imperio romano

XIIII de Adriano

Media lápida

Cierto revuelo (1, 2, 3... etc.) ha ocasionado el descubrimiento o más bien publicación del descubrimiento de un bloque de piedra en Jerusalén, o más bien lo que queda del bloque pues se trata solamente de la mitad del original ya que la otra mitad había sido descubierta en el siglo XVIIII y por añadidura fue horadado en algún momento para cubrir una cisterna como es bastante evidente.

La inscripción en alfabeto latino, una vez juntadas las dos piezas e interpretadas por quien no sabe de eso, dice:

Al emperador César Trajano Adriano Augusto, hijo del divino Trajano Pártico, nieto del divino Nerva, Pontífice máximo, en su XIIII potestad tribunicia, III consulado, Padre de la Patria, la Décima Legión Fretensis Antoniniana (dedicó el monumento)

Aparte de testimoniar una vez más la relación de chupamedismo entre una tropa y un dictador, el texto muestra que la Legión dedicó tal zalamería a Adriano con ocasión de su visita a Jerusalén colocando probablmente la gigantesca inscripción en un arco en una de las entradas de Jerusalén (y parece que había varios arcos similares). Se sabe que Adriano viajó por casi todas las provincias del Imperio y en ese recorrido había estado en Palestina, pero la fecha era aproximada, la inscripción deja claro que se trataba del año 14 de Adriano como tribuno, lo cual -parece ser- corresponde al año 130 d.C.

Esto quiere decir que la visita fue anterior a la famosa revuelta judía de 132-135 y quién sabe si en alguna medida provocada por la presencia del emperador. Porque para esa época nada quedaba de la ciudad y Adriano se propuso crear una nueva ciudad al estilo romano, que los infaltables chupamedias nombraron usando su segundo nombre Elio (o Ælius): Ælia Capitolina. Unas fuentes dicen que se proponía restaurar el templo judío y que unos envidiosos le hicieron cambiar de idea; más creíble parece que siguió su plan de construcciones monumentales como había hecho en otras partes del Imperio. Según cuentan, hizo construir las principales calles de la nueva ciudad y algunos templos; uno a Venus/Afrodita y al menos otro a Júpiter. Tanto las calles como los templos siguen siendo de cierta manera hitos de la ciudad actual: donde estuvo el templo de Venus se encuentra la Iglesia del Santo Sepulcro, y en un lugar no precisado pero dentro de la explanada que constituye el denominado Monte del Templo el templo de Júpiter y aseguran que también existía allí una estatua ecuestre del propio autócrata. Supongo que eso es suficiente para enervar a algunos fanáticos judíos y fomentar el sangriento levantamiento que vino después (también puede ser que la construcción de esos templos se hiciese justo en los sitios considerados sagrados por los judíos y los pocos cristianos que hubiese en la época).

Quienes dedican la placa pétrea son los componentes de la legión 10ª Fretensis, que como el resto de las legiones imperiales son célebres por la cantidad de masacres que perpetraron. Tenía sede en Jerusalén y se han encontrado pequeños trozos de cerámica que atestiguan su presencia allí, este bloque inscrito parece ser la prueba de mayor tamaño hasta ahora.

Como se aprecia en la imagen el número 14 está representado como debería ser con el signo de diez más cuatro signos de unidad: XIIII. Resulta que la enrevesada manera de representar los números romanos que implica restas cuando en la lectura -de izquierda a derecha- se encuentra un signo de valor menor que el siguiente (IV en lugar de IIII, o IX en lugar de VIIII) es una argucia que desarrollaron quienes debían escribir con frecuencia los números y no era la regla general. Mucho fastidio se habría evitado en las escuelas si simplemente se hubiese seguido la norma que supongo original: los signos de mayor valor primero y a continuación el de mayor valor restante y así sucesivamente. Sólo se usaban siete signos, I, V, X, L, D, M, no era un sistema posicional y es de lo peor que se pueda concebir para realizar operaciones matemáticas... ¿cómo es que todavía se siguen utilizando tales números? ¿Misterio?

Misterio es que habiendo sido derruida la ciudad entera de Jerusalén y construida una nueva sobre sus restos, no queden suficientes evidencias como para saber dónde residía la legión 10ª, o dónde se encontraba el templo de Júpiter y quienes habitaron la ciudad (pues Adriano expulsó a los judíos). ¿No son las actuales murallas del Templo del Monte construidas por los romanos? Esa posibilidad -si no certeza- tiene implicaciones importantes para la ubicación del desaparecido Templo judío construido por Herodes, como se ha notado antes en alguna parte.

Dos mil años después, en honor del imperio perdido pero siempre deseado seguimos utilizando sus números y la relación entre autócratas y chupamedias sigue intacta, debe ser porque el desbalance de poder entre unos y otros es exagerado, así que lo que pudiera ser una simple solución para reducir la adulación (distribuir el poder) aun continúa siendo irrealizable en muchos lugares del planeta.

