Mapas o vistas del sitio

Aquí se muestran diversas maneras de acceder al contenido publicado; en primer lugar en sentido cronológico, luego por categorías principales y finalmente por secuencias temáticas (aún muy incipiente). Hacer clic en cualquiera de los enlaces lleva a una lista de notas que corresponden sea con la fecha, la categoría o el tema respectivo.

El último del año

=Xutf-8XBXcGljc2F5LTEyOTM4MzU5NzQuanBnX=

Iba demasiado rápido

=Xutf-8XBXSU1BRzAwNTAtMS5qcGc=X=

O demasiado despacio...

Cumboto

=Xutf-8XBXcGljc2F5LTEyOTM2NjMxNzQuanBnX=

El viejo puente

=Xutf-8XBXcGljc2F5LTEyOTM2NjA0NTUuanBnX=

En la vía de Ocumare de la Costa.

Laguna

=Xutf-8XBXcGljc2F5LTEyOTM0MDE4MTAuanBnX=

Desde un ángulo no tan común.

Me va

Me resonaba (=no razonaba) con cierta insistencia aquella pieza que estuvo de moda hace unos pocos... mm... pocas décadas, y sólo recordaba el estribillo "me va, me va, me va, me va..." Los primeros intentos por recuperarla daban fastidio, todas las referencias eran a un cantante con nombre de mes y apellido de edificio religioso cuya versión por cierto es incompleta y más bien seca. Mi recuerdo iba más bien por algo muy animado y vitalista, derivado por supuesto del rasgueo de guitarras y los típicos aplausos que uno asocia con Andalucía.

Tras mucho, mucho buscar apareció una versión de los Hermanos Reyes que demoró enormemente (varias semanas) en descargar porque como suele decirse "venía en burro" (en mula para el caso). Al final creí que había conseguido la versión original y auténticamente andaluza:
Acariciar la hierba; besar las flores...
beber la primavera; llenarme de colores...
Amar las cosas bellas, aaay, tener amigos,
hablar con las estrellas, hacer nuevos caminos...

Pero esta parece provenir de una antología reciente (2003) que me hace dudar de su originalidad. La nueva búsqueda -ya con algo de información- produce un nombre de compositor que en principio aparenta ser mejicano, pero no, era ¡argentino! Se trata de Ricardo Ceratto (1939-1995), y tras conseguir la versión original (que se puede escuchar aquí) quedo convencido de que realmente es el autor que la compuso alrededor de 1974, unos tres o cuatro años antes de que estuviese de moda en algunas radios caraqueñas en las voces de los sevillanos Hermanos Reyes.

Ceratto fue un cantante y compositor de éxito, según ciertos testimonios se "convirtió" al cristianismo y estuvo trabajando para una compañía disquera internacional.

En cualquier caso, el fin de esta "investigación" resultó una total sorpresa para mí. Es lo que pasa cuando uno está desinformado.

Carátulas

Camoruco otoñal

=Xutf-8XBXSU1BRzAwMTYuanBnX=

Paso del Tocuyo

=Xutf-8XBXSU1HMDM4MDQuanBnX=

Ojo numérico

Ojo

En los ojos de la Gioconda dicen que con mucha ampliación se pueden ver ciertos caracteres. En el ojo derecho las letras LV, en el izquierdo algo que no se ve muy bien; pudieran ser las letras CE o la B, más arriba el número 72 o una L y un 2...

Fuente: Daily Mail

Los viejos tiempos

=Xutf-8XBXL1RhcmpldGEgbXVsdGltZWRpYS9CbGFja0JlcnJ5L3BpY3R1cmVzL0lNRzAzNzQyLmpwZw==X=

Optimismo

Hans Rosling hace una gráfica de relación esperanza de vida-ingreso per cápita a nivel mundial de 1810-2009, y culmina con un optimismo que no creo sea compartido por los africanos (puntos azules).

Fuente: Open Culture
Vía: La brújula verde

Predicción retrospectiva

Sismicidad ibérica

Investigadores analizan datos históricos y mediante un algoritmo matemático pueden predecir terremotos hasta con un 80% de acierto.

Documento: UPO.es
Vía: EurekAlert

Cestería y fuerza

No sé qué harían los ingleses sin Stonehenge; cada tres días inventan una teoría sobre lo que debe ser el sitio megalítico más fotografiado del mundo: observatorio astronómico, auditorio, cementerio, templo, y eso contando sólo las que recuerdo de golpe.

Y sobre el método de construcción ocurre más o menos lo mismo que con las pirámides; será porque son de la misma época (~ 2500-2300 a.C.). No hace quince días un grupo de la universidad de Exeter "descubría los secretos" del traslado de las rocas gigantescas suponiendo que utilizaban como rolineras unas piedritas talladas de forma redondeada cuya utilidad no había sido explicada hasta ahora de otra manera.

