Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

H. Bustos Domeq

Tengo la suerte de contar en lo que queda de mi biblioteca en papel con un ejemplar de lo que supongo son las obras completas de H. Bustos Domecq. Está dividido en cuatro partes que corresponden a los años 1942 (Seis problemas para don Isidro Parodi); 1946 (Dos fantasías memorables); 1967 (Crónicas de Bustos Domecq) y 1977 (Nuevos cuentos de Bustos Domecq).

Acabo de terminar la segunda lectura de las casi trescientas páginas y ahora lo encuentro mejor. En particular, los problemas para Isidro Parodi me resultaron muy difíciles la primera vez; la verdad es que son un poco localistas, algo cómicos y mucho burlones. No podría ser quizás de otro modo, en este relato "policial" donde quien resuelve los crímenes está preso y sólo tiene acceso a la información por el periódico y alguna que otra visita. Los personajes de cada historia transitan por la siguiente mostrando repetidamente su caracterísitica más llamativa, la imbecilidad.

Las 'Crónicas' del 67 son, sin embargo, las que me atraen más. Por su intermedio podemos conocer a personajes no menos reales que el propio Bustos: el descriptivista Ramón Bonavena, el muy original César Paladión, el sintético Federico Juan Carlos Loomis y otra caterva de caracteres extremos digno cada uno de un estudio en profundidad, ajeno a mis capacidades. Sin embargo, encuentro que la influencia de Paladión en el mundo actual excede con mucho a la que pudiera ejercer cualquier otro de los artistas recontados por Bustos y creo vale la pena anotar algo acerca de ese influjo.

Presagiando la labor de incontables liceístas y estudiantes universitarios, el método de Paladión se basaba en la "ampliación de unidades". Como explica Bustos resumidamente:

Antes y después de nuestro Paladión, la unidad literaria que los autores recogían del acervo común era la palabra o, a lo sumo, la frase. [...] Paladión, en 1909, ya había ido más lejos. Anexó, por decirlo así, un opus completo. [...] le otorgó su nombre y lo pasó a la imprenta sin quitar ni agregar una sola coma, norma a la que siempre fue fiel. [...] Paladión entra en la tarea, que nadie acometiera hasta entonces, de buscar en lo profundo de su alma y de publicar libros que la expresaran, sin recargar el ya abrumador corpus bibliográfico o incurrir en la fácil vanidad de escribir una sola línea.

Un adelantado a su época, sin duda. Aunque ahora se abuse un poco de su estilo y metodología, Paladión merece quedar registrado en el panteón de los precursores. Sus imitadores aspirarán quizás a un puesto igual; pero les falta ese pequeño destello de originalidad.

La prosa de Bustos Domecq es, por otra parte, un despliege del más perfecto español. ¡Y qué español! ¡¡El de Borges y Bioy!

Más del poblamiento de América

Ha salido la noticia en varios sitios, pero el artículo original se consigue en toda su plenitud en Proceedings of the National Academy of Sciences (USA, para más señas). Son seis páginas que resumen un estudio de Walter Neves y Mark Hubbe, de la Universidade de São Paulo en el cual hacen una comparación de 81 cráneos antiguos (entre 7500 y 11000 años) de la región brasileña de Lagoa Santa con varios conjuntos de datos que representan las variaciones morfológicas -solamente- de la humanidad.

Como conclusión, dicen que los cráneos estudiados tienen más afinidad con las poblaciones de Australia y Melanesia que con los indígenas antiguos o modernos de América (particularmente de Suramérica); y que, por lo tanto, deben haber sido dos los grupos de pobladores originarios de este continente. Suponen que por el alto número de cráneos revisados, el resultado no está tergiversado, sin embargo ya salen opiniones contrastantes de otros estudiosos.

Cada vez suena con más fuerza el asunto de la inmigración desde el Pacífico (cuando no de cualquier otro lado, porque para cada zona geográfica hay un teórico). El acceso por vía del estrecho de Bering, sigue siendo posible según Neves y Hubbe, porque este tipo de contextura habría habitado el este de Asia mucho antes que los pueblos mongoloides y chinos.

Dicho sea de paso, una de las mejores cosas del artículo es esta: "Published online before print December 12, 2005".

