otras regiones, pongamos p.e. la del sector Mirimire-Capadare, en una loma en el centro-este de Falcón aparentemente alejada de toda urbanización. Igualito.

La cuestión es así, o la gente está pasando muchas veces por los mismos sitios.

Guido Monaco

Por el tiempo pasado entre la nota anterior y la actual pareciera que estuve de vacaciones. Pues no, al contrario; las vacaciones comienzan hoy. Por lo tanto, nuevos proyectos anti-laborales, plenamente culturales también comienzan. Para empezar me he propuesto leer de nuevo 'La necesidad' de Korolenko; que apenas recuerdo pero que me parece pertinente y necesario.

En la tónica del imperio del destino, me acabo de enterar -gracias a Howard Goodall y su serie televisada del 2000 "Big Bangs"- que a Guido Monaco o de Arezzo se le reconoce la invención de la notación musical. Y no es pequeña proeza.

Como fue una aparente casualidad, este hecho quedará registrado en el cuaderno de la diosa Necesidad.