Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

El mapamundi de Hereford

El mapamundi de Hereford se encuentra en la catedral de ese pueblo inglés y pasa por ser el mapa mural más antiguo que se conserva; realizado alrededor de 1300 muestra no sólo el mundo conocido (siguiendo el esquema tradicional llamado de "T y O", porque el mundo está dentro de un círculo y los mares Mediterráneo-Negro, se muestra como una T, con el este en la parte superior), sino también un compendio de historia y fábulas que formaban parte del imaginario de la época. Aparece como protagonista del primer capítulo de la serie La belleza de los mapas de la BBC, del cual proceden las imágenes que se ven abajo. Según parece, han realizado una restauración digital recuperando los colores y detalles originales, que no está publicada en ninguna parte que yo sepa aunque es espectacular.

Clic en la imagen para ver más.

Mapa Hereford

Mapa de la odisea

Odisea tradicional

Mapa de la ruta tradicional de la Odisea, según Victor Berard (alrededor de 1900). Visto en Días del futuro pasado

Actualización diciembre 2013: una versión interactiva del famoso viaje.
Odisea2

El Tocuyo

El Tocuyo

Muy cerca de la boca.

San Juan de los Cayos

San Juan de los Cayos

De nuevo

De nuevi

En Jadacaquiva al atardecer.

Consejo

Consejo

Cocodite

Cocodite

La iglesia encerrada.

Jadacaquiva

Jadacaquiva

El Santa Ana

El Santa Ana

Desde el norte.

El faro de San Román

Faro

Horizonte con cerro Santa Ana al fondo

Horizonte con cerro Santa Ana al fondo

El tunal

El tunal

El faro

El faro

En La Macoya.

Punta Macoya

Pubta Macoya

Perfil desde el sur.

Cerca de Punta Macoya

Cerca de Punta Macoya

Garzas a la sombra del único arbolito.

Cardones como monte

Cardones como monte

El Pico

El Pico

Como inicio de la vuelta a la península.

La cara de Leonardo

Leonardo

Siegfried Woldhek, retratista connotado, dice haber reconstruido la cara de Leonardo Da Vinci basándose en autorretratos del propio artista.

Via: La brújula verde

La última renuncia

Los sucesos del 19 de abril de 1810 en Caracas son bastante conocidos: era jueves santo y el Cabildo se reunió como a las 8 de la mañana para discutir las noticias de España (prisión de Fernando VII y sus conscuencias); el Capitán General Vicente Emparan interrumpe la reunión para ir a cumplir con los ritos de la ocasión a eso de las 9; frente a la iglesia, es forzado a regresar a cabildo y según la tradición popular se vio en la necesidad de salir al balcón del Ayuntamiento y preguntar al "pueblo" allí presente si querían que siguiese en su cargo y como la respuesta fue un no por aclamación (aunque aparentemente el no fue precedido por un sí, que cambió luego que un par de conspiradores incitó a la concurrencia de la plaza), pronució su famosa frase: Pues entonces yo tampoco quiero mando.

En el Acta firmada ese mismo día, sin embargo, dice que la frase fue consecuencia de la intervención de un diputado. En cualquier caso, las consecuencias inmediatas fueron que el Cabildo de Caracas asumió los poderes de la Capitanía, al tiempo que juraba lealtad a Fernando VII; Emparan fue expulsado -aunque de muy buena manera, según parece- junto con los otros altos cargos militares y la independencia fue declarada el 5 de julio del año siguiente. La única imagen de un testigo presencial que se conserva es este cuadro de Juan Lovera que retrata el momento en que Emparan es forzado a regresar a cabildo; se aprecia a Emparan levantando su sombrero o gorra o qué se yo de mariscal.

Emparan en la catedral

De estos hechos, siempre me ha llamado la atención la renuncia pacífica de Emparan. Hay muchas maneras y motivaciones para renunciar; cansancio acumulado, "sugerencia" de un superior, ascenso o cambio a un empleo mejor, enfermedad, etc. Pero una renuncia provocada por deseo de los subordinados es un caso único en la historia, de Venezuela al menos. Mi experiencia -y muchas notas de prensa que podrían aludirse- dice que cuando un grupo cualquiera desea la renuncia de quien lo dirije, eso hará que persista en el cargo ad nauseam. Ejemplo quizá notable el de Rómulo Betancourt, presidente en 1962 cuando aparecían pintas en las paredes de la capital que pedían su renuncia; su frase: Ni renuncio, ni me renuncian.

