Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

De Gedeón a David (y Goliat)

Cuando me suscribí a Biblica no intuía la cantidad de ratos divertidos que iba a derivar de allí. Pero así ha sido, efectivamente. El último fascículo (número 4, vol. 86, 2005) incluye varios trabajos que atraen mi atención. Acabo de leer el titulado "¿Dónde debería buscarse la Ofra de Gedeón?", que casualmente trae a colación de nuevo a aquella ciudadela llamada ahora Ramat Rahel (la tumba de Raquel) y que se supone sea Efrata (escribí hace un tiempo sobre la idea de que allí debe haber un hipódromo, según otro articulista).

El autor de esta hipótesis, porque no es más, es Łukasz Niesiołowski-Spanò, evidentemente polaco y erudito (aunque sólo fuese por el esfuerzo de escribir correctamente su nombre). Comienza por establecer la idea tradicional, basada en primer término como bien dice en unas líneas del libro de los Jueces en las que se habla de un altar erigido por Gedeón en Ofra donde también se asigna -aparentemente- pertenencia de este "juez" a la tribu de Manasés, y por tanto a una cierta porción de tierra en Palestina y, en segundo término, en la búsqueda de topónimos que suenen similar o puedan hacerse derivar de las letras hebreas correspondientes.

No le es difícil mostrar que la idea de 'persistencia toponímica' no es muy confiable. A continuación, resume la idea de Ernest Axel Knauf, que es muy ingeniosa por cierto, y que basa su localización en la etimología árabe de Jinsâfût, que significaría -alargando la filología hasta la reconstrucción hipotética- "jardín del juez" o "jardín del juicio".

La idea de Niesiolowski-Spanò comienza por cuestionar el asunto de que Gedeón perteneciese a la tribu de Manasés, aún en contra de lo que se lee en el libro de los Jueces. Apoyándose en otros estudios, dice que tal a-tribu-ción ;-) es una glosa no original del texto. Luego, considera la similitud entre Ofra y Efrata, con las distintas transcripciones en hebreo y griego y las apariciones de ambas palabras en otros libros de la biblia, para más o menos demostrar que pudiera tratarse de la misma localidad.

Luego de unas divagaciones de envergadura, propone que el actual Ramat Rahel sería el sitio fuerte de Gedeón en sus peleas con los madianitas. Lo mejor comienza cuando Lucas (ya en confianza) trata de explicar por qué se perdió de tal manera el rastro de la sede política de Gedeón para lo cual apela a la "conspiración" -por llamarla de alguna manera- que atribuye a los aduladores de David la escritura o reescritura de la mayor parte de los libros bíblicos. En este contexto, la tradición real (Gedeón no quiso ser rey, supuestamente) y otras características de este juez fueron asimiladas por la creciente leyenda del rey David.

A pesar de las dudas que surgen de la lectura -no poco suscitadas por la incomprensión de tanta referencia cruzada- el último argumento luce muy creíble, y es que parece que los áulicos chupamedias de David no trepidaron en asignarle acciones que eran de otros, reforzando así la idea davidcentrista y belénica del reino de Judá y de la ciudad de Belén, que está tan cerca de Efrata que podrían ser la misma. Para ejemplo: quien mató a Goliat fue un secuaz de David llamado Eljanán como se lee claramente en Samuel 2, 21,19:

Hubo otra batalla contra los filisteos en Gob. Entonces Eljanán hijo de Jaare-oreguim, de Belén, Mató a Goliat el geteo, el asta de cuya lanza era como un rodillo de telar.

Lo que uno no sabe

La manera como solemos conocer las cosas está orientada de forma mucho más determinada de lo que quisiéramos suponer por la publicidad. De hecho lo que se considera 'cultura general' no es más que la suma de las cosas o eventos más publicitados a lo largo de los siglos. Quién conocería a Sócrates si no por Platón, y así sucesivamente. Luego creemos que la historia de la civilización (o las civilizaciones, a tu gusto) es la que nos han contado, hemos leído y se refleja en nuestros comportamientos.

