Lo oculto está de moda

Aunque Maurizio Seracini tiene ya treinta años tras la Batalla de Anghiari, mural desaparecido de Leonardo, en estos días la noticia está recorriendo los medios como si fuese novedad. Lo que sí es nuevo según parece es que Seracini ha conseguido el financiamiento para llevar a cabo los costosos estudios, radiografías, termografías, y cuanta cosografía haya, que confirmen lo que él sospecha desde hace tanto tiempo y que curiosamente parece ser cierto.

Seracini tiene una compañía llamada Editech dedicada a este tipo de cosas, y se ha hecho un nombre con el análisis de la Adoración de los magos, aunque es posible que más renombre adquiriese por las referencias a su trabajo que aparecen en el libro que ha reventado los números de ventas en los últimos años (y que no nombraré para no contribuir con la inmerecida fama que tiene). En la 'Adoración...' descubrió dibujos originales de Leonardo que fueron cubiertos por la pintura que ahora se ve y que -según Seracini y otros- cambian el sentido de la obra.

El Palazzo Vecchio

El asunto es que a Leonardo se le encargó un mural gigantesco en el edificio que resalta en la foto (gracias a Ivan Sgualdini, que estuvo por allí). No he podido conseguir planos, pero el mural estaría situado en la pared interna del Salón de los Quinientos que conforma la esquina medio visible en la planta baja. Cuentan que Seracini ha demostrado que el actual mural fue pintado por Vasari en 1563 sobre una pared "nueva" (la izquierda en la fotografía inferior) separada por entre 1 y 3 centímetros de la original del edificio y que sería la que todavía tendría restos de la Batalla de Anghiari de Leonardo (en 1506), un fresco como tres veces más grande que la Última cena y con problemas de preservación similares, razón por la cual le habrían encargado a Vasari la remodelación.

El interior del Salón de los Quinientos

Ahora que dispone de plata, es de esperar que pronto aparezca aunque sea un retazo de la famosa obra perdida y será interesante ver cómo hacen los florentinos para aprovechar el descubrimiento (asumiendo que queda algo del mural) y mostrar la obra detrás de la pared y mural actuales, que supongo no eliminarán.