Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

Cosa de niveles

En uno de esos inevitables mensajes con adjuntos hechos con PowerPoint, que deberían estar prohibidos y constituyen la peor manera de contar chistes o enviar fotos pero que a veces hay que leer porque se trata de una pariente corresponsal a la que habrá que comentarle al respecto, veo unas imágenes del puente-túnel de Øresund que une desde el año 2000 -me entero- a Dinamarca y Suecia.

Puente-túnel de Øresund

El puente-isla-túnel es -para decirlo en dos palabras- impresionante :-). Pero lo que más me llamó la atención no fue la obra de ingeniería sino que en ambas orillas de esta construcción la tierra es plana, como antes de Copérnico; plana, planita; pareciera que una olita un poco alta se convertiría en tsunami allí.

Justamente entonces aparece esta nota de un grupo de geólogos que han desarrollado una nueva técnica cartográfica que les permite decir que una cuarta parte de la población mundial vive a menos de 30 metros sobre el nivel actual del mar; como si eso no lo supieran y lo sintieran los venecianos y los bengalíes para no extendernos. El caso es que con esto del calentamiento global, el oscurecimiento global y la globalización bis, parece que pudiera darse una subida relativamente rápida del nivel del mar con consecuencias atemorizantes.

Casualmente también, así son las cosas, ha aparecido un sitio de Internet que permite trazar perfiles topográficos de cualquier parte del planeta con sólo hacer clic un par de veces en el sitio de interés (es un derivado de GoogleMaps). El área de Maracay, Turmero, Cagua que se ve en este perfil está como ya sabíamos a más de 400 m. (el mar a la izquierda), pero por si acaso... el perfil pudiera tranquilizar a los habitantes de la cuenca endorreica del Lago de Maracay.

Perfil topográfico norte de Aragua

Sin embargo, no sé por qué creo que nadie se va a tranquilizar con eso. Quien vive en estos pueblos no se explica por qué razón se inundan con cuatro gotas que llueva. Y menos gustará ver cómo hacen puentes y túneles en sitios donde no pasan ni la cuarta parte de vehículos que en La Encrucijada.

Cinematografía escatológica

Por sabrá Dios qué predestinaciones, en estos días he visto un grupo de películas que comparten un cierto tono y algunas otras cosas. Por ejemplo, todas son "históricas" y aprovecho eso para comentarlas en orden cine-cronológico.

300 (300, 2006) trata de tratar de la famosa batalla del paso de las Termópilas durante la segunda invasión persa a la Hélade. Lo mejor de la película es el título: no hace falta traducirlo y eso nos libró de posibilidades como "Leónidas contra el mundo", "Batalla fatal", etc. Simplifica bastante el cuento (dicen que está basada en una caricatura), creo que es mejor y más imaginativo leer la versión original. Me llamaron la atención unos detalles insulsos como ese de que los espartanos van a una pelea sin corazas, con la única protección del escudo que tiene grabada la L de Lacedemonia, pero a noventa grados con lo cual más bien parece una C. También, la intervención de la guardia de Jerjes denominada Los inmortales sin explicación; la explicación es que cuando se moría uno de los miembros era suplantado inmediatamente por otro... ¿? Luego, se podría decir con la misma propiedad que todos los ejércitos están compuestos de inmortales. Aquí, lo que se acaba es el ejército espartano y por supuesto los no mencionados de Tebas y otras ciudades que sumaban algo así como 8.000 hombres.

Apocalypto (Apocalypto, 2006) está ambientada en la Centroamérica de alrededor de 1500. Como buena película jolibudense la mitad se va en una persecución. Lo más notable de la cinta es el tema, que ha sido muy poco tratado en el cine (al menos, que yo sepa). En este caso, se intenta plasmar la inevitable caída de cierto imperio maya, entre otras razones por una sequía inexplicable porque la selva se ve vigorosa y húmeda para no hablar del gran caudal del río que aparece allí.

El hundimiento (Der Untergang, 2004) describe los últimos días del Tercer Reich en abril de 1945. Esta sí que es una película recomendable, particularmente creo que deberían obligar a verla a todos los pichones de general que hay por ahí para que sepan de una vez a dónde conducen las ansias de conquista y de qué vale defender una idea matando gente. El hilo de la narración se basa en testimonios contemporáneos, el principal es el de Traudl Junge, quien era la secretaria de Hitler en aquellos días y vivió para escribir un libro sobre el asunto (murió en 2002).

No debe ser casualidad que en estos años se estén creando películas que comparten el tema finalista, "de guerra" y además tan largas. ¿Será que todo el mundo siente el fin del imperio? Eso no explicaría de todos modos por qué ninguna de estas cintas dura menos de dos horas.

La casa de la aduana

En el Album de Caracas y Venezuela que Henrique Neun publicó a fines del siglo XIX, aparece esta imagen de la Casa de la Aduana de Puerto Cabello.

La casa de la aduana de Henrique Neun

Se trata de la ahora denominada 'Casa Guipuzcoana' construida seguramente por esa compañía y que según algún folleto turístico fue donada al General Páez por sus "servicios a la república", y cuando Neun pasó por allí era de nuevo casa de la aduana. Es una edificación de dos pisos más ático que se mantiene en bastante buen estado aunque plagada de palomas y sus consecuencias. Actualmente es una biblioteca pública y se puede visitar en gran parte.

En los ciento veinte años que han pasado entre ambas imágenes el edificio ha sufrido algunas modificaciones (no muy visibles por los árboles de la actual plaza) como pérdida de dos puertas frontales, que ahora son ventanas; cambio de cinco pequeños balcones -en cada ventana superior- por un sólo balcón central ahora techado, etc. Esta casa se encuentra muy cerca de la entrada del puerto -como es lógico- y lo que era la zona de movimiento de carga (incluso con rieles para facilitar el transporte mediante tracción sangre) es ahora una pequeña plaza que ofrece algo de sombra que se agradece mucho aun cuando se pierda amplitud de vista.

Biblioteca pública en Puerto Cabello

Lo que más me llama la atención es que la pequeña -y estrecha- calle de la izquierda y al fondo se mantiene casi igual. Los cambios en esas casas son mínimos. Es evidente también la transformación del vestido y la forma de actuar de las personas aun en estas instantáneas. No se imagina uno cómo se podría andar con aquellas ropas; actualmente, lo más popular son los "chores" y las franelas.

Claves de actualidad de la segunda foto: moto y kiosko de celulares.