La ociosidad no conoce límites

La ociosidad no conoce límites

Para muestra: foto de 18000 ociosos (con tiempo y dinero) en 1918.