Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

Configuración NAT en Debian

Aunque creo que hay más de 2000 sitios donde se aclara este asunto, no sé por qué parece que nunca queda claro. He estado convirtiendo una máquina Pentium II con Debian-Woody (núcleo o kernel 2.2) para servir como enrutador y cortafuegos entre una red interna de otras 15 máquinas similares e Internet. El problema es que el núcleo 2.2 no incorporaba los módulos necesarios para hacer la función NAT (network address translation). Así que en lugar de recompilar el núcleo, lo que hice fue actualizar toda la instalación a Debian-Sarge con núcleo 2.6, que ya viene con todo lo necesario.

Parecería que no hay problema, pero resulta que al actualizar el sistema las dos tarjetas de red desaparecieron... Resultó que el controlador de esas tarjetas no venía incorporado en el nuevo núcleo (con el núcleo 2.2, las tarjetas funcionaban perfectamente). Así que fue necesario buscar el modelo de las tarjetas con lspci e incorporar su controlador mediante modconf. Una vez hecho esto, todo funcionó normalmente. La red interna utiliza esta máquina como puerta de enlace para la navegación por Internet. La configuración de las dos tarjetas se hace en el archivo /etc/network/interfaces que se puede ver acá.

# /etc/network/interfaces -- configuration file

# The loopback interface
auto lo
iface lo inet loopback

# La primera tarjeta de red
# creada por la instalación de debian
auto eth0
iface eth0 inet dhcp

# La segunda tarjeta de red
auto eth1
iface eth1 inet static
address 192.168.1.111
netmask 255.255.255.0

En este caso, la primera tarjeta se conecta con un servidor DHCP, y la segunda tiene un número fijo. Todo lo que hay que hacer es incluir la configuración de la segunda tarjeta en el archivo mencionado y configurar el resto de las máquinas para que utilicen a ésta (número fijo: 192.168.1.111) como su puerta de enlace a la infoesfera.

Mapa colaborativo

Gracias a un gentil comentario y posterior correspondencia con Eduardo Vincent me he enterado de la existencia de un grupo de personas que están construyendo un mapa detallado de Venezuela compartiendo sus registros GPS. El sitio se llama GPSyv. Allí se puede descargar un paquete (de unos 16 MB) que contiene los datos que han ido reuniendo. Creo que en algún tiempo, ese será el mejor mapa disponible abiertamente de Venezuela.

Desafortunadamente, en la actualidad, presentan los mapas en un formato (IMG) que es cerrado y pertenece a un fabricante de dispositivos GPS. Para poder ver algo se requiere, bien el aparato GPS, bien un programa que lo permita. En mi sistema (GNU/Linux/Debian) lo más aproximado que he conseguido es 'gpsbabel', un traductor de formatos de este tipo, sin embargo, a pesar de que no muestra errores, tampoco permite convertir los mapas a algo más visible. Así que me ví en la obligación de descargar un programa denominado 'mapedit.exe' (por la extensión ya se sabrá que es un agente patógeno y foráneo) mediante el emulador 'Wine', para poder ver los mapas. Ojalá pronto haya mejor manera de disfrutar este estupendo trabajo que colaborativamente va avanzando y puede ser (ya es) de mucha utilidad.

Fotografía y retoque digital

Yo creía que estaba tomando buenas fotos, aunque no fuesen profesionales. Venía prefiriendo no modificarlas digitalmente, o modificarlas sólo levemente, cosa de variaciones en el contraste y poco más. Y lo peor (virtud de la ignorancia) creí que el resultado era suficientemente aceptable.

Todo eso ha cambiado. Desde que conseguí ya no recuerdo cómo la dirección del estupendo sitio de Juan García Gálvez que él llama poco afortunadamente -creo- 'jggweb'. Allí publica prácticamente a diario sus fotografías, pero a diferencia de muchos otros enriquece su publicación con notas que orientan al desconocedor sobre la elaboración de cosas similares. Y de hecho, me ha provocado un reapasionamiento por la fotografía, de dos maneras simultáneas: la admiración de sus fotos, y el estudio y aplicación de los consejos que tan pródigamente otorga.

Lejos de competir con la tremenda calidad de JGG, me he atrevido apenas a intentar imitar alguna de sus recomendaciones. Particularmente, cosas como el uso de las 'capas', duplicación de la imagen en otra capa, juego con las trasparencias de capas, para no mencionar sino el principio, me han resultado prácticamente nuevas y refrescantes. Así que agarré una foto cualquiera (la primera), dupliqué la capa, desaturé, invertí, jugué con la trasparencia y quedó como se ve en la segunda, con algo más de profundidad y quizás mejor color (también apliqué un pequeño desenfoque en la capa desaturada).