Si no es por una inundación que ocurrió en 2001 en la provincia iraní de Kerman, cerca de la ciudad de Jiroft, ni nos enteramos de que hubo un reino de cierta importancia y tan antiguo como el que más. Cuentan aquí (y aquí) que el día siguiente de la inundación los habitantes de la zona se repartieron parcelas para excavar y terminar de extraer lo que la lluvia había omitido; más de cinco mil huecos y una rebatiña completa de objetos arqueológicos. Posteriormente también empezó a florecer el mercado de falsificaciones, como suele ocurrir.

A pesar de todo, parece que las autoridades comenzaron a controlar el saqueo y el arqueólogo Yousof Majidzadeh dirige ahora las excavaciones "serias", que han descubierto materiales que van hasta el cuarto y quizás sexto milenio a.C., según él.

Entre los hallazgos más interesantes, aparte de una cantidad casi ilimitada de vasos de clorita de un estilo particular, está una serie de sellos con escritura claramente diferenciable, pero las opiniones están divididas sobre su valor y antigüedad. Para Majidzadeh los restos de Jiroft se corresponden con el reino de Aratta, mencionado -pero aún no encontrado- en relatos sumerios. Otros arqueólogos admiten el valor intrínseco de Jiroft pero no son tan efusivos -o exagerados- como Majidzadeh. En particular, parece que no han encontrado ninguna traza de material orgánico en los vasos por lo que la datación real no está consensuada. En cualquier caso, con la publicidad que va obteniendo, es posible que el reino de Jiroft -o Aratta- empiece a aparecer en los mapas de primeras civilizaciones.

Evolución craneal, dicen

Un estudio de cráneos humanos (via BBC) realizado por un grupo de odóntólogos británicos ratifica los trillados presagios de una humanidad cerebroide y con cuerpo minimizado como suelen pintar a los extraterrestres aunque nadie los haya visto. Los autores del 'estudio' en realidad sólo tomaron radiografías y, en ellas, ciertas medidas que llaman cefalométricas en tres grupos de cráneos: unos pocos de 1348, otros de 1545 y el resto de registros odontógicos actuales. No más de 100 cráneos en total (sospecho de esta estadística reducida).

Las conclusiones generales: los antepasados tenían rasgos más prominentes y cráneos más reducidos. Comentan que la ampliación de la distancia entre la línea de los ojos y el tope de la cabeza se ha ampliado como un veinte por ciento en estos pocos siglos. Por lo tanto, no pasará mucho tiempo para que luzcamos así (al menos estaremos sonrientes).

Craneo y que futurista

Librescas

La mayor librería del mundo ofrece desde hace poco un servicio de compras de libros por página; cosa que se veía venir. El problema está en que quieran hacer ver esta modalidad como un avance para el usuario (lector), cuando es evidente la voracidad pesetérica de estas empresas que pretenden sacarle aún más el jugo a su papel de intermediación entre autores y lectores. La idea a largo plazo es cobrar cada vez que alguien lea una página de cualquier libro; incluyendo, por supuesto, las prestadas y regaladas y las releídas.

Pero que ese negocio, así como el de la distribución de música grabada están en crisis y no satisfacen ni las necesidades de sus usuarios ni el uso de los tiempos se muestra en muchos ejemplos como este par que cito a continuación.

Yakov Perelman es famoso (al menos, relativamente) por sus libros de matemáticas, escritos en tiempos de Stalin y popularizados en sus traduciones. Yo tenía un par de libros suyos cuando disponía de biblioteca de papel. ¿Cómo volver a leerlos si están desaparecidos? Pues Patricio Barros y Antonio Bravo se han tomado el trabajo de poner el libro en Internet, con lo cual podemos revivir las dificultades numéricas que se convierten en simples después de la explicación siempre motivadora de Perelman. Quedan en el aire preguntas sobre los derechos del fenecido autor y sus descendientes, aunque quizás no hubiese tal cosa en la soviética Rusia.

Los libros hablados no son tan abundantes como deberían ser, al menos para quienes gustamos de la radio. Permiten hacer alguna otra cosa mientras se escucha, o dicho de otra manera, no requieren tanto 'ancho de banda' como la lectura (que necesariamente incapacita de hacer otras cosas simultáneamente). Me gustaría conseguir alguna de las grabaciones de Balbino Blanco Sánchez, por ejemplo; creo que Andrés Eloy Blanco también grabó poemas. Pues me acabo de enterar -aunque la referencia es de julio pasado- que el famosísimo (en el ámbito anglosajón) John Ronald Reuel Tolkien grabó un disco (de acetato) con lecturas de 'Las dos torres' y 'El retorno del rey', incluyendo algunos cantos y frases en los idiomas inventados por él para sus libros de hobbits y demás entelequias. En este sitio se pueden conseguir -al menos por un tiempo- esos fragmentos hablados por el propio autor, que es una maravilla escucharlos (aunque no se entienden, of course).

