Nubes sobre el Terepaima

Body: 

Vista del valle del Río Turbio desde Santa Rosa, en Barquisimeto.

Micénicos en Escandinavia

El artículo se titula La edad del bronce en el sureste de Suecia. Evidencia de viajes a larga distancia y un avanzado culto al sol pero creo que llegué a descargarlo por un enlace algo más escandaloso, como el título de esta nota; en fin, estaba allí y lo leí porque ya desde el resumen anuncia que los micénicos -de, pongamos, 1500 a.C.- antes incluso de pelear en Troya llegaron a Escandinavia y que quedan pruebas de ello.

Sus autores son Nils-Axel Mörner y Bob G. Lind. Comienzan explicando que la edad del bronce comenzó mucho antes en el Mediterráneo y que su aparición en Suecia alrededor de 1750 a.C. muestra "una evolución entre la inexistencia del comercio y los viajes y la apertura del comercio y los viajes". Tal surgimiento del bronce está marcado por estos eventos -según Mörner y Lind-:

  • Repentina aparición de objetos de bronce en Suecia
  • Repentina aparición masiva de ámbar en las tumbas micénicas
  • Aparición de petroglifos con grandes barcos en Suecia

De allí y sin más argumentos llegan a la conclusión de que los micénicos llegaron en grandes barcos cargados con objetos de bronce a intercambiarlos por ámbar.

Además de la conclusión pre-anunciada, hay un par de cosas que hacen sospechar mucho de la seriedad de tal trabajo. Una, que al menos el 95 % de las referencias son a trabajos de los mismos autores, cosa sospechosa donde las haya. Y otra, que la mitad del opúsculo se va en un análisis de un supuesto culto al sol manifestado en las obras megalíticas del sur de Suecia que no tiene nada que ver con el asunto micénico y por otra parte es también discutible si no llanamente descartable.

Micenas-Ystad

La idea del contacto es por supuesto muy llamativa, tan llamativa como el trayecto marítimo que haría falta recorrer entre Micenas e Ystad, levemente resaltado en la imagen. Y es que debe haber por lo menos dos docenas de explicaciones alternativas a la planteada por Mörner y Lind.

Una búsqueda da como resultado algunos datos sobre estos autores que no son precisamente alentadores. El autor de Aardvarchaeology hace mofa de ambos autores y con algo de sorna dice de Lind que es "homeópata". Lo cierto es que el hombre es persistente y ha hecho bastante ruido hasta que logró publicar en una revista -aparentemente- evaluada.

En cualquier caso, este artículo sirve para acercarse a Ales Stenar, las piedras de Ale, un sitio que cualquier seguidor del Inspector Wallander conocerá porque está muy cerca de Ystad, centro de las actividades de este policía sueco creado por el escritor Henning Mankell.

Ales Stenar está situado en un promontorio espectacular en lo que debe ser el punto más sureño de Suecia y es muy visitado. Gracias a eso disponemos de esta imagen (de Balázs Suhajda) en la que se aprecia la escala de este grupo de piedras organizadas en forma de "barco" y que se supone sea un sitio funerario de alrededor del año 700 d.C.

Ales Stenar

Sin embargo, Lind insiste en que se trata de una construcción de la edad del bronce, que sus piedras están alineadas con los solsticios, etc. Pero, esas piedras fueron colocadas en su posición actual tras una restauración y no parece haber ninguna seguridad sobre su posición original y por lo tanto de sus posibles alineaciones astrales. Hay otros lugares similares aunque éste es uno de los mayores (67 m. de longitud) y todos están fechados en la época pre-vikinga de Escandinavia.

Los jardines colgantes de Nínive

El libro sale en julio, pero gracias a esta nota de prensa donde se adelanta el precio ($35) y el número de páginas (352) y a esta amplia reseña de John Henzell podemos acercarnos a esta idea rompedora que Stephanie Dalley investigadora en asiriología de Oxford publicará en esa fecha. Realmente ya la había publicado en 1993 pero sigue siendo atractiva y hasta novedosa por esto de que las noticias se van muriendo periódicamente y alguien se ocupa de resucitarlas.

Los famosos jardines de Babilonia son atribuidos a Nabucodonsor II (604 a 562 a.C.) y habrían sido construidos junto al Éufrates, con unas dimensiones que difícilmente pasarían desapercibidas, de más de 100 metros por lado. Lo curioso es que viajeros bastante chismosos como Herodoto, Plinio o Jenofonte que estuvieron en Babilonia no los mencionan. Y por otra parte, Nabucodonosor dejó registros escritos de otras obras pero no de tales jardines.

Dalley busca la fuente original de la leyenda de los jardines colgantes de Babilonia y concluye que todas las relaciones conocidas derivan de Beroso, un babilonio de época helenística que escribió en griego y de cuya obra quedan fragmentos.

