Ocupación

Continuando con esa especie de obsesión que ya manifesté anteriormente he vuelto a realizar una nueva aproximación a la representación de las áreas mayormente urbanas que se han desplegado alrededor del Lago de Valencia (entre Tinaquillo y San Juan de Los Morros, por decir algo) que según la percepción que uno tiene parecieran llenar todo el territorio. La novedad ahora es que he utilizado la herramienta interactiva UMap a cuyo mapa (monocromo esta vez) le he agregado los polígonos actualizados de las zonas pobladas. Es un trabajo realizado subjetivamente, aunque he intentado ser coherente. No tan subjetiva es la información extraída automáticamente de OpenStreetMap (OSM) que en este caso se limita a las autopistas (en rojo oscuro) y a los nombres de las poblaciones (en naranja).

Ver en pantalla completa

El resultado es más o menos similar, pero la posibilidad interactiva hace muy manejable el mapa. Ahora es cuestión de ir agregando información para enriquecerlo. Por cierto algunas discrepancias -que no son graves- en nombres de ciudades y pueblos se deben a la naturaleza multiautoral del proyecto OSM.

12

Doce

Pasatiempos geográficos

Cientos de formas de entretenerse o perder el tiempo ha de haber en Internet así que esta breve lista puede pasar desapercibida. Se trata de los sitios que me parece entretienen y con algo de suerte permiten aprender algo de la geografía planetaria.

Frapé de mapas

Este sitio permite esbozar un contorno en un mapamundi, cualquier contorno poligonal, y en un segundo mapa ese contorno puede compararse con otro lugar del la tierra. Para probar, hize estas comparaciones de Venezuela con diversos lugares:

Comparación

No sé qué tan preciso sea, me causa dudas la magnitud que alcanza Venezuela sobre Canadá e Islandia. En todo caso, sirve para mejorar las ideas que uno tiene sobre otros países.

No conoces África

Este es un juego interactivo que en un lapso dado va mostrando nombres de países y consiste simplemente en encontrar en el mapa el país correspondiente. Es útil para darse cuenta de lo poco que uno conoce África (que tiene más de 50 países), pero también tiene otras posibilidades como Asia, América, etc.

Africa

Geo adivina

Aquí conviene tener una conexión rápida. Geoguessr muestra una imagen de StreetView de cualquier lugar del mundo -también permite movimiento- y pide que encontremos en un mapa el punto donde se encuentra. El mayor inconveniente es que a pesar de lo aleatorio o precisamente por eso la mayor parte de las imágenes son de carreteras desoladas en lugares inmensos (Canadá, USA y Australia mayormente), como la que se ve aquí:

Geoguessr

El juego consiste en cinco imágenes por tanda, con un máximo de 25.000 puntos. El puntaje depende de la distancia entre nuestra suposición y el sitio real. Otra opción es Earth Picker, casi idéntico, pero las imágenes no son tan aleatorias y aparecen normalmente sitios muy visitados y generalmente reconocibles.

A falta de un viaje real (que es poco menos que imposible desde donde me encuentro), es entretenido pasear por el mundo como quien va en auto y no puede apearse.

Dónde en Google Earth

Aquí se trata de una competencia en la que semanalmente se publica una imagen tomada de Google Earth, como ésta por ejemplo:

La isla de Torba

Y uno simplemente debe encontrar el lugar y escribirlo en un comentario. La laguna de arriba es el cráter del volcán Gharat en la isla de Gaua/Santa María, sitio distante de todo, incluso de la capital de Vanuatu.

Hay varias versiones de este tipo de juego pero esta me parece bien organizada: todas las semanas (los viernes) se publica a la misma hora, los martes se da una pista (que no siempre ayuda) y el siguiente viernes se dan los resultados y se coloca la siguiente imagen. Gana dos puntos quien haya encontrado la respuesta correcta antes de la publicación de la pista, si es después, un punto. Así se van acumulando puntos y cada diez semanas se cumple una serie con los ganadores que obtengan más puntos.

Esta especie de juego tiene varias cosas interesantes, entre ellas la que encuentro más atrayente es la de extraer información de una simple imagen y a partir de allí sacar conclusiones sobre su localización. Se pueden pasar muchas horas buscando un lugar si las conclusiones son precipitadas o simplemente incorrectas. Pero también se aprende mucho sobre la geografía de países ajenos (hasta ahora no ha aparecido ninguna imagen de Venezuela).

