Un siglo de vistas aéreas

En esta nota de prensa presentan unas pocas fotografías tomadas por Eduard Spelterini (nacido Eduard Schweizer), quien desde 1887 hizo una cantidad de viajes en globo, en un principio como atracción acrobática (con acróbata incluida) y a partir de 1893 llevó una cámara con la que fotografió montones de sitios por primera vez desde esa aérea posición.

Complementaba sus ingresos haciendo presentaciones de sus diapositivas, coloreadas a mano, como ésta que corresponde a la mezquita-mausoleo de Al-Ashraf Saif al-Din Enal, uno de los sultanes mamelucos de Egipto, que comenzó su mandato en 1453.

Al-Ashraf Inal

La imagen es de 1904, y el monumento parece estar en medio del desierto. Lo cierto es que estaba en El Cairo, y me picó la curiosidad por ver cómo se encontraría ahora si es que se podía encontrar, y por cierto no fue fácil, porque según parece no está entre los recorridos turísticos principales. Resulta que está en el lado norte de la llamada Ciudad de Los Muertos, un cementerio de aquella época cuyas tumbas y demás espacios están ahora habitados -por vivos- desde los años setenta.

A pesar de lo apretujada que está la gente en todo el sector, se podría decir que el terreno de este monumento se mantiene prácticamente igual, aunque por supuesto ya no se percibe nada desértico.

Al-Ashraf Inal, 2009

La otra vista corresponde a la foto satelital extraída de GoogleEarth, tratando de colocar el mismo ángulo. Las sombras delatan que la foto de Spelterini fue tomada en la tarde y la satelital en la mañana (el norte está hacia la izquierda); por la longitud de las sombras se podría deducir también la época del año pero mi ociosidad llegó hasta aquí.

Comentarios

¿habrá utilizado un globo o un biplano para esa foto? es interesante considerando la escasa sensibilidad de los negativos en esos días...

EN globo, obtuvo su licencia en francia etc etc etc... tremenda proeza en esos días, pilotear y fotear a la vez...

Según parece el equipo fotográfico pesaba más de 40 kilos...tiene su mérito. Pero las fotos "no tienen precio".