Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

Ceiba

Una ceiba al borde de la quebrada San Antonio, cerca de El Calvario, Guárico. Cuatro fotos integradas.

Ceiba

14

Nunca sabré por qué de la lectura de La casa de Asterión recuerdo con frecuencia solamente una nota a pie de página. Más que la recreación del mito cretense, o el punto de vista del victimario monstruoso, o la idea de un laberinto con múltiples salidas pero que funciona como prisión, o como insinúa aquí Paloma Andrés el hecho de que Asterión es una proyección del propio Borges. En la frase casi inicial

Es verdad que no salgo de mi casa, pero también es verdad que sus puertas (cuyo número es infinito*) están abiertas día y noche

aparece la llamada al pie que apela a un supuesto manuscrito, recurso que le encantaba a Borges (y a sus lectores):

* El original dice catorce, pero sobran motivos para inferir que en boca de Asterión, ese adjetivo numeral vale por infinitos.

Atribuyo a una intuición afortunada que siempre me haya parecido tan lógica la elección del número catorce para dar la idea de infinito. Hay como una alusión a lo primitivo, hay una sonoridad particular y algo cabalístico; nunca sería lo mismo si hubiese dicho dieciseis, por ejemplo.

En estos días se está publicitando mucho la propuesta de James Anderson que aparentemente resuelve el problema de la divisón por cero; aunque simplemente define infinito como 1/0, y menos infinito como -1/0. Visto desde afuera la cosa puede resumirse en que inventó un signo (fi) y un nombre (nulidad) para los resultados de esa división y así lo hacen notar numerosos comentarios; de los cuales algunos son francamente graciosos.

Vía /.encontré un comentario de alguien cuyo seudónimo es MountainMan que merece transcribirse: dice que tiene una calculadora que divide "felizmente" por cero; al hacerlo muestra una E y como buen "geek" lee ese resultado en hexadecimal, esto es E=14, por lo tanto cualquier cosa dividida por cero dará 14, exceptuando 0/0 que paradójicamente da 0.

Apartando lo divertido del asunto, hay un "cierre" gestáltico aquí: catorce es infinito y Borges tenía razón (como tantas veces).

Abalorios

Abalorios de berilo

Han conquistado mundos y la palabra muestra parte de la ruta (dice la RAE):

del árabe hispano alballúri, el de vidrio, este del árabe clásico billawr, y este del griego βήρυλλος, berilo.

Falta agregar solamente el salto del Atlántico, la entrada en los valles de Aragua y la subida a la Colonia Tovar.

Lara

Tiempo atrás, baste especificar que Internet era una palabra desconocida o referida a una entidad más remota que la Tierra Media, estuve buscando discos cantados por Agustín Lara. Un interés promovido probablemente por algún programa de televisión B&N en el cual pude verlo interpretando algo en el piano (eso es lo que me queda en la nube del recuerdo) y aunque sus canciones son tan famosas que las ha cantado todo el mundo y alguien más, quería la versión original.

No hubo manera de conseguir ninguna grabación. Me decían que sí existían, pero que eran difíciles de conseguir o que debía encargarlas y esperar -quizás años- hasta que alguien quisiera vender sus discos usados. Esto ha cambiado algo, lo digo por si no te has dado cuenta, así que ya dispongo de una pequeña colección de canciones grabadas por el mismo Agustín Lara.

Me atraen las piezas interpretadas por sus compositores, aunque en numerosas ocasiones es mejor ni ponerlos a cantar. Oir al viejo Agustín permite vislumbrar y aun entender su biografía sin necesidad de leerla (nació en Veracruz en 1897, etc., etc., ...). Seguramente no se atrevió a cantar hasta que llegó a avanzada edad y con mucha fama a cuestas, ya que por su voz no habría alcanzado tanta sonoridad :-)

En Imposible deja bastante claro que la dedicación a la vida profesional de su amante no interfería para nada con su sentimiento; antes bien, lo aumentaba:

Yo sé que es imposible que me quieras
que tu amor para mí... fue pasajero
y que cambias tus besos por dinero
envenando así mi corazón
No creas que tus infamias de perjura
incitan mi rencor para olvidarte
te quiero mucho más en vez de odiarte
y tu castigo se lo dejo a Dios

En ese contexto se entiende mejor lo que quiere decir 'Noche de ronda' (que no es como muchos creen "noche redonda"):

Noche de ronda
qué triste pasas
qué triste cruzas
por mi balcón
Noche de ronda
cómo me hieres
cómo lastimas
mi corazón

Y claro, su contacto con las colegas de aquella musa inspiradora le da autoridad para aconsejar:

Vende caro tu amor, aventurera
da el precio del dolor a tu pasado
y aquel que de tu boca la miel quiera
que pague con brillantes tu pecado

Tortuosa como pudo ser la vida de Lara, el instinto melódico que manifiesta en sus composiciones parece sugerir que es necesario algo así para producir un músico de tal envergadura.

En concreto ¿cómo se hicieron las pirámides?

Hace unos veinte años Joseph Davidovits postuló que las pirámides egipcias no eran de piedra natural sino de algún tipo de concreto; pero sus observaciones no tuvieron aceptación. Ahora dicen que un grupo de científicos conocedores de materiales ha descubierto pruebas que favorecen la idea del concreto egipcio.

El trabajo de Barsoum y otros, publicado en una revista de una asociación de cerámica se basa en evidencias encontradas en pequeños fragmentos de piedras de las pirámides. Al compararlos con muestras traídas de seis distintas canteras cercanas al sitio, hallaron proporciones de sílice en combinación con calcio y magnesio que no existen en ninguna de las posibles fuentes.

Luego empieza la especulación: -la "íntima proximidad" en la que se encuentran aquellos microelementos sugiere que formaron una solución (de materiales, no de problemas); -ciertos elementos que no existen hidratados en la naturaleza sí lo estaban en las muestras; -el microscopio electrónico "confirmaría" que algunos elementos con sílice son "amorfos o nanocristalinos" lo cual sería consistente con una reacción de precipitación relativamente rápida. De todo eso deducen que se trata de piedras artificiales y con eso resaltan de nuevo la teoría de Davidovits quien sugiere que los egipcios mezclarían sal y agua con cenizas de palmas quemadas y con esto formaría sosa cáustica, luego añadirían calizas y yeso, la pasta resultante se transportaba "cómodamente" hasta el sitio de construcción, que por supuesto dispondría de encofrados reutilizables y se dejaría secar por unos días. De esta manera no se requerirían rampas ni poleas ni máquinas inimaginables para la construcción de las pirámides. Sin embargo, parece que este concreto se utilizaba preferentemente en la parte alta de las pirámides.

Pirámides de concreto

Los autores del trabajo están muy convencidos, a pesar de que aún no tienen los permisos de las autoridades egipcias para efectuar pruebas en muestras grandes. Dicen: "El aguante y la sofisticación de esta antigua tecnología de concreto es simplemente asombrosa".