Desde que participo en este pasatiempo/juego/concurso se han colocado todas las imágenes que se pueden ver en esta lista:

WoGE, últimos juegos

Stáritsa

Uno tiene la idea de que Rusia es mayormente llana y al revisar la cuenca del Volga (la tierra rusa por excelencia) esa idea se corrobora escandalosamente. El río Volga nace apenas a 270 metros de altitud sobre el nivel del mar y recorre más de 3200 kilómetros hasta su desembocadura en el Mar Caspio, a 28 metros bajo el nivel del mar. Si puede haber una definición de planicie en forma de río, es esa.

Cuando Prokudin-gorsky -en 1910- anduvo fotografiando por esos lares pasó por Stáritsa, una pequeña ciudad a poco menos de 200 kilómetros del nacimiento del Volga, fundada en 1300, y gracias a fotografías como esta -abajo- podemos ver que conservaba mucho del esplendor que alcanzó en el siglo XV cuando la gobernaba Vladimir, cuyo destino a manos del zar -su primo Iván- contribuyó a su merecido apodo 'El Terrible'.

Staritsa 1910

Fue Vladimir quien construyó la Abadía de la Asunción que está en la orilla izquierda del río, así como la Catedral de Boris y Gleb que según cuentan era hermana de la moscovita San Basilio. Pero fue reemplazada a principios del siglo XIX por un edificio neoclásico desde cuya torre fue tomada la foto anterior por Prokudin-Gorskii. Esperando ver en moderno color la estupenda vista busco una toma reciente del sector y veo dos cosas: una, que el estado general del pueblo es de decadencia, todos los edificios antiguos están abandonados. Otra, que Nikitin_Sergey estuvo por allí apenas el año pasado y tomó la siguiente foto, no desde la torre de la catedral más probablemente desde el puente que une las dos partes de la ciudad y con algo de acercamiento; pero se puede ver el mismo sector aunque en invierno y observar los cambios de apenas 100 años.

Staritsa 2014

La huella del imperio

Un terremoto destruyó el pueblo jordano de Madaba en el año 746 dejando en ruinas entre otras cosas una iglesia cristiana por cientos de años. Un edicto del sultán Soleiman, c. 1540, permitía en estos casos a los cristianos griegos (ortodoxos) reconstruir sus templos según la posición y la forma que tenían (no parece sin embargo que permitiesen edificar nuevos). Así que cuando en 1892 se dieron las circunstancias apropiadas el Patriarca de la zona solicitó autorización para restaurar aquella iglesia. En 1896 ya se había realizado el nuevo techo y se procedió a limpiar el piso, cubierto hasta el momento por cascajos y restos; fue en esa limpieza que se descubrió un mosaico oculto hasta entonces:

Mosaico Madaba

Aunque incompleto, el mosaico de Madaba resultó contener el mapa más antiguo de Palestina. Cuando estaba completo representaba prácticamente todo el territorio cercano a la costa mediterránea desde Egipto hasta el Líbano. Además está anotado, contiene los nombres de los lugares (en griego), aparecen Belén, Hebrón, el Mar Muerto, y otros ciento y pico sitios más incluyendo el delta del Nilo. Lo más llamativo sin embargo es la ciudad de Jerusalén que contiene detalles como calles y templos, y es justamente eso lo que ha permitido datarlo entre 540 y 570 porque aparecen ciertas cosas y otras no.

Jerusalén

Según los que saben de eso, la configuración de la ciudad es totalmente romana. Las calles principales, las puertas y la situación de los edificios principales han sido identificados. Incluso la representación del mosaico ha servido como referencia en excavaciones recientes (y también para precisar la localización de otras ciudades, como Askelón). En suma, para el siglo VI la estructura de la ciudad era romana con algunos edificios bizantinos añadidos, pero en la imagen destaca por su ausencia -como era de esperar- el templo de Salomón/Herodes, porque fue destruido en 70 d.C.

Un estudio reciente (ver también) propone que la columna visible cerca de la Puerta de Damasco (izquierda de la imagen) es un gnomon en lo que sería un gran reloj solar, romano también.

