Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

Odiseo y su casa

Hace unos meses comenté algo sobre la idea de Robert Bittlestone sobre la ubicación de Itaca, patria de Ulises-Odiseo, aunque para el momento no había mayor información. Ahora aparece una entrevista 'in situ' realizada por Fergus Bordewich de la Smithsonian Magazine en la que se detallan un tanto los argumentos que sugiere Bittlestone y que consisten fundamentalmente en una lectura literal de la Odisea y en ciertos estudios geológicos.

Según Bittlestone el propio Odiseo da la pista en este párrafo (tomado de esta versión):

Soy Odiseo, el hijo de Laertes, el que está en boca de todos los hombres por toda clase de trampas, y mi fama llega hasta el cielo. Habito en Itaca, hermosa al atardecer. Hay en ella un monte, el Nérito de agitado follaje, muy sobresaliente, y a su alrededor hay muchas islas habitadas cercanas unas de otras, Duliquio y Same, y la poblada de bosques Zante. Itaca se recuesta sobre el mar con poca altura, la más remota hacia el Occidente, y las otras están más lejos hacia Eos y Helios

Y por supuesto, la actual Itaca (azul en el dibujo, abajo) no coincide con esa descripción, aunque parece haber acuerdo en que Same es la actual Cefalonia y Zante o Zaquinto sigue donde siempre, un poco más al sur. Así que se puso a buscar y llegó a la conclusión de que lo que ahora es una península denominada Paliki (enmarcada en azul claro, a la izquierda) en la isla de Cefalonia (en verde) fue en aquellos tiempos, aproximadamente 1200 a.C., una isla.

Dibujo de Cefalonia e Itaca

Por lo tanto los argumentos geológicos se centran en la zona señalada en amarillo que ahora es un istmo. Una inspección 'satelital' del istmo permite detallar un intrincado cruce de quebradas y una especie de línea divisoria que sería el antiguo estrecho. La ruta de Ulises al regresar sería más o menos desde la parte norte de esa línea hasta la parte sur, donde se encuentra una colina denominada Kastelli, en la cual dicen que hay restos de la era de bronce...

El istmo

Todo este asunto revolvió algún depósito empolvado de mi memoria y medio recordé que había leído un libro que reconstruía el recorrido de Ulises descrito en la Odisea. Lo busqué y al no encontrarlo quedé muy preocupado porque en estos días publicaron una entrevista a Ray Bradbury en la que declara que la falta de educación hace los libros innecesarios y que

"Sin educación, los libros se queman solos"

y de verdad creí que el libro se quemó solo. Pero después de rebuscar bien en todos los anaqueles (uso el plural porque son dos), me convencí de que ese libro entró en alguna de las donaciones que hice a alguna biblioteca, cuando quería desprenderme de aquel montón de volúmenes, porque hacían mucho volumen :-)

Así que mediante la utilización de la memoria colectiva que maneja el Sr. Google recuperé el autor y el título: se trataba de De los argonautas a los astronautas, de Mauricio Obregón, quien tuvo entre otros honores el de ser profesor de un curso denominado 'Historia de los descubrimientos'; también fue rector de la Universidad de los Andes colombiana y embajador en Venezuela en 1955. El libro es de 1977 y hay una segunda edición de 1990. Obregón murió en 1998. De su obra queda en Internet un libro póstumo que recoge muchos artículos escritos en El Tiempo. Bueno, a pesar de todas las ayudas, la única parte que recuerdo del libro es que el autor recorrió el Mediterráneo para encontrar los lugares de paso de Odiseo. Pero parece que -como sugiere el título- el libro trata también de Jasón y llega hasta nuestros días. En uno de estos artículos, que menciona su paso por Itaca, se aprecia que estaba de acuerdo con la ubicación tradicional, esto es, la Itaca actual sería para Obregón también la antigua.

Bittlestone, por su parte, justifica el cambio de nombre, o más bien el cambio del lugar del nombre a una migración masiva del sitio antiguo debida a terremotos y desastres consiguientes, lo cual también le ayuda a explicar la desaparición de la separación entre lo que según él eran dos islas. Muy conveniente, pero ya se verá.

Ya dijo Borges que todos los libros no son más que versiones de la Odisea, de allí que se puedan hacer muchas derivaciones sobre aquellos hechos, imaginarios o no. Aunque la fuerza representada en el cascarrabias afeminado que era Aquiles tiene sus admiradores, la archifamosa astucia de Ulises es una de esas cosas que causa admiración a griegos y bárbaros, y ha generado una legión de imitadores posteriores, como creo que bien "dice" Quino en esta caricatura que amerita un silencio.

Quino interpreta a Ulises

Japoneses -y otros- en Nazca

En confirmación de lo que siempre se dice, que las figuras de Nazca sólo se pueden apreciar desde el aire, un grupo japonés ha encontrado nuevas figuras, esto es, no mencionadas anteriormente, en la planicie de Nazca. Para ello utilizaron simplemente fotos de un satélite comercial estadounidense. Una de las figuras tiene más de 60 metros de longitud y parece tener un par de cuernos... pero ¿y la fotografía? ¡No hay fotografía!