Atlas del imperio romano

Atlas digital

Un completo mapa con poblaciones y caminos del imperio romano realizado por Johan Åhlfeldt de Lund, Suecia.

Fuente: Digital Atlas of the Roman Empire

La tabula agrippiana

El connotado poeta Konrad Bickel -o Conradus Celtis- fue el autor de un discurso (Ingolstadt, 1492) muy influyente en el que incitaba a los alemanes a rivalizar con los italianos en las humanidades. Invitado a Viena en 1497 se convirtió en una especie de bibliotecario del emperador Maximiliano I. Cuando muere, en 1508, nos dice Konrad Peutinger que hereda unos papeles pertenecientes a Celtis.

Peutinger era un acomodado nativo de Augsburg, que estudió leyes en Italia y se dedicaba a estudiar y coleccionar cosas antiguas, fue el primero en publicar una colección de inscripciones romanas. La "herencia" resultó ser una serie de 11 láminas de pergamino que formaban un mapa, Peutinger llegó a reconocer que el mapa era una copia medieval de un mapa romano. Era empleado municipal (Stadtschreiber) en Augsburg y estaba relacionado por matrimonio con la poderosa familia Welser (de infame recordación en Venezuela). Fue justamente Marcus Welser, alcalde de Augsburg quien encargó la publicación que se hizo en Amberes en 1591. Por tales peregrinas razones esta carta/mapa/dibujo se viene conociendo desde entonces como Tabula Peutingeriana.

Segmento

Existen aparentemente varios ejemplares aún dispersos, el principal supongo es el de la Bibliotheca Augustana que tiene casi siete metros de longitud, y 34 centímetros de altura, y muestra una serie de caminos y lugares que se corresponden a todas luces con los que debieron existir en el imperio romano. Ahora se sabe/asume que falta una duodécima lámina que mostraría las partes más occidentales (Portugal, España, Gran Bretaña), y que ha sido reconstruída por eruditos. Un detalle puede verse a continuación; aparece en el centro el Peloponeso, con el norte de Africa abajo. Es evidente que la representación no se corresponde con los rasgos físicos, se trata más bien de un mapa de itinerarios (quizá de origen militar) en que se especifica la distancia y paradas principales a lo largo de cada ruta. Las ciudades aparecen como un par de casas, de los pueblos más pequeños sólo aparece el nombre.

La zona del Peloponeso y alrededores

Para entender cómo se sabe que fue originalmente un mapa romano basta con visitar el estupendo sitio Livius.org de Jona Lendering. Se ha establecido que el manuscrito debe ser del siglo XII o XIII y que es una copia de uno más antiguo. Primero, ya que aparece la ciudad de Constantinopla tiene que haber sido hecho después del año 328 cuando el pedante de Constantino la fundó (antes era Bizancio). Sin embargo también aparece Pompeya que bien sabemos fue destruida el año 79 por la erupción del Vesubio; y por otro lado se muestran las ciudades de la Germania Inferior que -según Lendering- habían sido abandonadas al principio del siglo V.

Por todo ello se puede situar al cartógrafo en el siglo IV, asumiendo que utilizó fuentes más antiguas. Por ejemplo -y siempre siguiendo a Lendering- aparece en el mapa el reino de un tal Cottius en la zona de los Alpes, que había dejado de ser independiente en el año 63 así que con cierta seguridad se puede afirmar que la fuente primigenia es de la primera mitad del siglo I. ¡Tiempos de Augusto!

Casualmente se sabe que Vipsanius Agrippa, mano derecha/curruña/socio de Augusto y artífice de la mayoría de sus victorias hizo un levantamiento y mapa del imperio y luego de su muerte el propio Augusto lo mandó a grabar en piedra; aparentemente era circular, imagino que en forma de cenefa alrededor de alguna column o algo así, no queda rastro de él. Así que probablemente la versión conservada es la resultante de aquel esfuerzo de Agrippa con algunas actualizaciones y añadidos (como los comentarios bíblicos/cristianos en ciertas zonas) que se fueron realizando a lo largo de los siglos.

Este mapa/guía es perfectamente útil aunque no tiene ni escala ni coordenadas, conociendo el nombre del destino es relativamente sencillo seguir las rutas. Para ver un poco cómo sería si lo representamos en un mapa-mapa he realizado esta recreación de la zona mostrada anteriormente buscando los nombres reconocibles y colocando líneas rojas entre ellos (el mapa base está tomado de aquí, es de 1912 y tiene la localización de los antiguos nombres):

Recreación moderna

Una recreación completa e interactiva se encuentra en OmnesViae.

Conozco a mucha gente que ignora totalmente el sistema orientación por los puntos cardinales y que de hecho se ubica en el mundo de aquella antigua manera: preguntando cuál es el próximo pueblo y cuál es la ruta para llegar a destino. Este mapa/itinerario/guía es una joya y es un milagro que todavía pueda intuirse cómo fue en su origen hace 2000 años.

Suscribirse a RSS - imperio romano