He tenido ocasión de ver casos de personas en cargos ínfimos que se aferran a ellos justamente cuando menos los quieren allí (los sublaternos, no confundir con los deseos de los superiores que son cumplidos sin uso del órgano que supuestamente tenemos en el cráneo). Es por ello que tengo a Emparan en alta estima. Claro que existe la posibilidad de que su renuncia estuviese previamente acordada y que realmente quería irse pero como no hay evidencias de esta posibilidad, pues le daremos el beneficio de la duda.

Se sabe que Vicente de Emparan y Orbe, tuvo una larga carrera militar y administrativa de la cual resalta el período de doce años cumplido como Gobernador de la provincia de Nueva Andalucía (Cumaná). De su carácter hay un testimonio directo de un testigo muy confiable. Tenía Humboldt treinta años cuando llegó a Cumaná en el inicio de su viaje a las regiones equinocciales (1799) y conoció y trató a Emparan (que tenía 52 o 53 años en 1800). Humboldt escribe:
Fuimos conducidos ... a casa del gobernador de la provincia Don Vicente Emparan, para presentarles los pasaportes que nos había dado la primera Secretaría de Estado. Nos recibió con la franqueza y noble sencillez que en todo tiempo han caracterizado a la nación vascongada. {...} nos manifestó su mucha satisfacción con motivo de la resolución que habíamos tomado de permanecer algún tiempo en la Nueva Andalucía, cuyo nombre, en aquella época, era cuasi desconocido en Europa... El Sr. de Emparan nos mostró algodones teñidos con plantas indígenas, y hermosos muebles en que se había empleado exclusivamente maderas del país. Se interesó vivamente en todo lo que se relacionaba con la física, y preguntó, con gran admiración nuestra, si pensábamos que bajo el hermoso cielo de los trópicos contenía la atmósfera menos nitrógeno que en España, o si la rapidez con que se oxida el hierro en estos climas era únicamente efecto de la mayor humedad indicada por el higrómetro de cabello. El nombre de la patria, pronunciado en una lejana costa, no hubiera sido más agradable al oído de un viajero que lo fueron para nosotros las palabras nitrógeno, óxido de hierro, e higrómetro. ... Demasiado amaba las ciencias el Sr. de Emparan para que encontrase extraño que de tan lejos viniésemos a recoger plantas y a determinar la posición de algunos lugares por medios astronómicos. No atribuyó otros motivos a nuestro viaje que los que estaban enunciados en nuestros pasaportes, y las públicas señales de consideración que nos dió durante una larga estada en su gobernación contribuyeron mucho a procurarnos una acogida favorable en todos los territorios de la América meridional.

¿Interesado en la ciencia? ¿Un militar y burócrata español del siglo XVIII? Si no fuese Humboldt quien lo cuenta, sería increíble. En el bicentenario que se celebra hoy quisiera que el ejemplo de Emparan tuviese una repercusión mucho mayor y mejor que el papel secundario y ramplón que se le atribuye.

Pon un titular y déjalo rodar

Timothy Harrison conduce un equipo canadiense que está excavando en Tell Tayinat desde hace seis años, y aunque han encontrado vestigios muy interesantes de palacios, templos y una construcción sin propósito conocido de quizá 100 metros de largo, de esa época que suelen denominar 'oscura' que va de los siglos XIII al IX a.C. parece que no le convence la atención que le dan los medios a su trabajo.

Así que en una reunión privada en la casa del embajador turco en Ottawa, y en presencia de al menos una periodista comenta que una de las tabletas halladas en Tell Tayinat el año pasado contiene un tratado entre el rey asirio Asarhaddón (hijo de Senaquerib) y un rey local, y agrega que tanto en forma como en estilo se asemeja al pacto de alianza que en la Biblia hace Abraham con su dios. Semejanza atribuida en primer término a que ambos fueron escritos aproximadamente en la misma época: alrededor de 670 a.C.

Interesante paralelismo, de grandes consecuencias. La noticia aparece en medios canadienses e internacionales (repetida, la original es de Jennifer Green); para encontrar la fuente original me dirijo al sitio oficial de la excavación; leo una entrevista bastante completa que le hacen a Harrison y por ninguna parte se comenta nada de la tal relación. Incluso, Harrison comenta que faltan meses de trabajo para tener descifradas las tabletas...