La casa de David

La arqueóloga Eilat Mazar propuso en un artículo en 1997 que el palacio del rey David debería estar situado en el área de Jerusalén excavada por Kathleen Kenyon en los años sesenta; denominada 'Ciudad de David' y que está fuera de los contornos de la ciudad vieja (lo cual es un asunto que siempre me llama la atención). Kenyon descubrió un pedazo de muralla escalonada que atribuyó a la época de la 'monarquía unificada' de Israel.

El artículo le sirvió a Mazar para conseguir el financiamiento que requería para excavar en el sector aledaño a la muralla escalonada. Allí -en 2005- encontró una infraestructura de cierta magnitud que ella propone identificar con el palacio de David. El problema está en que eso era lo que ella quería encontrar precisamente y aunque hace algunos esfuerzos por parecer dudosa es evidente que está convencida de que encontró lo que quería. En todos los medios ha aparecido la noticia, pero el primer informe más o menos oficial aparece en Biblical Archaelogy Review y comienza con esta frase tan ilustrativa:

Pocas dudas puede haber de que el rey David tenía un palacio.

Pero resulta que hay muchas dudas no sólo de que existiese un palacio (en lugar de una casa, por ejemplo) sino que la misma existencia del rey David todavía está por determinarse.

Aparte de lo encontrado en el sitio de excavación que bien pudiera ser alguna de muchas cosas, el argumento que Mazar repite no menos de tres veces (y de hecho es el único) es que en el libro de Samuel se relata que David "bajó" a la fortaleza cuando vió venir un ataque de los filisteos. Eso le hace pensar que el 'palacio' estaba más arriba que la fortaleza jebusea que existía para la época. Pero esa fortaleza tampoco ha sido encontrada; así que -digo yo- aún manteniendo esa posición relativa de mayor altura, el 'palacio' podría estar más arriba o más abajo.

El caso es que este trabajo consiste más de una agenda prefabricada que de una búsqueda orientada con argumentos. Las piedras halladas deben corresponder de todos modos a alguna estructura interesante, sobre todo si se comprueba su pertenencia a la época que rodea el año 1000 a.C. Si no es la propia fortaleza (cosa que niega Mazar basándose en el estilo) ¿por qué no el sitio del templo, por ejemplo?: "porque hay una larga tradición, confirmada por evidencia arqueológica" -dice- de que el Monte Moria es el sitio del templo. Si eso fuese así, no habría tanta discusión y tantas hipótesis sobre la ubicación del templo de Salomón, que David encargó construir.

Es bien sabido

Pero no está de más que lo ratifiquen con esos estudios científicos que aparecen a cada rato. Los beneficios del chocolate son conocidos en todo el mundo desde hace más de medio milenio, y en la tierra de los mayas desde antes. Un estudio reciente reportado de manera inteligible en Live Science confirma que los alimentos ricos en flavonoles (sea lo que eso sea) benefician la salud cardiovascular. El estudio fue de tipo antropo-epidemiológico, utilizando a las poblaciones de indígenas kuna de Panamá; que según dicen, toman hasta cuatro tazas de chocolate al día y no sufren de presión arterial alta ni otros males cardiovasculares.

Parece que la ingesta del chocolate aumenta los niveles de óxido nítrico en la sangre y eso es benéfico. Uno de los flavonoles que insisten en denominar (-)-epicatechina, así con los paréntesis y demás, es el responsable del buen estado de salud antedicho. Pruebas de administración de (-)-epicatechina pura producen más o menos el mismo resultado que el consumo del chocolate. Es evidente que el remedio natural es mejor con mucho.

Mapa de prejuicios

Un uso interesante de los resultados de búsquedas internéticas se presenta en este mapa de Outer Court en el que cada país (aunque no todos) tiene asignadas unas etiquetas construidas a partir de los primeros resultados que se obtienen en ese buscador al colocar una frase como "los venezolanos son famosos por"... (no hay etiqueta para Venezuela).