Original Modificada

¡Qué buen sitio! He tenido que hurgar en los rincones movido por la envidia para conseguir algo que criticar: JGG sólo habla de Photoshop, así que hay que traducir sus consejos a un programa más adecuado y accesible legalmente, el GIMP.

Usabilidad de los blogs

Jakob Nielsen acaba de publicar su lista de los diez principales errores en la usabilidad de los blogs. Es conocido por publicar sobre asuntos de usabilidad (o facilidad de uso) de la "web", y sus análisis son certeros. Por supuesto, lo que cabe después de leer la lista de errores habituales es hacer un ejercicio de contrición. Y es que hay que ser muy audaz o/y muy ignorante para escribir en público con un desparpajo "que no trepido en calificar de" caradura y ni siquiera percibir la profundidad del pie (después de la metida de pata).

La lista contiene, junto con una pequeña explicación complementaria, los siguientes errores habituales en sitios como este:

  1. No tiene biografía del autor
  2. No tiene foto del autor
  3. Los títulos no describen las notas
  4. Los enlaces no dicen a dónde van
  5. Las notas "clásicas" están enterradas
  6. La única navegación es por calendario
  7. La frecuencia de publicación es irregular
  8. Tópicos mezclados
  9. Olvida que escribe para su futuro jefe
  10. El nombre del dominio pertenece a un servicio externo

Las recomendaciones -evidentemente reveladas por el negativo de los errores- se dirigen a obtener "blogs" especializados y de interés para desconocidos, que no es precisamente lo que vemos en los sitios de amigos, conocidos y familiares. Lo bueno de un sitio de poco tráfico como éste es que uno se puede dar el lujo de ignorar esas recomendaciones, con lo cual garantiza ipso facto que el tráfico seguirá en los niveles actuales (o bajará, quizá) ad libitum.

Con una benevolencia que jamás aplicaría a otro sitio de Internet, la aplicación de la lista de Nielsen me dice que este sitio tiene "solamente" tres de los diez errores frecuentes. El más grave, la mezcla de asuntos y el aparente desorden temático, es también difícil de resolver. Aunque es cuestión de enfoque: el tema único de este 'blog' es "las cosas que me interesan y que me provoca publicar". Bastante específico, pues.

El mapa de Vinlandia

Se trata de un mapa que apareció entre libros viejos en 1957, y terminó en la Beinecke Library de la universidad de Yale. Atribuido a los años mil cuatrocientos y algo, en la parte occidental del mapa aparece una isla con el nombre de Vinlandia, que es decir Norteamérica, el sitio que los vikingos colonizaron temporalmente alrededor del año 1000. Por supuesto es sospechoso que aparezca la costa de América antes de 1492, aunque ya está probada arqueológicamente la permanencia en L'Anse aux Meadows de un grupo vikingo, por lo tanto existe la posibilidad de tal mapa; pero más sospechosa que la presencia de una parte de América es la presentación que ofrece el mapa de Groenlandia, no sólo como una isla anticipada, sino con una forma bastante aproximada a la que vemos en los mapas actuales.

Mapa de vinlandia

Entre 1965 y 2003 han realizado una cantidad de pruebas al mapa y hay toda una discusión sobre su autenticidad, que sigue pareciendo cuestionable. Pruebas de carbono 14 establecieron en 2002 que el pergamino es del año 1425 aproximadamente. Claro que la fecha del papel no autentica el dibujo del mapa. Los exámenes que han hecho van de caligráficos a químicos. Ya en 1974 Walter McCrone hizo un estudio químico en el que encontró 'anatasa' u óxido de titanio, no producido artificialmente antes de 1920, con lo para él ya está todo dicho.

El asunto está no tanto en el mapa -que no he visto sino en foto- sino en el uso apropiado de ese recurso inadvertido que es Internet. Es el sitio Web Exhibits, donde conseguí la información que resumí arriba. Está estructurado con cierta interacción que permite juzgar el valor de cada argumento, previamente presentado convenientemente. Aunque en algunos puntos se nota que sus autores consideran el mapa es una falsificación, ponen los argumentos a favor y en contra y permiten entonces que cada uno saque la conclusión pertinente. Sirve, en suma, para notar la carencia de valor que tiene ese mayoritario porcentaje de basura que puebla la infoesfera.