Para la época que nos desocupa había dos gobiernos relevantes en Mesopotamia, Asiria y Babilonia, y según Dalley parece que los confunden con alguna frecuencia, por ejemplo en el Libro de Judith -según Henzell- aparece Nabucodonsor como rey de Asiria residente en Nínive. En otras fuentes ponen a Senaquerib, rey asirio de Nínive, a gobernar en Babilonia. En fin, lo normal entre historiadores y eruditos y lo que disculpará cualquier error o imprecisión en esta nota.

Nínive está al lado del Tigris, en la actual Mosul. Se han descubierto allí los llamados palacios de Senquerib y de Asurbanipal (o Asurpanibal, que todo puede ser) y aunque no se ve menos plana que Babilonia sí está más cerca de las montañas de donde podría haberse traído el agua para irrigación.

Juntando la confusión con la geografía y con el conocimiento de los antiguos lenguajes, Dalley cree que los antiguos y famosos jardines estaban en Nínive, habrían sido construidos por Senaquerib (705 a 681 a,C) quien además es conocido por la construcción de un acueducto y un sistema de 18 canales en aquella ciudad y aparentemente también por grandes esfuerzos de paisajismo o al menos de siembra de árboles. Un obstáculo para la teoría es que se supone que Nínive fue destruida en 612, pero Dalley cree que esas historias fueron exageras y la ciudad continuó su curso de una u otra manera.

Lo que terminó de convencer a Stephanie Dalley fue que tras un trabajo detectivesco -seguramente detallado en el próximo libro- encontró o quizá deberíamos decir miró con otros ojos una losa existente en el Museo Británico, de donde procede la imagen y en la que se puede ver un acueducto (con falsos arcos, ya que no se habían inventado los arcos propiamente dichos), canales de irrigación y muchas palmeras o árboles de algun tipo:

Bajorrelieve asirio

Esta sería la única imagen confiable de los jardines "colgantes", siempre según Dalley; fue encontrada en el palacio de Asurbanipal, nieto de Senaquerib. Además, comentan que ella atribuye la invención del llamado tornillo de Arquímedes a esta época, ingenio que se habría utilizado para subir el agua a los niveles altos de la obra. Aún no se ha comprobado tal cosa, pero...

El rapto de Amimone

Cuentan que Dánao hijo de Belo, tenía cincuenta hijas y su hermano Egipto cincuenta hijos, porque eran diferentes en todo. Tras una disputa Dánao huyó a Argos en el Peloponeso y allí asentado se presentó una gran sequía y no encontró otro remedio que enviar a sus hijas a buscar agua por toda la región. En tal empeño una de ellas -Amimone- estuvo a punto de ser violada por un sátiro -que nunca faltan- pero sus gritos alertaron a Poseidón quien la salvó lanzando su tridente que aunque esquivado por el sátiro abrió tres boquetes en una piedra y de allí empezó a salir agua (se supone que este es el origen de las fuentes de Lerna). La cosa sin embargo no le salió gratis porque Poseidón la "sedujo" y de tal unión nació Nauplio.

Por otro lado, Egipto quiso reconciliarse con su hermano imponiendo que sus cincuenta hijos se casasen con sus primas, Dánao no supo evitarlo pero ordenó a cada una que llevase un puñal y matase a su esposo en el mismo día de la boda. Todas cumplieron menos una, Hipermnestra, que se supone la mayor, porque se había enamorado de su esposo Linceo. En una versión, las cuarenta y nueve asesinas son perdonadas por Zeus y vuelven a casarse; en otra, son condenadas en el Tártaro a llenar eternamente con agua un recipiente sin fondo (o con filtraciones, quién va a saber).

Ya que Amimone significa sin culpa hay cierta confusión sobre el asunto de si es la misma Hipermnestra o una persona distinta. Suponiendo el primer caso, el matrimonio que forjó con Linceo dio origen a la reina Dánae, madre de Perseo, fundador de Micenas y origen de los dánaos (esos que no queremos ni que traigan regalos).

Muchas obras artísticas se han derivado de tales acontecimientos pero la que nos trae aquí es la versión de Albrecht Dürer (conocido como Durero en los círculos latinos) del momento aquel en que Poseidón rapta a Amimone, que por cierto no parece ser para salvarla.

Rapto de Amimone

La calidad de los dibujos de Durero siempre me ha impresionado y esta xilografía en particular (disponible en una resolución bastante decente en la BNE) tiene unos detalles espeluznantes que me han incitado a colorearla para resaltarlos. Clic en la imagen para verla en tamaño grande y apreciar mejor la diversidad de elementos y pormenores de la escena, ambientada en época medieval. La verdad es que poco importa cuál sea el mito o cuán cercana sea la visión de Durero cuando el resultado es tan esmerado.

(Y sí, ya sé que es una forma de estropear la obra, pero se me ocurre que quizá esas impresiones xilográficas pudieran tener ese fin.

Lo peor es que tengo la sensación de haber tardado más en colorear ¡con colores planos! que lo que pudo haber tardado Durero en grabar la madera original).