Un estupendo recuento de las características romanas de la ciudad se puede leer en este artículo de Carole Raddato del cual tomo esta foto que dice más que mil palabras:

Pavimento del cardo oriental

Se aprecia que muy por debajo del actual nivel de la plaza frente al Muro de los Lamentos -unos tres metros al menos- se ha encontrado el pavimento del cardo oriental, la calle con pórticos visible en la parte alta (este) de la imagen. Por lo tanto... no parece sensato seguir manteniendo que el muro alrededor del Monte del Templo sea herodiano. No será hasta que se hagan excavaciones en el propio Monte que se determine el alcance de la obra de Adriano; pero luce altamente probable que las dos mezquitas allí existentes fueron asentadas sobre las fundaciones de los templos romanos. Es notable que ambas mezquitas son casos extraños, la situada al sur, Al-Aksa tiene la configuración de una basílica romana de tres naves y la otra, el famoso Domo de la Roca, es octogonal!.

El punto es: prácticamente todos los vestigios de la vieja ciudad que han resistido el paso del tiempo son de época romana o posterior. La ciudad construida sobre las cenizas de la antigua Jerusalén y evidenciada en el mosaico, fue definida totalmente en los años 130s por Adriano (o sus delegados e ingenieros, que para el caso es lo mismo), ciudad que llamaron Ælia Capitolina. Incluía un templo dedicado a Júpiter que aparentemente estaba situado sobre el antiguo templo judío, y encima de éste edificaron las actuales mezquitas. Dicho de otro modo, no queda nada de la ciudad anterior a la destrucción del año 70

Parece que la impronta de un imperio puede durar algo más de un milenio ... o dos.

De los cambios

Dicen que no se debe regresar al sitio donde se fue feliz; que es un poco como decir que nunca se vuelve al pasado por más que recorramos un cierto lugar de nuevo. Prueba de ello -quizás- es esta comparación de un lugar visitado con varias décadas de distancia. Se trata de la vía La Victoria-Colonia Tovar, vista en la primera imagen cuando era más de polvo que de tierra y sólo los 'colonieros' subían por allí (de hecho, el haber llegado hasta ese punto -a unos 1100 m.s.n.m. con el vehículo que aparece en la imagen fue toda una proeza).

1972

Esta zona es de las que menos ha cambiado en una región en que todo ha cambiado (a peor). En cualqueir caso la subida hacia la Colonia Tovar sigue siendo una de las más inclinadas de que se tenga noticia en Venezuela, lo que probablemente contribuya a su encanto.

2014

En este par de fotos (ambas tomadas por Ernesto Andreu) que constituyen una especie de 'juego de las diferencias' se pueden observar muchas, la más notable de las cuales es la reciente capa de asfalto, pero también hay unos kilos de más que -espero- no se noten mucho...

Unas líneas de Hamlet

Nunca he visto Hamlet ni en teatro ni en cine. Y habría que tener muchas ganas para hacerlo porque dicen que la obra completa dura cuatro horas y no es cosa de gastar tanto tiempo en existencialismo ajeno. Pero por ahí por la nube de la (in)memoria me pasa un recuerdo del famoso soliloquio del tercer acto hablado en la lengua de Quevedo que de alguna manera me parecía hasta mejor que el original, de ahí la curiosidad. En la cajita de etiquetas al lado de esta escasa remembranza aparece el nombre Pedro de Alarcón. Pensé que tenía suficientes elementos para buscar en la -ahora popular- nube de memorias compartidas y así leer la versión que disparó el recuerdo.

No resulta tan sencillo, pero permite una visión del trabajo de traducción y sus dificultades. Primero, la propia versión original está en discusión, como puede verse en la imagen se conservan tres textos (bastante) diferentes.

Versiones de Hamlet; fuente: Wikipedia

Pero digamos que hay una versión aceptada en inglés, que es así (tomada del texto completo en una página):

HAMLET:
To be, or not to be: that is the question:
Whether ’tis nobler in the mind to suffer
The slings and arrows of outrageous fortune,
Or to take arms against a sea of troubles,
And by opposing end them? To die: to sleep;
No more; and, by a sleep to say we end
The heart-ache and the thousand natural shocks
That flesh is heir to, ’tis a consummation
Devoutly to be wish’d. ...