Formatos y libertad

Marco Fioretti cuenta que dió una conferencia en la 'Escuela de Estudios Avanzados Sant'Anna' en Pisa y parece que la torre inclinada no se ha caído, o al menos no menciona el hecho. Lo que hizo allí fue una presentación sobre el formato OpenDocument, recientemente aprobado por Oasis y popularizado por la adopción compulsiva que ha decretado el estado norteamericano de Massachusetts a partir del primer día de 2007.

Cualquiera que haya utilizado computadoras por más de un año seguramente ha padecido lo que es tener información en un formato tal que no puede ser recuperada, simplemente por un cambio de tecnología o -mucho peor- por capricho de un realizador de software. Fioretti comenta algunos casos que ilustran perfectamente el asunto. En primer lugar -y ya que estaba en el lugar de los acontecimientos- expone que el trabajo de Galileo aún puede ser leído después de casi cuatrocientos años debido a que está escrito en un formato totalmente abierto, el alfabeto. Cuenta también de las cintas grabadas durante la misión Viking en 1976, que debido a su formato cerrado -desconocido a todos los efectos- no hubo manera de recuperar y digitalizar sino mediante transcripción mecánica y eso gracias a que existían versiones en papel.

Fioretti habla de tres cosas necesarias para acceder a cualquier información y que deberían permanecer tan separadas como fuese posible.

Soporte físico: papel, discos, etc.
Formato: las reglas con las cuales se registra la información en el soporte
Interfase de usuario: las herramientas utilizadas para leer y escribir de acuerdo con el formato.

Muchas compañías se han beneficiado al mantener la información -que es ajena, del usuario, por otra parte- en un formato que sólo puede leerse con las herramientas que fabrica.

Pero a pesar de todas las razones ¿por qué será tan difícil hacer comprender a los neófitos que cuando utilizan (inconscientemente) formatos cerrados están haciendo daño y al mismo tiempo perdiendo libertad?

Sobre el patrimonio lingüístico

¿Quién cuida y trasfiere el patrimonio lingüístico de un pueblo? El propio pueblo cuando habla, dirás. Pues esto es cada vez más dudoso. Para muestra, este botón: algunos dialectos mayas que están -como la mitad de los lenguajes del planeta- amenazados de extinción.

Nicholas Hopkins viene estudiando esos dialectos desde los años sesenta. En aquellos años, como estudiante, registró en cintas magnéticas voces y conversaciones en Chuj, hablado al occidente de Guatemala y cuyas poblaciones han prácticamente desaparecido después de la guerra que hubo en aquel país. Los descendientes han sido dispersados y normalmente aprenderán a hablar español porque es "económicamente más efectivo para sus usuarios". El caso es que el NEH, un "fondo para las humanidades" (USA, of course) financia con 40.000 dólares la digitalización de los materiales recogidos por Hopkins en casi cincuenta años de carrera.

Como si hiciese falta algún otro argumento para esta tarea antropológica, resulta que este mismo Hopkins comenzó a trabajar en 1990 con otro dialecto maya, el Chol, todavía hablado por unas cientocincuenta mil personas en el norte de Chiapas. Al transcribir los relatos grabados Hopkins se dió cuenta de que muchos hablantes cambiaban la sintaxis en el punto culminante de la narración, ocultando el sujeto y el objeto de las oraciones, "creando suspenso y forzando al oyente a poner más atención hasta que el orden se descubría". Pues este tipo de cambio se encuentra en los jeroglíficos mayas, pero eran interpretados como errores y por tanto obstaculizaban la labor de desciframiento y traducción. Según Hopkins se trata de un dispositivo lingüístico, un "estilo narrativo" tan antiguo como el lenguaje maya que muestra cómo el conocimiento de los lenguajes actuales facilita el de los antiguos.

Afortunadamente, dicen que pondrán todo el material digitalizado al alcance público en Internet... pero ¿Quién cuida y trasfiere el patrimonio lingüístico de un pueblo?

