Festín belga

Enviado por eloy cano castro el Mié, 22/10/2008 - 04:40
Entre los muchos deleites que produce la lectura de las aventuras de Asterix, el Galo (sitio oficial), creo que uno de los mayores es el acertado uso -bastante frecuente- del anacronismo. Como cuando aparecen los perfiles de sus autores (Uderzo y Goscinny) en bajorrelieve en un friso romano; se toma té a las cinco en punto en Britania; un druida espía tiene las facciones de Sean Connery o el tráfico es infernal en Lutecia. Acabo de releer Asterix en Bélgica de 1979, que parece estar orientado a cordializar con ese país, dado que la trama conduce a un empate en valentía entre los dos pueblos. En el episodio se inventan las papas (o patatas) fritas que según es fama salieron de Bélgica, aunque hayan llegado allí 1500 años después de la época representada en las aventuras. Por supuesto, hay muchas alusiones a las cosas belgas, de las cuales sólo puedo captar las que se refieren a los aspectos más famosos, pero en el caso de esta escena del infaltable banquete galo es muy evidente el aire de Pieter Bruegel que se verá al hacer clic en la imagen. Festín belga de Goscciny
Etiquetas
Categorías