Me quedo sólo con la primera parte, porque el monólogo se alarga un tanto y para fines de muestra translatoria es suficiente. Que los versos no son muy digeribles ni en idioma original se evidencia por ejemplo en esta explicación (tomada del sitio mencionado): [To be, or not . . . wish'd: To go on living or end my life: that is the question. Is it nobler to suffer the pain of misfortune or to take action against this pain. Death brings eternal sleep, which supposedly ends suffering. That is an outcome to be wished for.] Que viene diciendo más o menos esto: Vivo o acabo con mi vida: esa es la cuestión. Es más noble sufrir el dolor del infortunio o enfrentar ese dolor. La muerte trae un sueño eterno que supuestamente termina con el sufrimiento. Ese es un resultado deseable.

Hay unas listas ( 1, 2) de traducciones al español que comienza en 1772 y llegan hasta fines del siglo pasado, y quizá no sean exhaustivas. De las que se consiguen en la nube mostraré algunas. La más accesible, se encuentra en la Biblioteca Virtual Cervantes está firmada por Inarco Celenio, que resulta ser un seudónimo de Fernández de Moratín, es de 1798 y reelabora el pasaje de marras en un estilo rebuscado como hay pocos:

Existir o no existir, ésta es la cuestión. ¿Cuál es más digna acción del ánimo, sufrir los tiros penetrantes de la fortuna injusta, u oponer los brazos a este torrente de calamidades, y darles fin con atrevida resistencia? Morir es dormir. ¿No más? ¿Y por un sueño, diremos, las aflicciones se acabaron y los dolores sin número, patrimonio de nuestra débil naturaleza? Este es un término que deberíamos solicitar con ansia.

Guillermo Macpherson (se tradujo hasta el nombre) hizo lo propio un siglo después (1873) que parece ser literal o apegado al original e incluso en cierto tipo de verso pero cuyo resultado es (casi) ininteligible.

Ser o dejar de ser: he ahí el problema
Si es con arreglo a la razón, más noble
Sufrir los golpes, los agudos dardos
De atroz fortuna, o terminar la lucha
Armas haciendo contra un mar de penas.
Morir: dormir; no más; y con un sueño
Pensar que concluyeron las congojas,
Los mil tormentos de la carne herencia,
Término es que apetecer se debe.

En este sitio colocan esta versión atribuida a Rafael Pombo, que mantiene el espíritu y con un estilo audaz:

¡Ser, o no ser, es la cuestión! -¿Qué debe más dignamente optar el alma noble entre sufrir de la fortuna impía el porfiador rigor, o rebelarse contra un mar de desdichas, y afrontándolo desaparecer con ellas? Morir, dormir, no despertar más nunca, poder decir todo acabó; en un sueño sepultar para siempre los dolores del corazón, los mil y mil quebrantos que heredó nuestra carne ¡quién no ansiara concluir así!

Este mismo año se ha encontrado un Hamlet de León Felipe, pero no hay más detalles. Finalmente, en este blog aparece la que me parece más balanceada:

Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin? Morir, dormir… nada más; y con un sueño poder decir que acabamos con el sufrimiento del corazón y los mil choques que por naturaleza son herencia de la carne. Es un final piadosamente deseable.

Y queda pendiente localizar la versión de Pedro Antonio de Alarcón si es que existe porque me da la impresión de que el recuerdo aquel podría ser impreciso si es que no simplemente ficticio.

XIIII de Adriano

Media lápida

Cierto revuelo (1, 2, 3... etc.) ha ocasionado el descubrimiento o más bien publicación del descubrimiento de un bloque de piedra en Jerusalén, o más bien lo que queda del bloque pues se trata solamente de la mitad del original ya que la otra mitad había sido descubierta en el siglo XVIIII y por añadidura fue horadado en algún momento para cubrir una cisterna como es bastante evidente.