Ver o creer

Un artículo de Theodore Dalrymple titulado "Verdad o teoría" trata el asunto de los múltiples Shakespeares. Desde hace tiempo hay dos bandos que disputan si el Shakespeare nacido en Stratford, sin educación, interesado en los bienes materiales, es el mismo que escribió la más importante obra literaria en lengua inglesa. Hay al menos tres personajes contemporáneos del gran bardo que han sido propuestos como autores "reales" de su obra: Francis Bacon, Edward de Vere, y Christopher Marlowe; y como dice Dalrymple, los argumentos utilizados para estas atribuciones son tediosamente eruditos y rebuscados.

Pero en lugar de entrar en esta discusión, Dalrymple compara la descripción que hace Shakespeare de la enfermedad que mata a Falstaff, extraída de 'Henry V', con la descripción de su yerno John Hall, quien sí era médico, egresado de Cambridge y que escribió un libro titulado "English Bodies of Eminent Persons in Desperate Diseases", bastante pomposo.

El análisis, aunque escueto, de Dalrymple es ilustrativo. De la descripción shakespeariana todavía se pueden sacar conclusiónes médicas; en cambio, las descripciones de Hall no son más que ratificaciones de las teorías de Galeno sobre los humores, que para la época eran la "verdad" (aquello de los tipos flemáticos, sanguíneos, coléricos o melancólicos). Dice: "Un médico contemporáneo puede aprender algo de Shakespeare; no puede aprender nada de Hall".

De esto deduce Dalrymple que las observaciones de Shakespeare indican que aunque tenía conocimiento de la teoría de los humores de Galeno, es justamente su falta de "educación formal" la que hace que sus observaciones sean tan precisas. Por supuesto, Dalrymple se pregunta cuántos estamos amarrados a teorías equivalentes -sólo que "modernas"- con consecuencias fácilmente imaginables. Y cita a Orwell:

Hemos caído a una profundidad tal que el re-establecimiento de lo evidente es el primer deber del hombre inteligente.

Cerrado hasta nuevo aviso

Dice el Servicio Católico de Noticias que la Comisión Teológica Internacional se reunió la semana pasada en el Vaticano (aunque no especifica en qué región o ciudad de ese país, je, je) y va a recomendar al Papa, quien por cierto presidía esa comisión antes de llegar a su cargo actual, que se acabe con el limbo.

Paso a explicar qué es eso, porque suele haber gente que está allí sin saberlo: es ese sitio a donde van los niños que mueren sin ser bautizados. Ahora, la Comisión plantea que eso no era más que una "hipótesis". Sin embargo, están claros en que los bautizados van directo al cielo; esto no es hipótesis. Parece que Ratzinger ya había establecido la idea hace tiempo y que incluso Juan Pablo II estaba de acuerdo.

Así que el cierre es inminente. Habrá que conseguir otro lugar para entretenerse.

Elecciones en Venezuela

Quienes hemos participado en la mayoría de las elecciones de Venezuela y conocemos de primera mano la clase de políticos que se generan en nuestra sociedad tendemos a menospreciar su labor. En ocasiones no provoca votar por ninguno, y otras, ni siquiera ir a votar.

Pero esta vez es una de las pocas que me ha dejado satisfecho. Acabo de llegar de votar, y voté por quien quería. Cierto que me costó un poco porque no era evidente su ubicación en el tarjetón electoral, pero lo conseguí y voté igual para los cuatro puestos parlamentarios que hoy se elegían. Desde hace mucho tiempo me ha parecido que nadie es serio, nadie trabaja para uno, nadie te representa, nadie es un buen candidato y nadie viene trabajando desde hace tanto tiempo por los tan necesarios cambios que el país requiere. Nadie me convence. En este panorama, no había otra opción lógica, entonces voté por nadie; el mejor candidato.

Macacos dialectales

Dice aquí que Nobuo Masataka, un investigador ¿japonés?, después de diez años de estudios en dos grupos de monos detectó que "hablaban" diferente. Un grupo de la isla de Yakushima, y el otro de la misma procedencia pero enviado al Monte Ohira en 1956. La diferencia -dice Masataka- es de 110 herzs en el tono, más alto en el grupo isleño porque los árboles son más grandes y deben compensar ese bloqueo forestal.

Pero de ahí a plantear que los 'acentos' del lenguaje y que esto "puede dar una pista para el origen del lenguaje humano" como que hay una distancia tan grande como de Yakushima a Ohira.