El nombre de Venezuela y las búsquedas en Internet

Hace algunos años conseguí sin querer una página de Internet donde se planteaba un origen del nombre de Venezuela que me pareció llamativo, y que no volví a ver en ninguna parte. Lamentablemente no recordaba quién era el autor, ni los detalles del cuento, solamente que la página estaba en el sitio de la Universidad Francisco de Miranda (UNEFM). Pero como suele suceder en Internet el sitio ha cambiado mucho y no aparece por ninguna parte referencia alguna al tema. Ahí fue cuando recordé la máquina del retorno o "way back machine", donde almacenan los sitios de Internet en sus diversas etapas -casi nada-. Así que busqué el sitio de la Universidad del año 1998 -suponiendo que esa era la fecha- y ¡efectivamente! conseguí la página con la hipotética explicación que relataré a continuación.

El autor es Adrián Hernández Baño, firma como 'cronista de Buchivacoa', profesor jubilado de la UNEFM y autor de varios libros, de los cuales he conseguido dos o tres referencias. Una es la de 'Transcripción de toponímicos indígenas Quechuas en el estado Falcón, Venezuela' que no se oye muy sensata al primer golpe; la otra es 'Alonso de Ojeda. Descubridor de las costas corianas (años: 1499.- 1502.- 1505)'. Aparentemente, la página en cuestión es el capítulo seis (o un extracto) de este último libro.

Hernández Baño comienza por establecer que la primera referencia al nombre de Venezuela aparece en el mapa de Juan de La Cosa (así como otros veinte topónimos, prácticamente identificados totalmente), c. 1500. Según su análisis, además de negar el viejo y desgastado cuento de "pequeña Venecia", lo que el mapa dice es "Veneruela". Inmediatamente, cita la primera referencia impresa al dicho nombre que es la bien conocida del libro "Summa de geographia" de Martín Fernández de Enciso, c. 1519, quien se supone -dicen otros sitios- que viajó con Ojeda y de la Cosa en el viaje de 1499.

Siguiendo la descripción de Fernández de Enciso, Hernández dice haber encontrado el sitio preciso de la población "que llamaban Veneciuela". El dice que se trata de una roca -o promontorio- de unos 300 y pico metros que se encuentra en la bahía de Amuay. En su visita al sitio halló muchas conchas, tantas como para dar nombre al lugar. De allí deduce que el nombre 'Veneruela' viene de 'venera' o concha marina y que sería el mismo Juan de la Cosa quien le puso el nombre basándose en la presencia de tantas y tantas conchas. Lamentablemente, la imagen donde se especificaba con algún detalle el sitio exacto no está almacenada en la 'máquina del retorno' y la descripción de Hernández Baño es casi tan confusa como la de Fernández Enciso. Hasta aquí, los argumentos.

Parece haber consenso actualmente sobre el asunto de que el nombre de Venezuela no viene de una comparación despectiva con Venecia. Mucha gente asocia la referencia de Fernández de Enciso con un sector del Zulia más bien cercano a la Goajira. Hernández Baño, sin embargo, lo encuentra en Amuay (Paraguaná). Así que sólo hay dos referencias tempranas

  1. "Veneruela" según Hernández Baño, o "Veneçuela" según el resto, en el mapa de Juan de la Cosa, aparentemente situada en Paraguaná.
  2. "Veneciuela" en el recuento posterior de Fernández de Enciso, con identificaciones diversas.

Para Emanuele Amodio de la Universidad del Zulia, autor de un trabajo titulado "El lago de los sueños. El Lago de Maracaibo en la cartografía y cronistas tempranos (1499-1540)", Coquivacoa -o Coquibacoa- es la tierra zuliana. Sin embargo, autores paraguaneros mantienen que Coquivacoa es el nombre antiguo de Paraguaná. Mmmm...