Concluyo que uno de los mejores ganchos publicitarios que todavía funcionan es el de meter la Biblia en cualquiera que sea el trabajo; eso produce montones de titulares insustanciados y muchas notas de lectores descuidados, como ésta, sin ir más lejos.

Zuata desde el sur

Zuata desde el sur

La estupidez burocrática

Materializada en piedra (o concreto).

Los pintados y sus grabados

Con la aparición de este artículo de Rob Lee (et al.), donde se establece que las inscripciones atribuidas al pueblo de los Picts son una forma de escritura, se me ocurren un par de cosas: una, que el desconocimiento de estos habitantes de Escocia es mucho más amplio de lo que suponía y dos, que si los resultados del trabajo de Lee son efectivamente como dice, casi toda imagen antigua se entenderá ahora como un tipo de escritura aún no descifrado.

Los picts, dicen, era una confederación de tribus que habitaba en la parte oriental de la actual Escocia y que enfrentaron a los romanos desde el siglo I. Hay noticias contradictorias sobre esta gente, cuentan que su nombre se deriva de que pintaban o tatuaban sus cuerpos y supuestamente ya Julio César los describe como pintados (pictii) de azul. La ramificación de presunciones es impresionante si buscamos saber qué idioma hablaban: desde un origen pre-indoeuropeo; o germánico, o escandinavo; o britano, britón, británico (si es que hay alguna diferencia en eso); o celta antiguo o no; etc. hasta que en algún momento (que nunca puede faltar) se le encontró emparentado con el vasco, la historia del estudio de su lenguaje es en sí una epopeya. La confusión quizá tenga su origen en la obra de Beda el venerable (muerto en 735) , quien menciona como lenguajes de Gran Bretaña en su época a estos cuatro: "British, Pictish, Scottish, English". Sin embargo, los topónimos de sus antiguas comarcas y el sentido común parecen definirlo como un pariente de las lenguas celtas o gálicas de las islas británicas. En el siglo X desaparecen como pueblo autónomo al integrarse al conjunto de escoceses (según este sitio por la traición de un rey).

Como sea, no dejaron ninguna cosa escrita, y sólo quedan una cierta cantidad de piedras grabadas que contienen símbolos "pictish". Las han dividido en dos tipos; unas bastas con símbolos grabados, como la de la izquierda en la imagen, que se suponen más antiguas; y las labradas, generalmente con cruces como la de la parte derecha de la imagen, (la cruz está en el lado oculto). En total alcanzan a poco menos de 300 ejemplares.

Dos tipos de piedras

Así que los autores del artículo se encuentran con este contexto, un conjunto de piedras caracterizadas por poseer de uno a ocho símbolos, la mayoría sólo dos, y buscan determinar si se trata de algún tipo de escritura, esto es, símbolos relacionados con el lenguaje y no marcas o escudos patronímicos (semasiografía, que llaman) que es lo primero que uno pensaría. Así que aplican la vieja teoría de la información de Shannon a varios paquetes de signos escritos (un trabajo algo parecido al que fue publicado el año pasado sobre los sellos del valle del Indo): textos ingleses, textos chinos (poesía y prosa), la declaración universal de los derechos humanos, inscripciones antiguas de las islas británicas, textos monumentales egipcios, listas escritas en Lineal B, genealogías de barones ingleses, escudos heráldicos ingleses, e incluso un grupo de textos de entre 15 y 1000 caracteres formados al azar con unos 100 signos.

El meollo del asunto según lo entiendo es que en toda esa cantidad de textos y símbolos no textuales revisan la probabilidad de que un signo sea seguido por otro, un digrama y según el resultado encontrado en cada conjunto conocido llegan a establecer unos valores de repetición probable que distinguen entre lo que son digramas lexigráficos (relativos al lenguaje) y los que no. Es así que llegan a la conclusión, muy ajustada a su procedimiento, de que las inscripciones son escritura propiamente dicha y por lo tanto se justificaría emprender un esfuerzo descifratorio. Sin conocer el lenguaje, ni tener otra fuente. Algo difícil, pero no faltará quien lo intente.

Mapa de la historia

Mapa de historia

Al siempre interesante inventario de la galería de mapas antiguos de David Rumsey acaba de agregarse éste, que intenta -sin mucho éxito- dibujar el flujo de la historia del mundo desde el 2000 a.C.

Hay una escala temporal en vertical, y el ancho de las cintas de colores trata de reflejar el poder de cada imperio o dinastía en relación con el resto del mundo.