Para compensar esa carencia, se me ocurre que pueden venir al caso algunas imágenes obtenidas en el propio lugar de Nazca y desde mucho más cerca: el suelo (esto fue hace algún tiempo, las fotos originales eran en blanco y negro :-) En primer lugar, aquí está mi amigo y compañero en este viaje de investigación, Ernesto, analizando la configuración de las líneas, y disfrazado -como suele hacer para despistar- de turista normando:

Ernesto analiza Nazca

Aquí aparezco durante el recorrido del sitio arqueológico, buscando un sitio en el que se apreciase la manera de dibujar las líneas y las figuras; que como puede observarse no se pueden observar desde acá.

Tomo fotos del piso

El resultado es éste: la completa aclaración de la tecnología de Nazca, el movimiento tenue de la capa superficial del terreno. Y pensar que esta idea tan sencilla sólo se aprecia desde alguna altura. Esa aparente contradicción entre la realización simple y el diseño complejo supongo es lo que incita a alguna gente a no encontrar explicaciones fáciles, sino intromisión extraterrestre y otros barbarismos.

La tecnología de Nazca

Por cierto que el próximo año se cumplirá un aniversario con números redondos de este viaje, ocasión que merecería la publicación de todas las diapositivas (unas 1000 de Ernesto y unas 300 mías), cosa que haría innecesaria una muchas veces diferida proyección conjunta.

Pirámides por doquier

Una alharaca importante se ha generado con el asunto de la llamada pirámide de Visoko, en Bosnia. Se trata de que se ha iniciado una excavación independiente, es decir, no profesional, en la colina Visocica de aquella ciudad, que siempre -según dicen- pareció una pirámide debido a que tiene cuatro colinas supuestamente orientadas hacia los puntos cardinales y con una pendiente uniforme. El financista, promotor y excavador, Semir Osmanagic, ha conseguido permiso para este trabajo que durará 200 días, de los cuales lleva 10 y ya ha encontrado algunas piedras o lajas que atribuye a humana hechura.

Pronto se verá qué resulta de este asunto (aparte de la prosperidad de la ciudad, que bien lo merece y justifica); mientras tanto, observaré que montañas con forma de pirámide no escasean. Sin ir más lejos, al oeste de Cagua, se puede observar en esta imagen una, detrás de los cables:

Pirámide vista desde Cagua

Pero hay más, a orillas del Lago mal llamado de Valencia y al sur de San Joaquín, hay un cerrito (creo que se llama Chambergo), que tiene todas las características esperadas, tiene pinta de obra humana y además queda en una zona poblada por pueblos precolombinos que también hicieron los alineamientos de Vigirima. Lamentablemente no tengo foto de la pirámide (ni fondos para excavarla) pero la publicaré en cuanto la consiga.

Independientemente de los resultados, excavar allí sería un motor para la economía de San Joaquín-Mariara...

El Lazarillo no era de Tormes

Jorge Gómez invita a leer un trabajo de Francisco Calero en el que -según Calero- se demuestra que el autor hasta ayer anónimo del Lazarillo de Tormes es Luis Vives.

Calero expone más de 100 argumentos a favor de la autoría de Vives, que divide en siete categorías, cada una de ellas compuesta por entre 2 y 33 elementos "probatorios". Su trabajo se basa principalmente en comparar el texto del Lazarillo con otras obras de Vives, las cuales -sin embargo- han sido atribuidas a Vives por el propio Calero...

Las categorías de los argumentos son Temática, Problemas, Forma Literaria, Concordancia de Pensamientos y Frases, Sintaxis, Léxico y Estilo. Revisados de uno en uno, son totalmente inconvincentes. Por ejemplo el uso de la expresión "de espacio", la encuentra en todas las obras mencionadas, pero eso no me parece importante porque se repite abundantemente en el Quijote también; quiero decir, es una expresión de la época y no es rara precisamente. Igualmente cuando se apoya en el hecho -aparentemente comprobado- de que el autor del Lazarillo no conocía ni Toledo ni Salamanca; psss... tampoco yo ni millones de chinos y tailandeses.

Hay otros elementos un poco más persuasivos, particularmente en la categoría sintaxis, aunque es de suponer que ese modo de escribir era el común de los tiempos. En el aparte del léxico, dice cosas como "Elevada frecuencia del verbo holgar. Cinco veces aparece el verbo holgar en el Lazarillo"... ¿cinco elevado?

En suma la demostración de Calero es una agregación de pruebas circunstanciales, cuyo peso probatorio sólo se deduce de la suma, y no tanto del valor de cada prueba (cosa que él mismo reconoce). A mi modo de ver uno de los argumentos que más relacionan a Vives con el Lazarillo es que fue publicado en Amberes en 1553 (según una cita que hace Calero) donde vivía o vivió Vives y donde tuvo éxito 'Till Ulenspiegel' un libro jocoso que seguramente influyó en la concepción del Lazarillo.