Lo mejor de todo es el título asignado al mapa, porque es evidente que esos resultados reflejan mejor que nada y antes que todo eso: prejuicios.

Mapa de prejuicios

El mapa chino de América

La campaña para publicitar el libro de Gavin Menzies sobre el descubrimiento chino de América va progresando. Hace casi un año me quejé de que no se mostraban los mapas de un tal Harris que mostrarían costas supuestamente desconocidas antes de 1492. Ahora, aparece un mapamundi chino también supuestamente realizado alrededor de 1400 (la noticia está en muchos sitios).

El cuento es así: un abogado chino de nombre Liu Gang (¿no dicen que todos los abogados pertenecen a esa familia?) compró el mapa hace pocos años a un librero de Shanghai. La fecha del mapa es 1763; así que no hay sorpresa en el hecho de que aparezca todo el mundo conocido, incluyendo Australia, América y una punta que pudiera ser la Goajira. Pero un comentario escrito en el propio mapa dice que es copia de otro, producido en 1418 y ahora perdido, en el que se habría utilizado información obtenida de primera mano de los viajes del almirante eunuco Zheng He. Actualmente están analizando con la técnica del carbono 14 un pequeño fragmento de esa copia de Liu en la Universidad de Waikato en Nueva Zelanda.

Menzies no ha esperado por los resultados para declarar el documento auténtico. Y es que está convencido de la llegada de los chinos a América, como expone en el libro que vende. Afortunadamente, dispone de un sitio en Internet denominado 1421 dedicado al documental televisivo que apoya la promoción de su obra. Hay allí un par de cosas interesantes; en primer lugar, una copia decente del mapa de marras, que se ve más abajo; y en segundo lugar un apéndice en español del libro en el que expone resumidamente los argumentos que apoyan su tesis.

El mapa de marras

La lista de "evidencias" que plantea Menzies es larguísima. Comienza por reunir los testimonios de muchos navegantes -incluidos Colón y Magallanes- que mencionan o más bien 'dejan caer' que habían visto algún mapa anterior o conocían algún dato de sus futuros destinos; por supuesto, también hay referencias chinas de los viajes de Zheng He, cuya flota sería parte de la mayor del mundo, que bajo el emperardor Yung Lo tendría más de 3000 naves, doscientas cincuenta con capacidad similar a galeones. Otro argumento: el único país del mundo que podría disponer de las capacidades navales y financieras para emprender un viaje de gran magnitud sería China.

Luego comenta la gran cantidad de poblaciones chinas o asiáticas reportadas -si no intuidas- por diversos descubridores, que se aúnan con relatos de los aborígenes que mencionan chinos, "pueblos amarillos" o simplemente de piel clara o "amielada". Un par de obras, una de Australia y otra de México que representan extranjeros. Dibujos de barcos en Australia antes del arribo de Cook. Petroglifos que muestran barcos, gente y hasta caballos en América. Diez relatos de autores contemporáneos o anteriores a 1400 que mayormente reafirman que los chinos navegaban (no que llegaron a América). Plantas que llegarían a otros continentes transportadas por los chinos, incluye el arroz a Suramérica, y el maíz a China. Igualmente animales como pollos y perros asiáticos en Suramérica y canguros en el zoológico del emperador. Objetos de aparente procedencia china o realizados con técnicas típicamente chinas. Similitudes lingüísticas (un par de palabras), como 'kumara' en Nueva Zelanda y 'kumar' en México para el boniato (que creo sea la batata).

Finalmente, asoma algunos análisis de ADN que aparentemente derivarían de poblaciones chinas; entre estos menciona a los pueblos venzolanos occidentales irapa, paraujano y macoíta (que escucho por primera vez).

Todo esto está por verse. Otros cuentos con montones de evidencias aglomeradas tomadas de manera descontextualizada han pasado de moda también.

Más panorámicas

La elaboración de panorámicas sigue siendo un interés principal. La limitación más importante es la de disponer de algún medio para poder apreciarlas de forma completa, y eso no incluye imprimirlas, ya que hace más de tres años que no imprimo cosa alguna (los costos de impresión son ahora más altos que las propias impresoras...).

He incorporado cuatro nuevas a la segunda colección, y creo que me van quedando mejor. También es cierto que la versión actual de Hugin es bastante estable e incluye 'enblend' que permite la integración de las fotos de una forma mucho más suave.