Una visita al sitio vale la pena: http://www.davidrumsey.com

Hipótesis a granel

De vez en cuando hay que repasar la situación de las líneas de Nazca, ese famoso conjunto de geoglifos realizados con mínima tecnología que abarca casi 2000 km. en el desierto que es la costa peruana, de los que se conoce cómo y cuándo fueron realizados pero no por qué. Un resumen de las varias teorías que han ido apareciendo se puede leer aquí: calendario astronómico, sitio de culto, pistas de carreras, etc. sin olvidar las pistas de aterrizaje para extraterrestres extraviados.

A esto se añade la relativamente nueva idea de David Johnson, quien postula una asociación directa entre los geoglifos, particularmente los trapezoidales y alargados y los acuíferos subterráneos. En esta presentación muestra unos mapas que ilustran esa relación. Todo muy convincente hasta que nos enteramos de que los acuíferos fueron detectados por vía de esa forma de adivinación que vemos en televisión (y que es muy anglosajona) que consiste en encontrar agua utilizando una varita, en este caso metálica, según propio testimonio de Johnson.

A pesar de esa suspicacia, la idea es interesante porque realmente si alguna preocupación podrían tener los habitantes de Nazca (y Palpa y otras regiones cercanas) era dónde conseguir agua. De hecho, Johnson consiguió fondos y reunió un equipo de arqueólogos y geólogos que hizo un extensivo estudio (1996-99 aprox.) en busca de una corroboración estadística. Según Johnson el resultado de este trabajo de varios años corrobora totalmente su teoría; pero el arqueólogo, Donald Proulx que acompañó a Johnson dice que no se encontró una asociación estadísticamente significativa, pero aún así acredita a Johnson por el esfuerzo empeñado y por el descubrimiento de nuevos geoglifos.

Otro adelanto importante es el levantamiento fotogramétrico de la zona, que además de imágenes incluye una descripción y datación de los geoglifos. Cada vez más lamento que cuando estuve en Nazca tomar una fotografía era algo que se pensaba mucho y como resultado sólo tomé (y he restaurado digitalmente) una decena, como ésta de abajo. Esas líneas paralelas sólo se pueden ver desde una pequeña elevación no lejos de la carretera (que se ve al fondo); claro que las más evidentes y cercanas son producto del conocido salvajismo del turismo y el desconocimiento que ya en aquellos años aquejaba a esta región.

Nazca 1977

Digitalizaciones necesarias IIII

Esta y otras impresionantes imágenes de Egipto y algunos otros lugares, aparentemente de fines del siglo XIX, digitalizaciones de diapositivas en cristal, algunas coloreadas a mano, se encuentran en el Brooklyn Museum, .

Un mono mecánico

Alex

Que no se entere Darío, pero he visto por primera (y última) vez la famosa Una naranja mecánica de Stanley Kubrick cuando se aproxima al cuadragésimo aniversario de su realización y creo que he cubierto ampliamente mi cuota personal en lo que a ver películas de este director se refiere. Alguna vez soporté en una madrugada de ocio las veintisiete horas de baile circular en 2001: una odisea espacial, y por sugerencia de Yrvis aguanté El Resplandor; así que ya.

Que las películas de Kubrick sean un ladrillo no significa por cierto que no sean interesantes; pero ciertamente debe haber mejores maneras de transportar un mensaje. Caso: 2001 está basada en 'El Centinela' de Arthur Clarke, un cuento que si mal no recuerdo se puede leer en menos de una hora, en cambio, la película parece inacabable.

La 'Naranja Mecánica' dura dos horas y diecisiete minutos (o algo así), y es difícil no sentirse mal al verla, en parte por la temática violenta y en parte por la suma de paredes, libros, vestidos, etc. de color naranja o rojo que cargan tanto como el contenido. El asunto: ¿puede (debe) una sociedad aplicar tratamientos antiviolencia a un individuo aunque esto le prive de su voluntad natural? ¿Hay una forma de erradicar el mal? ¿No es peor la sociedad enferma que un individuo enfermo?

Está basada en la novela homónima de Anthony Burgess (1962) que incluye una especie de jerga maligna utilizada por el protagonista Alex (Malcolm McDowell, en la imagen) en la narración sobreimpuesta en la película; de allí que el título pueda entenderse también como 'un mono (orang, síncopa de orangután) mecánico' que es lo que sería una persona privada de su libre albredrío. Lástima que eso no se percibe en la traducción porque resume bien el espíritu del argumento y evitaría quizá tener que verla para enterarse.