La basura es un tesoro

Enviado por eloy cano castro el Dom, 02/05/2010 - 16:35
No sé qué será de la vida de Ofelia Suárez pero una búsqueda me permitió localizar su tesis de 1990 "Aprendizale socio-ecológico adulto", donde describe su experiencia de reciclaje en Canoabo con gran detalle (páginas 63 y siguientes), incluidos los malos ratos debidos a la mentalidad cerrada de ciertos profesores universitarios. Décadas después de su intervención, mucha gente la recuerda, pero la basura sigue siendo basura en aquellos mismos lugares donde intentó convencer a la población de que la "basura es un tesoro", que era el nombre que le daba a su empeño. Es por supuesto una referencia directa cuando uno se consigue con proyectos como el de Justin Gignac, (vía) autocalificado artista, quien increíblemente ha montado el negocio de vender la basura de Nueva York, eso sí, empaquetada en un cubo trasparente y con esta garantía: "Recogida a mano en las fértiles calles de Nueva York". Cada cubo como el de la foto, que fue enviada por Rafael Schneider desde Suiza, cuesta $50, y también tiene 'ediciones especiales', con basura de ciertos eventos, a $100. Hasta el momento, ha vendido más de 1200 cubos de basura, por lo que para Gignac, efectivamente la basura resultó un tesoro. Cubo de basura Por supuesto, lo más impresionante es que hay gente que compra tal cosa y están encantados además. Pero el talento de Gignac no se queda ahí; también ha montado otros dos proyectos en los que vende dibujos (no muy buenos) de cosas que quiere tener; la lista de dibujos vendidos es muy larga; sólo le ha costado un poco vender un dibujo de unas bolsas que representa "un poquito de shopping en Soho" que cuesta $2500 (todos estos precios son dólares USA; no es juego). Conozco mi incapacidad empresarial, pero este caso la hace evidente de un modo inmisericorde.

Comments

Etiquetas
Categorías
The website encountered an unexpected error. Please try again later.