Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

San Lorenzo fuori le mura

San Lorenzo Extramuros

Esta basílica romana, situada en la Via Tiburtina, fuera de la vieja ciudad y construida sobre unas catacumbas en las que fue enterrado San Lorenzo después de su martirio parrillero se está haciendo popular desde hace unos meses porque un tal Alfredo Barbagallo le ha conseguido una conexión con el Santo Grial, el cáliz que etc. etc. etc. Es una forma de publicidad que no falla.

Cáliz en el pavimentoLas pistas que ofrece Barbagallo se reducen a dos. Una, que Lorenzo era diácono del papa Sixto II (esto es el año 258) y fue encargado por éste para reunir y proteger las posesiones de la Iglesia en vista de la persecución que había iniciado el césar Valeriano, de allí deduce que si el cáliz sagrado estaba en posesión del Papa, Lorenzo lo habría obtenido y escondido. Otra, que hay imágenes en la basílica que apuntan hacia la presencia del cáliz en la tumba de Lorenzo, cosa que por supuesto debía pasar desapercibida pero no tanto como para que Barbagallo no se diera cuenta.

Pero como bien dicen nada menos que en la Enciclopedia católica el cuento del emparrillamiento de Lorenzo es muy dudoso, así como el resto de la leyenda con excepción quizás de la fecha del martirio: 10 de agosto. Que la tradición sea falsa no ha impedido que San Lorenzo sea famoso y que Felipe II haya construido El Escorial con forma de parrilla para agradecerle al santo su intercesión en una batalla. Barbagallo está solicitando permiso para excavar en la tumba de San Lorenzo y buscar el cáliz. Apuesto a que no consigue ni el permiso ni el cáliz.

Vida y muerte

Eventos circunstanciales (como son todos los eventos, después de todo) me condujeron a ver dos películas norteamericanas realizadas a sesenta años de distancia.

It's a Wonderful Life o "Qué bella es la vida" de Frank Capra es de 1946, la he visto mencionada montones de veces en distintos lugares así que piqué y la descargué. Resultó ser una película de ángeles, cosa nada rara en Holliwood, aunque no sé si será la primera de ese tipo. Trata de un joven voluntarioso y solidario interpretado por James Stewart a quien se le complican un poco las cosas y tiene el privilegio de ver cómo sería la vida de sus conocidos si él no hubiera vivido, un ejercicio interesante y que deberían proveer de alguna manera para todo el mundo. A pesar del dulzor y los estereotipos (como el ricachón avaro y maligno), la película logra transmitir su mensaje: eres más rico de lo que crees.

Death of a president, de Gabriel Range, es más bien reciente, de finales del año pasado y está hecha con una estética de documental televisivo bastante creíble. Se trata del asesinato de Bush en octubre de este año (¿profecía? ¿deseo de los liberales? ¿amenaza? dicen algunos comentaristas); por lo tanto podríamos catalogarla como "futurista". Lo más llamativo es que Bush efectivamente sale en escena y hasta da un discurso, como si hubiera sido contratado para la cinta; excepto, of course, en la escena de su muerte, que por otra parte pasa rápidamente y sin detalles. Hay algunos parecidos seguramente inevitables con aquel famoso asesinato presidencial de 1963, pero en este caso encuentran a dos culpables, uno 'de ocasión' y otro real.

Realmente resulta chocante (por la falta de costumbre) ver cómo se utiliza la magna figura presidencial en una película y además la matan en ella. No imagino a los presidentes de Zambia, Corea del Norte o en fin, de cualquier otro país en una situación similar. Sería intolerable, aunque fuese en ficción.

Arquitectura popular

Hacía bastante tiempo que no me acercaba hasta Caracas y dado que se tarda más de una hora entre la bajada de Tazón y El Pulpo (por el estrechamiento de la autopista en la salida de Santa Mónica, como ha sido toda la vida, no por otra cosa) hay suficiente tiempo para apreciar la construcción tradicional, cosa que también existe en el resto del país -por supuesto- pero que gracias a la topografía caraqueña es muy visible allí. Hazañas estructurales, atrevida volumetría, vegetación integrada, servicios ocultos y ahorro de materiales son algunas de las características.

Favelas caraqueñas

Es como ver rascacielos acostados.

Fecha del ζῳδιακός

Hace algún tiempo comenté sobre la relación que había establecido Brad Shaefer entre el globo de la escultura conocida como Atlas Farnesio y el desaparecido catálogo estelar de Hiparco. Hay novedades: Dennis Duke publica una refutación en la que muestra que Hiparco no es la única fuente posible para la distribución estelar del globo. No amilanado por eso Shaefer aparece como autor de un trabajo que "encuentra los padres del Zodiaco".

Pero como bien explica Daniel Marín, el posible aporte de Shaefer se limita a precisar la fecha de la lista estelar asiria conocida como MUL.APIN bien conocida según parece en los círculos astro-históricos y que se supone es del siglo VII a.C., pero cuyas fuentes deben ser más antiguas, y el propio Marín comentaba hace ya un año que serían de alrededor del año 1000. El trabajo de Shaefer postula la fecha de 1370 a.C. más o menos cien años.

Una tablilla MUL.APIN

El asunto es que estas tablillas cuneiformes son la referencia más antigua -sea cual sea la fecha exacta- en las que se mencionan las constelaciones del Zodiaco: en MUL.APIN se denominan muy apropiadamente el camino de la luna y son diecisiete, algunas de las cuales coinciden con las actuales incluso en el nombre o connotación, como Tauro (quijada de toro), Géminis (los grandes gemelos), Cáncer (el cangrejo), Virgo (el surco de la siembra), Sagitario (el arquero), etc. Los creyentes de la astrología tendrán seguramente una explicación para la reducción del número de constelaciones y para justificar la influencia de las fechas "exactas" que las actuales doce constelaciones tienen en los acontecimientos humanos... pero seguramente también será mejor no escucharla.

Polipollo

Dicen aquí que un trabajo hecho sobre huesos de pollo iba a salir publicado en PNAS, pero por más que busqué no lo pude ubicar. Seguramente estoy como los rectores viejos (o nuevos, pero favorables a la intervención del gobierno), que van perdiendo facultades.

El caso es que Alice Storey y un grupo de estudiosos han hecho análisis del ADN de unos huesos de pollo encontrados por Daniel Quiroz enterrados en un lugar de la costa central de Chile llamado El Arenal. Las pruebas de carbono establecen un lapso temporal entre 1320 y 1410. El estudio comparativo del ADN determinaría que los pollos eran de raza polinesia y confirmaría la llegada a América de los polinesios (o la compra de pollo en Polinesia por los mapuches, digo yo). También mencionan que hay varias palabras en mapuche que son muy similares en los lenguajes polinesios y el asunto de la batata, que según parece es originaria de Suramérica y "alguien" repartió por las islas del Pacífico.

Así que habría una comprobación indirecta del arribo polinesio a América que después de tantos años le daría algo de razón a Thor Heyerdahl sobre la comunicación Suramérica-Islas del Pacífico, aunque sea en dirección contraria. De paso se confirmaría que América estaba atravesada en el camino de todo bicho de uña que navegara por los océanos: chinos, vikings, portugueses, polinesios, etc. mucho antes de que Colón viniera a hacer tantos aspavientos con su llegada.