El fragmento de Fernández de Enciso referido a la costa venezolana, transcrito por Blas Bruni Celli, se convierte entonces en la pieza más relevante para encontrar el caserío que dió origen al nombre del país. El problema está -como siempre- en las interpretaciones:

Desde Tucuraca fasta al cabo de sant roman ay cuarenta e cinco leguas. esta el cabo de sant Româ al sudueste. cuarta al Sur en .xi. grados. el cabo de sant Româ entra dêtro enla mar veynte leguas q no lleua la tierra en âcho mas de tres e cuatro leguas. e ala parte del este tiene el puerto de Coriana. e a la parte del Oeste al puerto del pico: son buenos puertos. ay desde ellos fasta al cabo veynte leguas estâ en .x. grados. Desdel cabo de sant Româ al cabo de coqibacoa ay tres isleos en triangulo. entre estos dos cabos se haze vn golfo de mar en figura quadrada. e al cabo de Coquibacoa entra desde este golfo otro golfo pequeño ê la tierra cuatro leguas. e al cabo de la cerca dela tierra esta vna peña grande que es llana encima della. y encima della esta vn lugar de casas de indios q se llama Veneciuela. esta en .x. grados entre este golfo de Veniceuela y al cabo de Coquibacoa: haze vna buelta el agua dêtro de la tierra ala parte del oeste. y en esta buelta esta coquibacoa. aq se ha hallado peso e toq pa el oro enel lugar que es grâde. e dizê los indios q traen el oro de fasta a veynte e cinco leguas de dentro dela trra.

Es insólito que se puedan ubicar perfectamente casi todos los lugares que menciona y que 'Veneciuela' no aparezca en ninguna parte. Suponiendo que 'Tucuraca' sea Tucacas -y así parece-, San Román, Coriana (Coro o La Vela), El Pico, son todos sitios de o cerca de Paraguaná. Lo que despista un poco son los 'tres isleos en triángulo'. El resto de la descripción pareciera cuadrar con la de la bahía de Amuay, como asume tranquilamente Hernández Baño (dicho sea de paso, no cabe duda que los nombres paraguaneros son de lo más eufónicos: Jadacaquiva, Carirubana, Baraived, Adícora, Judibana, etc., aunque esto es extensivo a Falcón en general).

Queda por demostrar entonces si las dos denominaciones (Veneçuela y Veneciuela) corresponden al mismo punto geográfico y en segundo lugar, la ubicación actual de ese punto. La idea 'alternativa' de Hernández Baño es en todo caso atractiva, y merece cierta atención, al menos hasta que se encuentre lo que buscamos en otro lugar.

Mientras tanto, yo pienso llegar hasta el fulano sitio de las conchas aunque sólo sea para corroborar la versión de Hernández Baño. Si fuese cierto su planteamiento, el origen del nombre de Venezuela estaría cerca de aquí (esto es Las Piedras, a la entrada de Amuay):

Las Piedras o Adaro

Al día

Como creo haber mencionado alguna vez, esto de mantener un 'blog' es un trabajo pesado, sólo justificable por el escaso beneficio de servir de recordatorio personal. Justamente para que no se me olvide, anoto aquí algunas cosas sueltas que no tuvieron cabida como apuntes individuales y que reflejarán algo de lo que está pasando en estos días.

El libro que iba a salir, salió. La "nueva" localización de la Itaca de Odiseo según Robert Bittlestone es la isla de Cefalonia, a pocos kilómetros de Ithaki. Creo que ya se había postulado esta ubicación, lo nuevo es la argumentación geomorfológica apoyada en cartografía tridimensional.

En este artículo nos cuentan otro beneficio del chocolate (la lista es muy larga ¿no es por algo llamado teobroma, o alimento divino?): sirve para detener la diarrea, según un estudio realizado en Oakland. Pero hay que advertir que se trata del chocolate "oscuro", o sea, el verdadero.

Un músico inglés llamado Stuart Mitchell dice que ha descodificado los cubos del techo de la capilla de Rosslyn, famosa porque tiene todo codificado -dicen-. Según él, los 213 cubos representan la partitura de una pieza medieval que supone tiene una duración de algo más de seis minutos en tiempo de tres por cuatro, a interpretar por 13 músicos. Suena interesante, hasta ahora Mitchell sólo ha mostrado los cinco primeros compases.

En Planet Debian, una especie de "blog de blogs" dedicado a las cosas Debian (mi sistema operativo), se planteó en estos días el asunto de lo difícil que es mantener una discusión encendida ("flame"), cosa que diferencia mucho la escritura de 'blogs' de la de mensajes de correo. De hecho, es común tener un blog sólo para expresar la opinión propia, sin participación ajena de ningún tipo. En el correo electrónico sin embargo, es muy fácil caer en una discusión interminable y sin sentido.

Estoy metido en una instalación de Moodle, en la que he descubierto que esta aplicación educativa es muy potente. Dentro de poco hasta puede que salga "experto" en esto de montar cursos vía Internet.

He continuado haciendo panorámicas, ya llevo publicadas 99.