El Güiriguay descubierto

Desde que me enteré que el límite común de Barinas, Mérida y Trujillo converge en el pico Güiriguay (de unos 3800 y pico metros de altura) he querido ubicarlo y al menos fotografiarlo si no fuese fácil llegar a su cumbre.

Güiriguay

Aunque el dichoso pico está en un sitio muy visible y rodeado de carreteras (la trasandina, la autopista del llano, la carretera Jajó-Boconó), rara vez se puede ver bien porque está oculto por nubes o bien porque al pasar cerca de la montaña no se puede ver la cima. Pero largas horas de búsqueda han dado sus frutos al fin. En la imagen se puede ver el Güiriguay elevándose por encima de las nubes que cubren a Santo Domingo. Como puede apreciarse, el sitio de la toma -cerca de Mucubají- está a una altura similar al pico.

La mano anárquica

Un artículo divulgativo de Sergio Della Sala en The Psichologist trata este asunto de la mano que actúa por su cuenta. Según, se trata de un desorden asociado a fallas en el lóbulo frontal del cerebro en un lugar que denomina 'área motor suplementaria' (SMA) situada en el lado contrario al de la mano autónoma.

Dice que una característica de esta especie de insania es que el paciente sabe que la mano es suya, pero que actúa sin su control. También lo asocia con otro signo de desinhibición conocido como 'conducta de utilización', en la que el paciente se ve obligado a utilizar cualquier cosa que se le presente (incluso una jeringa en el consultorio de un médico, es una de las anécdotas). Para Della Sara ambos trastornos se deben al fallo en la región SMA, de un lado o de ambos del cerebro.

Della Sara narra por supuesto la cantidad de veces que se ha utilizado el recurso en obras literarias y en cine. El nombre que le asigna a este alboroto mental es el de 'síndrome del Dr. Strangelove', por la película de Kubrick, que debía utilizar su mano izquierda para contener a la derecha de hacer un saludo nazi. En suma, este desorden podría ratificar que el desarrollo del lóbulo frontal, más reciente evolutivamente, es el que se encarga de la propia idea de identidad y sujección a un solo amo (el yo) que uno cree que tiene.

Es divertido el artículo, pero preocupa mucho. Claro que uno nunca debe leer revistas médicas de ningún tipo porque pueden influir malamente en las ideas que se tienen de la salud. Por ejemplo, hace mucho tiempo, cuando realmente practicaba con la guitarra y aprendí a tocar alguna pieza, comenté a algunas personas que realmente no recordaba las piezas, que quien las recordaba era la mano (izquierda). No era más que un chiste, pero ahora lo veo con otros ojos (¿de quién?). El caso es que todavía hoy, si me pongo a tocar, es la mano la que dirige, porque de mi memoria consciente no sale nada. Mmmm...

Empeño manguífero

Según tengo entendido, el mango no llegó a Venezuela sino en el siglo XIX, prácticamente ayer. Y sin embargo está más extendido que el caimito, por decir algo. Mucha gente cree -y no faltan razones para creer- que es originario de este país o que se come mango desde tiempos inmemoriales y por supuesto, precolombinos.

La euforia manguífera parece llegar a su tope en San Carlos, capital de Cojedes, donde apenas llegar se encuentra un monumento al mango, un poco desleído por el tiempo y al entrar al pueblo este otro que relaciona directamente a los indígenas con la fruta; cosa que por supuesto es falseadora de la realidad, aunque evidencia un intento de búsqueda de raíces que se va por las ramas...

Mango con indígenas

Palacio de Áyax

Está recorriendo el mundo una noticia de la agencia AP que ha sido repetida en incontables sitios sobre la identificación del supuesto palacio de Áyax ubicado en una montaña cercana al mar en la isla de Salamis. Y como suele suceder cualquier hallazgo que tenga aunque sea una remota relación con la historia de Troya, se publica con bombos y platillos.

El arqueólogo que dice esto es Yannis Lolos, que también ha armado cierto escándalo por encontrar la denominada 'cueva de Eurípides' y un puerto antiguo, de la época micénica. Pero el asunto es que está excavando en Kanakia (así se llama el sitio en Salamis) desde 1998 y por la prensa pareciera que fue esta mañana. En fin. Antes, uno buscaba un mapa para tratar de encontrar la ubicación relativa del asunto, pero ahora simplemente busca una foto satelital de la zona y listo. Aunque la falta de nombres no ayuda. Hice una búsqueda detallada, ya que en este sitio la resolución es muy buena y no conseguí la excavación; debe ser porque las fotos son un poco anteriores. De todos modos, aquí en la parte suoriental de la isla que se ve frente a Atenas, está el asunto.

Salamis y Atenas