La inscripción en alfabeto latino, una vez juntadas las dos piezas e interpretadas por quien no sabe de eso, dice:

Al emperador César Trajano Adriano Augusto, hijo del divino Trajano Pártico, nieto del divino Nerva, Pontífice máximo, en su XIIII potestad tribunicia, III consulado, Padre de la Patria, la Décima Legión Fretensis Antoniniana (dedicó el monumento)

Aparte de testimoniar una vez más la relación de chupamedismo entre una tropa y un dictador, el texto muestra que la Legión dedicó tal zalamería a Adriano con ocasión de su visita a Jerusalén colocando probablmente la gigantesca inscripción en un arco en una de las entradas de Jerusalén (y parece que había varios arcos similares). Se sabe que Adriano viajó por casi todas las provincias del Imperio y en ese recorrido había estado en Palestina, pero la fecha era aproximada, la inscripción deja claro que se trataba del año 14 de Adriano como tribuno, lo cual -parece ser- corresponde al año 130 d.C.

Esto quiere decir que la visita fue anterior a la famosa revuelta judía de 132-135 y quién sabe si en alguna medida provocada por la presencia del emperador. Porque para esa época nada quedaba de la ciudad y Adriano se propuso crear una nueva ciudad al estilo romano, que los infaltables chupamedias nombraron usando su segundo nombre Elio (o Ælius): Ælia Capitolina. Unas fuentes dicen que se proponía restaurar el templo judío y que unos envidiosos le hicieron cambiar de idea; más creíble parece que siguió su plan de construcciones monumentales como había hecho en otras partes del Imperio. Según cuentan, hizo construir las principales calles de la nueva ciudad y algunos templos; uno a Venus/Afrodita y al menos otro a Júpiter. Tanto las calles como los templos siguen siendo de cierta manera hitos de la ciudad actual: donde estuvo el templo de Venus se encuentra la Iglesia del Santo Sepulcro, y en un lugar no precisado pero dentro de la explanada que constituye el denominado Monte del Templo el templo de Júpiter y aseguran que también existía allí una estatua ecuestre del propio autócrata. Supongo que eso es suficiente para enervar a algunos fanáticos judíos y fomentar el sangriento levantamiento que vino después (también puede ser que la construcción de esos templos se hiciese justo en los sitios considerados sagrados por los judíos y los pocos cristianos que hubiese en la época).

Quienes dedican la placa pétrea son los componentes de la legión 10ª Fretensis, que como el resto de las legiones imperiales son célebres por la cantidad de masacres que perpetraron. Tenía sede en Jerusalén y se han encontrado pequeños trozos de cerámica que atestiguan su presencia allí, este bloque inscrito parece ser la prueba de mayor tamaño hasta ahora.

Como se aprecia en la imagen el número 14 está representado como debería ser con el signo de diez más cuatro signos de unidad: XIIII. Resulta que la enrevesada manera de representar los números romanos que implica restas cuando en la lectura -de izquierda a derecha- se encuentra un signo de valor menor que el siguiente (IV en lugar de IIII, o IX en lugar de VIIII) es una argucia que desarrollaron quienes debían escribir con frecuencia los números y no era la regla general. Mucho fastidio se habría evitado en las escuelas si simplemente se hubiese seguido la norma que supongo original: los signos de mayor valor primero y a continuación el de mayor valor restante y así sucesivamente. Sólo se usaban siete signos, I, V, X, L, D, M, no era un sistema posicional y es de lo peor que se pueda concebir para realizar operaciones matemáticas... ¿cómo es que todavía se siguen utilizando tales números? ¿Misterio?

Misterio es que habiendo sido derruida la ciudad entera de Jerusalén y construida una nueva sobre sus restos, no queden suficientes evidencias como para saber dónde residía la legión 10ª, o dónde se encontraba el templo de Júpiter y quienes habitaron la ciudad (pues Adriano expulsó a los judíos). ¿No son las actuales murallas del Templo del Monte construidas por los romanos? Esa posibilidad -si no certeza- tiene implicaciones importantes para la ubicación del desaparecido Templo judío construido por Herodes, como se ha notado antes en alguna parte.

Dos mil años después, en honor del imperio perdido pero siempre deseado seguimos utilizando sus números y la relación entre autócratas y chupamedias sigue intacta, debe ser porque el desbalance de poder entre unos y otros es exagerado, así que lo que pudiera ser una simple solución para reducir la adulación (distribuir el poder) aun continúa siendo irrealizable en muchos lugares del planeta.

