Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

La calle Colombia de Valencia

Aunque me enteré por el estupendo BibliOdyssey, el Album de Caracas y Venezuela publicado y aparentemente dibujado también por Henrique Neun en 1877 está digitalizado y disponible en la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes y consta de 35 litografías con escenas de la época, principalmente Caracas y Maracaibo.

Apreciar las transiciones de una época a otra siempre me ha parecido interesante, así que iré buscando los sitios correspondientes a las imágenes del album, a ver si es que hay algún cambio después de 130 años... Comenzaré por esta vista de la calle Colombia de Valencia que Neun recogió muy cerca de la plaza Bolívar.

Neun: calle Colombia

La iglesia, el cerro El Calvario al final y la dimensión de la calle son prácticamente las únicas cosas que se mantienen; en lugar de un carro arrastrado por un burro hay ahora muchos carros .... ; la gente viste diferente y van más apurados; en lugar de casas hay edificios, y aunque las aceras tienen las mismas dimensiones en casi toda la calle, en esta vista se nota que hicieron un retiro que las amplia ligeramente. Los toldos también cambiaron de forma y de lado.

Calle Colombia 2006

Es evidente también que ahora hay electricidad. No sé por qué, pero parece que las compañías de electricidad tienen mucho interés en manifestar su presencia. El centro de cualquier ciudad venezolana es principalmente un espectáculo de cables. En fin; esta ciudad está allí mismo al otro lado del lago y aún así no la conozco, pero gracias a un tour que me dió mi hermana por la zona, aprendí que la calle Colombia de Valencia viene siendo la equivalente a la calle Bolívar de Maracay, es la vía del que alguna vez fue camino real, pasa el puente sobre el Cabriales, llega a la plaza Bolívar y sale hacia el oeste. Otra vista de la misma calle, en la que se ve el puente y casi toda la calle, hace más notorio el asunto.

Toda la calle Colombia

Freude, shöner Götterfunken, Tochter aus Elysium!

Hace unos años tenía una cinta (por allí se puede suponer cuántos años son) muy agradable en la que Waldo de los Ríos conducía de una discutible pero moderna manera a una orquesta que interpretaba famosas piezas clásicas. Por supuesto, esa cinta se extravió seguramente con el robo del aparato que servía para escucharla, mucho tiempo atrás. Así que hice una solicitud internética y poco después (ah, la compresión del mp3) ya no tengo que hacer esfuerzos memorísticos, sino disfrutarlas de nuevo.

Una de esas obras era un movimiento de la novena sinfonía de Beethoven, que llaman 'Himno a la alegría', en un arreglo bastante animado y con letra en español aunque difícilmente comprensible. Alguna neurona resentida se sacudió y recordé las clases de alemán de la muy apreciada profesora Norka, persona dedicada como pocas, con la que cursé tres semestres del idioma y hasta llegué a mascullarlo con alguna soltura. Pero el tiempo es enemigo de la memoria y la va aniquilando poco a poco...

El caso es que a solicitud mía la profesora Norka buscó y creo que hasta transcribió a un papel que todavía conservo la letra de la susodicha sinfonía, que como todo el mundo sabe es de Friedrich Schiller. Posteriormente tratamos en el grupo de traducirla, pero abandonamos a la primera estrofa porque no sólo se trataba de traducir del alemán, sino del alemán poético de Schiller con un montón de palabras compuestas cuya traslación implicaría frases completas, para no mencionar los verbos partidos y otras peculiaridades sintácticas del germano lenguaje.

Así que de lo que debe ser una bella letra sólo me queda el encabezado de esta nota:

¡Alegría, hermosa chispa divina,
hija del Elíseo!

Para conseguir la letra completa hoy en día, basta con hacer clic aquí. En aquellos tiempos (c. 1976) era mucho más complicado acceder a un libro o a un documento y parece que se apreciaba mejor el obtenerlo. Ahora que estas cosas son tan fáciles, parece que ya nadie (bueno, poca gente) tiene interés en buscar y menos en leer las obras -clásicas o no- que forman, o más bien formaban, el acervo humano.

Imágenes falconianas

Con ocasión de una corta travesía por Paraguaná tuve oportunidad de captar algunas fotografías que seguramente son típicas de esta región; incluyendo algo de La Vela y Taimataima.

La iglesia de Jadacaquiva es posiblemente una de las más fotografiadas de toda la zona, aislada y visible por todas sus caras y con el campanario separado que caracteriza esa arquitectura llegada de las Antillas. Aquí puede verse al atardecer con el cerro Santa Ana al fondo, referencia única y constante que es de toda la península.

Jadacaquiva

Appun

Carl Ferdinand Appun viajó por Venezuela desde 1849 y durante unos diez años. El libro que recopila sus observaciones 'Unter den Tropen' fue publicado en 1868, y la parte correspondiente a Venezuela fue traducida y publicada por la Escuela de Geografía o de Idiomas (no logro recordar) de la UCV en 1961, con el título 'En los trópicos' (aunque ¿no debería decir Bajo los trópicos?). Yo tuve un ejemplar de este libro, adquirido como muchos otros, en la librería del Departamente de Publicaciones de la UCV y al precio marcado de 1961... no creo que me haya costado más de 5 bolívares, que ya era poco hace unos veinte años.

