Confirmación anticipada

Un montón de fuentes noticiosas nos abruman con el novedoso descubrimiento del palacio de Odiseo, que se encontraría según el arqueólogo Thanasis Papadopulos en Exogí al norte de la isla de Itaca, en el promontorio que se ve en la imagen.

Exogi

Pero como suele suceder cuando aparecen estos titulares lo que en realidad se ha conseguido es una construcción más o menos grande de tres plantas, del siglo XIII a.C. El sitio (si se ignora la teoría de Bittlestone) y la fecha (si se ignora el detalle del eclipse) entran en el marco supuesto para la guerra de Troya y por tanto la vida de Odiseo, sin embargo, no hay ninguna relación -hasta el momento- con el ingenioso héroe de la Odisea y la noticia no pasa de ser otra utilización de nombres famosos para atraer la atención de incautos como uno. Es lo que tiene aparecer como protagonista de una obra muy antigua y muy leída (¿leída?).

Palacio Valdés

Palacio ValdésMás de un perdido o ignorante como yo habrá creído que el edificio donde veía películas de romanos -en aquellos tiempos en que ir al cine era realmente una actividad cultural- era un palacio convertido en teatro de ocasión... pero no, el teatro homenajeaba a Armando Palacio Valdés (1853-1938, imagen tomada de aquí y retocada con GIMP y GMIC), escritor muy celebrado en Avilés aunque sólo vivió su infancia allí; quizá por esa afinidad me sentí obligado al recorrer los libros del Proyecto Gutenberg a descargar alguna de sus obras para tratar de compensar el no haber leído algo de tan renombrado autor.

Leí La hermana San Sulpicio, publicada en 1889 que trata de un médico/poeta gallego que anda de turista por Andalucía y se enamora de una monja sevillana de visita en las aguas termales de Marmolejo (Jaén); la acción después se desarrolla en Sevilla. Inevitablemente refleja el tiempo en que fue escrita y algunas partes se hacen algo pesadas descriptivamente pero muchas situaciones son tan divertidas que contradicen directamente la imagen que uno podría tener de una eminencia decimononónica como Palacio Valdés. Voy a leer también Marta y María que según cuentan habla de dos visiones de Avilés y es la obra que le dió notoriedad.

Páginas

Suscribirse a Psicoexcesos RSS