El Valle, Mérida

Ferdinand Bellermann viajó por Venezuela entre 1842 y 1845 y es probablemente el más profuso pintor de paisajes venezolanos del siglo XIX. Como tantos otros alemanes, vino siguiendo el camino de Humboldt y su obra refleja la admiración que sentía por la diversidad vegetal que aquí encontraba. Estuvo principalmente en Caracas, la Colonia Tovar que se iniciaba, Puerto Cabello y Mérida. Sus cuadros estuvieron de moda en un tiempo ya remoto, sin embargo, parecen seguirse cotizando entre los plutócratas autóctonos.

Gracias al libro 'Memorias del paisaje' editado por la Galería de Arte Nacional con ocasión de una exposición de la obra de Bellermann realizada entre fines de 1991 y principios de 1992, dispongo de algunas reproducciones que pienso contrastar con la realidad actual. Dicen que Bellermann pintó muchos cuadros de memoria, años más tarde (1870) y que pintaba siguiendo cánones paisajistas de su época más que representando lo que veía directamente. En cualquier caso, es el único -creo- testimonio visual de esa época pretérita y poco documentada.

Un ejemplo: cuando uno ve esta imagen, que titulan en el libro 'Valle en la sierra de Mérida', inmediatamente se nota que se trata de El Valle, ahora más popularmente conocido como La Culata, al noreste de Mérida:

El Valle según Bellermann

Sin embargo, cuando uno se encuentra allí, en el probable sitio de la ejecución pictórica, la cosa no se ve tan clara (la fotografía está tomada desde el monumento a Bolívar erigido en 1842, y si no fue desde allí mismo donde Bellermann pintó, fue muy cerca, aunque todo el borde de la meseta merideña está tan lleno de casas que resulta improcedente encontrar el sitio exacto). En primer lugar ¿cómo es que hay más árboles ahora que entonces?

El Valle en 2006

Luego, es evidente el toque dramático que le puso Bellermann tanto por el color como por la exageración de las pendientes que rodean al río Mucujún. La mesa que aparece al centro del cuadro parece ser la que ahora llaman Vallecito, pero no es tan evidente como entonces. Increiblemente, el trazado del río es prácticamente igual. La carretera trasandina que permite el acceso a Mérida actualmente pasa por la ladera de la derecha, y de hecho, toda la vertiente visible corresponde al tramo de la muy popular Vuelta de Lola que constituye la principal entrada de la ciudad. La ladera izquierda, despoblada en el cuadro de Bellermann está llena de edificios ahora. Aunque las nubes en el fondo sobre los picos parameros siguen siendo similares, algo ha cambiado en 160 años.