La imagen que me quedó de Appun es la de un misántropo consumado, cuyas apreciaciones son mayoritariamente botánicas y las pocas referencias que hace de la gente de este país son para despreciarla y hacer comentarios de un racismo intolerable. Muy diferente de Humboldt o Gerstäcker.

El caso es que en estos días pasé por el norte de Valencia y al ver esta montaña recordé que Appun vivió cinco años completos en la cumbre de la vía hacia San Esteban, que según creo es el abra que se aprecia en la fotografía; allí presenció la construcción de la carretera hacia Puerto Cabello que ahora llamamos "la vieja".

El abra de San Esteban y Appun

Aunque la fotografía no es un montaje digital ni nada por el estilo, la imagen que muestra es bastante falsa, porque no da idea de la gran cantidad de gente que puebla el sector; pero, seguramente sí evoca el paisaje de 1850.

Retratos

En algún sitio vi el enlace a una exposición internética de retratos realizados por Henri Cartier-Bresson, que vale la pena ver. Se trata de tres series de más de veinte retratos cada una. La mayoría es de personajes connotados (el Che, Camus, Sartre...), alguna que otra de gente sin nombre, pero todos retratos excelentes.

Copiar alguno para el recuerdo me hizo notar que he venido recopilando alguna que otra imagen de las que van surgiendo en la red y me parece que algo dice de uno la selección espontánea de estos retratos; así que, ya puesto en eso, compongo este montaje con algunos (quizás haya que ampliar la imagen para apreciar mejor). Por la misma espontaneidad de la colecta no dispongo de las direcciones de donde proceden las fotos, y espero que sus autores originales no se vayan a molestar por incluirlas en este grupo (no se sabe cómo se llevan las imágenes -ni los personajes- entre sí).

Retratos varios

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Agnetha Fältskog, Denys Arcand, Bertrand Russell, Charles Darwin, Sigmund Freud, Joan Manuel Serrat, Carl Jung, Édith Piaf, Quino o Joaquin Lavado, Sofocleto o Luis Felipe Angell, Tzvetan Todorov y Paul Valéry. Las de Piaf, Jung y Valéry pertenecen a Cartier-Bresson.

Panorámicas otra vez

Por alguna razón -que desconozco- todavía no he perdido el gusto por las panorámicas; hasta ahora llevo unas 150 y parece que voy a llegar a las dos centenas. Las últimas he tenido que hacerlas con cámara prestada, pero con la ventaja de una mayor resolución. En esta -abajo- está el valle agrícola de Tuñame, en el estado Trujillo, visto por entre los eucaliptos que abundan en la carretera que lleva hacia Jajó.

Tuñame entre árboles

Jajó, por cierto, es el pueblo con más facilidades para tomar panorámicas, ya que hay no menos de 30 curvas regresivas que ofrecen un lugar apropiado, esta es una de esas vistas.

Tuñame entre árboles

Piezas paralelas I

He escuchado últimamente esa canción 'Traces' de los Classics IV, y gracias a que he visto la letra escrita y medio la entiendo, veo el parecido que guarda con 'Aquellas pequeñas cosas' de Serrat. Lo primero que me llama la atención de esta similitud es que la primera es de ¡1969! y la segunda de 1971; esto es, más cerca de cuarenta que de treinta años de antigüedad y no me explico cómo es que recuerdo algo tan añejo si apenas era un niño en aquellos tiempos ;-)

Ambas evocan recuerdos basados en detalles que pudieran pasar inadvertidos, con la diferencia de que en 'Traces' se mencionan: fotos desleídas, medios boletos, páginas de cartas, cintas; y en 'Aquellas...' se engloban (con sinécdoque) en el sitio donde se encontrarían tales cosas: un rincón, un papel o un cajón.

Al fin y al cabo, los recuerdos surgen justamente por alguna pequeña cosa o por una huella así que no sorprende que gente tan distante se haya inspirado en este hecho. Quizás lo que pasa es que en esos años del siglo pasado se descubrió el asunto del funcionamiento de la memoria...

Lo que hace un título

Adrian White (Analytic Social Psychologist, University of Leicester), en lugar de decir que acaba de publicar una representación gráfica por país que integra diversos indicadores de nivel de vida, titula: "El mapamundi de la felicidad"; con lo que obtiene publicidad abundante y gratuita para su trabajo.

Países felices

Puede verse en este fragmento del mapa que el país "más feliz" de Suramérica es el que nos cobija, y esto no debe contradecir ninguna percepción porque es bien sabido que en Venezuela no estamos, somos felices. Según White no son los países más ricos los que puntean la lista de felicidad y de hecho plantea que los gobiernos deberían preocuparse más por la felicidad que por la riqueza. Parece que los países punteros (con Dinamarca a la cabeza) tienen estupendos valores en salud, ingreso y -en tercer lugar- educación. Esto sí que contradice la percepción de cualquiera...