Pues poniendo a un lado esa idea, Garry Lavin propone y ha empezado a experimentar con grandes obras de cestería (con mimbre o similar) que irían enrolladas sobre las piedras a transportar. Lavin que también dibuja lo expresa así:

Esquema de traslado

El problema principal para quienes buscan explicaciones son las "piedras azules" de Stonehenge (sesenta según la nota de prensa) que pesan cerca de cuatro toneladas y fueron traídas desde un lugar de Gales situado a más de trescientos kilómetros. Según Lavin estos dispositivos permitirían incluso flotar con todo y piedra, además ha pensado incluso en la manera de frenarlos y empujarlos en pendiente.

Ciertamente, es de suponer que la técnica existía, lo que va a resultar complicado no es corroborarla con algún experimento (cosa que va a hacer el verano boreal que viene) sino comprobarla con alguna evidencia física, dada la naturaleza perecible de todos los materiales. Al menos no es una idea tan loca.

Piedras ancestrales

Piedras incas

Tres piedras consideradas sagradas por lo incas fueron encontradas en Incapirca Waminan; un descubrimiento "sensacional"...

Fuente: The Guardian

Polaco-madeirense

Manuel da Silva Rosa publicó este año el libro Colón portugués, como si no supiese que por más de trescientos años fue genovés, y luego catalán, o sefardí converso, o gallego, griego, turco, y hasta noruego.

Según puede leerse en las reseñas (como esta) que han ido apareciendo, Rosa, que ha estado investigando el asunto Colón desde hace como veinte años, en este nuevo libro asegura que Colón era hijo de un rey polaco, autoexiliado en Madeira. Y eso merece explicación.

Rosa llega a la conclusión de que el rey Władysław III de Polonia y I de Hungría no murió en la batalla de Varna contra los turcos en 1444 cuando tenía apenas 20 años y como consta en los libros de historia, sino que se retiró de por vida a la isla de Madeira sin hacerlo público (uno puede dudar de esto, pero de lo que no cabe duda es que el sitio propio para retirarse en el siglo XV -y quizá todavía- era Madeira).

El argumento parece surgir de una historia madeirense relativa a un personaje que llegó a la isla cuando apenas se estaba comenzando a poblar, cuyo nombre era Henrique Alemão, quien se casó con benepácito del rey portugués con una noble portuguesa. El relato dice que llegó a Madeira en 1454 cuando tenía unos treinta años y que vivía apartado en una villa muy lujosa en Madalena do Mar como a 25 km. de Funchal. Años después llegaron unos frailes franciscanos provenientes de Polonia por encargo del rey Kazimierz, hermano menor de Władysław que había sido nombrado rey tras un período de tres años (en 1447), con el encargo de pedirle regresar a su patria. Henrique Alemão negó totalmente ser Władysław y acusó a los frailes de locos, según el cuento.

Así que en primer lugar Rosa debe tomarse algún trabajo para establecer que el tal "Enrique Alemán" era Władysław III; y en segundo, que uno de sus hijos sería conocido como Cristóbal Colón.

Armas de ColónLos argumentos que se ven en el blog de Rosa son mayormente contra la idea de que Colón fuese un genovés proveniente de una familia de tejedores. Que si nunca habría podido casarse como lo hizo con Felipa Perestrelo e Moniz. Que si nunca habría podido entrar en las cortes de cuatro países europeos; que nunca podría haber tenido un escudo de armas (como el descubierto hace poco por Félix Martínez Llorente, a la izquierda); etc.

Pero en el análisis que Rosa hace del libro de Fernando (O Hernando) Colón publicado en italiano en 1571 sí que parece quedar claro que tanto el nombre como el apellido de su padre (de Fernando) son elegidos, esto es, inventados, no heredados. Sería una especie de dedicatoria a Cristo y al espíritu santo (en forma de paloma: colomba). El cambio de nombre era costumbre cuando se daba "un paso de fe", como una manera de invocar protección sobrenatural. Por otro lado, el libro de Fernando es quizá la fuente principal de las teorías alocadas sobre el origen de Colón ya que no dice dónde nació, pero comenta que quería mantener oculta su procedencia y su familia. Y vaya que lo logró.

Cosa curiosa es que todos los escritos de Colón son en castellano, con tintes que algunos califican como catalanismos y otros como portuguesismos pero los testimonios contemporáneos casi unánimemente lo califican de extranjero. El caso es que el hecho de esconder su origen le ha dado a Colón más publicidad que si hubiese dejado claro quiénes eran sus padres y abuelos.

Además del origen madeirense-polaco de Colón, Rosa supone que su verdadera misión era confundir a Castilla-Aragón para dejar la ruta tradicional de las Indias en manos portuguesas; misión que le habría encargado João II (y que implicaría ocultar su proveniencia y verdadera lealtad...). En fin, esta propuesta de Rosa, alocada como luce, ha convencido a algunos estudiosos; a nosotros -los no estudiosos- todavía no.