Ejército perdido

Cambises II, hijo y sucesor de Ciro el Grande, entró -y no de visita- en Egipto en 525 a.C.; tras conquistar Menfis asesinó al faraón Psamético y se hizo coronar con los símbolos y prosopopeya egipcia. No conforme con el delta del Nilo envió tropas al sur a conquistar Kush, una aventura que terminó mal por falta de alimentos y agua, aunque el ejército diezmado pudo regresar a Tebas. Un segundo destacamento fue enviado contra el oráculo de Amón en el oasis de Siwa (al oeste y lejos de Menfis) del que nunca más se supo. Prácticamente la única fuente que resta del destino de esa gente es la que hace Heródoto (quien dice se componía de 50.000 hombres):

De las tropas que fueron destacadas contra los Amonios, lo que de cierto se sabe es, que partieron de Tebas y fueron conducidas por sus guías hasta la ciudad de Oasis, colonia habitada, según se dice, por los Samios de la Fila Escrionia, distante de Tebas siete jornadas, siempre por arenales, y situada en una región a la cual llaman los Griegos en su idioma Isla de los Bienaventurados. Hasta este paraje es fama general que llegó aquel cuerpo de ejército; pero lo que después le sucedió, ninguno lo sabe, excepto los Amonios o los que de ellos lo oyeron: lo cierto es que dicha tropa ni llegó a los Amonios, ni dio atrás la vuelta desde Oasis. Cuentan los Amonios que, salidos de allí los soldados, fueron avanzando hacia su país por los arenales: llegando ya a la mitad del camino que hay entre su ciudad y la referida Oasis, prepararon allí su comida, la cual tomada, se levantó luego un viento Noto tan vehemente e impetuoso, que levantando la arena y remolinándola en varios montones, los sepultó vivos a todos aquella tempestad, con que el ejército desapareció: así es al menos como nos lo refieren los Amonios.

Y así nació la leyenda/tradición del ejército perdido de Cambises aunque basta leer a Heródoto para notar que insiste en eso dicen y si creemos a los Amonios; así que desde el mismo inicio había dudas al respecto.

Se puede componer una larga lista con toda la gente que ha buscado el sitio donde se supone enterrado todavía el numeroso ejército, las más recientes, por ejemplo, en el año 2000 notificado al Consejo de Antigüedades de Egipto, sin resultado; en 2009, un desacreditado descubrimiento que incluía dagas y puntas de flecha de la época de marras. Otro grupo -probablemente mayoritario- supone que toda la historia herodotiana es un cuento/mito.

El último en anotarse es Olaf Kaper de la Universidad de Leiden, quien ha excavado en el oasis de Dakhla a unos 350 km. al oeste de la antigua Tebas y encontró -según él- los nombres completos de un poco conocido faraón Petubastis III, quien era el líder del oasis y aparentemente comenzó una rebelión contra los persas.

Con eso y los pocos indicios que existen sobre Petubastis, Kaper proclama con bastante arrogancia que ha resuelto el misterio: el ejército no habría desaparecido sino que fue vencido por Petubastis, y fue Darío (sucesor de Cambises) quien inventó lo de la tormenta de arena para ocultar la derrota (hay alguna diferencia entre 'el ejército se perdió' y 'el ejército perdió'). Que es una interesante idea, sin embargo quedan algunas discrepancias que pueden ser debidas a mala información de Heródoto, pero discrepancias al fin.

Distancias egipcias

Una, que Petubastis gobernó entre 522 y 520 a.C. mientras Cambises murió justamente en 522. No sería entonces Cambises quien envió el ejército, o bien lo envió y murió después. Por cierto que en la muerte de Cambises hay mucho por descubrir (nada raro si los asesinatos de ayer mismo quedan sin resolver...), pues se la atribuyen a diversas personas -incluido él mismo-, pero el primer sospechoso es precisamente Darío, el supuesto inventor de la arenosa tempestad.

Otra. Si el ejército persa dominó primero el delta del Nilo, y no fue sino con gran trabajo que llegaron a Tebas, y si querían acabar con el oráculo de Amón en Siwa... ¿no es extraño que se hayan decidido a ir por la ruta más larga y complicada? De nuevo, puede ser que no era esa la misión, sino que iban a acabar con la rebelión de Petubastis en Dakhla... la cuestión es: ¿Hay suficientes elementos para creer la versión de Kaper en lugar de la de Heródoto de toda la vida?

Páginas

Suscribirse a Psicoexcesos RSS