Colocaré solamente dos ejemplos; este primero muestra un amanecer en un páramo andino, cerca de 'La Culata', al fondo no se ve, pero está allí, el camino hacia el alto de 'Los Vascos' y el pico del Aguila.

Cerro en La Culata

Este otro ejemplo exhibe el nacimiento del río Chama, todo el valle que baja de Apartaderos (pueden verse los observatorios astronómicos de LLano del Hato) y pasa frente a la meseta de Mucuchíes. Esta imagen tiene algo más de cinco mil puntos de ancho en su versión original.

Mucuchíes y el valle del Chama

Las cosas de Colom

Ya hace un tiempo comenté la teoría catalanista del origen de Colón (que sería Colom, entonces). Parece que va cobrando fuerza, y José Antonio Lorente Acosta, el eminente criminalista o genetista que ha trabajado en la identificación -hasta ahora infructuosa, según entiendo- de los restos del Almirante ha comenzado un estudio en el cual tomará muestras salivales de 120 catalanes de apellido Colom y posteriormente hará lo mismo con 180 de Valencia y Mallorca, para establecer si esta gente que comparte apellido tiene algún progenitor común, cosa que hará al comparar el ADN con el de Hernando, hijo de Colón -o Colom- cuyos restos se encuentran en Sevilla.

Los argumentos lingüísticos apoyan la idea del Colom catalán, así como los topónimos que utilizó en su descubrimiento, pero también es cierto que muchos contemporáneos lo daban por genovés aunque hay un montón de teorías acerca de los motivos que tendría para esconder su lugar de origen. En fin, como el ADN está resolviendo tantos problemas de paternidad y afines, quizás este estudio ayude a precisar el asunto.

El-in-ge-nio-sohi-dal-go-de-La-Man-cha

Ese endecasílabo era el título original, según me entero hoy del muy mentado Don Quijote de La Mancha. Y es que conseguí una edición reciente -muy reciente- del cuatricentenario libro que viene acompañada de notas y algo de aparato erudito. Esto es gracias al patrocinio de las Academias de la Lengua de toda América (incluyendo la ibérica, tierra que vamos conquistando), que lograron realizar este mamotreto de ejemplar de más de 1200 páginas con tapa dura y de buena calidad en el "módico" precio de 22.000 bolívares (algo así como 8 euros, para los lectores extranjeros).

Esta es mi segunda lectura de este libro de chistes o anecdotario de locuras que ha logrado fama universal por alguna razón que no alcanzo a vislumbrar. Realmente, el libro sigue siendo divertido, como la primera vez; y eso que quién no ha visto repetidas las escenas de la 'bacía de barbero', los molinos de viento, etc. Gracias a las notas de Francisco Rico que acompañan todas las páginas de esta edición, que generalmente son de gran ayuda y a veces prescindibles, me doy cuenta de lo imperfecto del libro. En particular, la pérdida del asno de Sancho, pero también hay otras indicaciones de cierto descuido que nadie pensaría que se puedan aceptar en una obra 'universal'.

Hay un par de cosas que me llaman un poco la atención. Una, que las aventuras más conocidas (probablemente porque están al principio del montón de páginas y sean las que la mayoría lee) transcurren en pocos días literarios. Y que hay una insistencia en Cervantes de ocultar el lugar de Alonso Quijano, pero es detallista en la descripción de los parajes cercanos e incluso menciona pueblos y sitios del viaje caballeresco. Otra, que algunas palabras percibidas por Rico como arcaísmos y que merecen alguna explicación de su parte, son todavía utilizadas en Venezuela como cosa común; recuerdo p.e. 'diligencia' y 'pipote', con las acepciones que son comunes en este país.

Muchas otras cosas se pueden destacar, y así lo han hecho los estudiosos (que no he leído); p.e. la vacilación l-r que es tan común en ciertas regiones. También, que la idea de que cualquiera enloquezca o al menos pierda su sentido de realidad al sumergirse en un mundo virtual (para Quijano eran los libros de caballerías) puede verse reflejada actualmente en muy diversos contextos: juegos, 'realidad virtual', avatares y demás. Sólo falta un Cervantes que se burle con inteligencia de estos nuevos quijotes.