Ocio benedictino

Justa en inicial

Si este choque de caballeros lanza en ristre y caballos enjaezados parece medieval es porque tal dibujo fue realizado entre 1275 y 1300. Más sorprende que con todos tantos detalles que le dan un aire de tridimensionalidad -como si fuese repujado- no debe sobrepasar los cinco centímetros de diámetro.

Porque en realidad el redondel que encierra el dibujo es la inicial (una E, creo) de un párrafo -un párrafo importante, quizá un capítulo- marcado por su integración en un gráfico más amplio que limita el margen izquierdo de una página que remata en un trompetista abanderado. Nótese el adorno del fin del párrafo anterior, un par de líneas sinuosas que completan lo que habría sido un espacio blanco; así como el borde del margen izquierdo de la columna derecha lleno de volutas y filigranas.

Margen o contenido

El conjunto de la página quizá no le hace justicia al esmero con que fueron realizados los detalles gráficos porque es a medida que se aumenta la imagen cuando se aprecian los detalles. Los -supongo- monjes benedicitinos que se ocuparon de esto habrían de tener una vista espeluznante:

Página trabajada

Todo esto realizado con apenas tinta negra, roja y azul, y resaltes dorados que me niego a creer que sean realmente de oro, aunque todo puede ser. Los pocos matices que se pueden lograr con las mezclas y diluciones de estos colores están allí, aunque más atrayente es la calidad de las líneas y las texturas creadas en cada pequeño pedazo de color.

El trabajo necesario para obtener esta belleza de manuscrito si no es hecho por propia voluntad y gusto es tanto que bien pudiera pasar por esclavitud; y sospecho que algo de eso hay porque el remate inferior de la tremenda inicial es una especie de animal con patas de cabra, cola de caballo y mitra obispal posado sobre una pata de gallo; sin conocer otros antecedentes la primera idea que me viene a la cabeza es que se trata de algún insulto disimulado.

Querubín caprino

Esta página es la 23v de un manuscrito de más de 300, que incluye 77 de tales iniciales elaboradas con profusión, contiene tres obras dedicadas a la leyenda de Arturo y por eso lo llaman 'Romances artúricos", se encuentra en la Biblioteca de Manuscritos y Libros Raros Beinecke de la Universidad de Yale que se puede visitar internéticamente. Dicen que la caligrafía está realizada por una sola persona y los dibujos probablemente por al menos dos.

La visita puede tender a ser infinita porque hay montones de otras obras con ejemplares únicos, como por ejemplo el célebre manuscrito Voynich. Uno de esos sitios...

Las Piedras

resumen: 
Body: 

Vista de Las Piedras desde las cercanías del cementerio, en un día brillante y silencioso.

David, El, Edén, BBC

Creo que ya le cogí el paso a los documentales de la BBC. Sale una persona que uno supone sabe lo que dice hablando en un lugar pertinente al asunto; la misma persona viaja a otro lugar relacionado, resume alguna idea, entrevista a alguien -muy brevemente-, repetir desde el principio, etc.

Sea una especie de fórmula o carencia de imaginación -que no de recursos-, el caso es que esos poquitos elementos dan para tratar un montón de temas, y son particularmente ilustrativos cuando salen de Gran Bretaña. Es el caso de esta serie de tres capítulos titulada Secretos enterrados de la Biblia (2011), presentada por Francesca Stavrakopoulou, que se pasea por toda Palestina y partes del extranjero hablando sobre su interpretación de ciertos aspectos muy resaltantes de la Biblia. En esta imagen se la ve meditando sobre el monte Nebo, mirando hacia Jerusalén:

Stavrakopoulou

El primer capítulo lo dedica a dilucidar la existencia de David. Por supuesto no consigue encontrar evidencias por dos razones principales; una, que ella está convencida de que no existió, y dos, que realmente no hay rastros de David en el registro arqueológico (con la única y pobre excepción de la estela de Tel Dan) en contradicción impresionante con la narración bíblica que algunos incluso suponen compuesta a favor de David, tanto que prácticamente todos los libros han sido reescritos por esa tradición davídica según los eruditos. En cambio, hay un rey de la época atribuida a David que gobernó sobre Israel, dejó abundantes vestigios arqueológicos y sin embargo es raramente mencionado en la Biblia; se trata de Omri, padre de Acab y fundador de Samaria. Finkelstein -un arqueólogo que hemos mencionado varias veces y aparece en este programa- incluso supone que la obra de Omri fue usurpada por David (de la misma manera que usurpó la muerte de Goliat y seguramente otros aspectos conocidos de "su" vida).

En el segundo capítulo lo dedica Francesca al tan mentado monoteísmo de Israel, y la verdad es que construye un buen caso en contrario; hay abundantes vestigios de politeísmo en toda Palestina y no es sino después del exilio de los judíos en Babilionia que se enfatiza la idea de un solo dios. En la propia biblia se menciona numerosas veces al dios El, a veces como nombre genérico y a veces como propio, según Stavrakopoulou este dios era el principal entre muchos otros dioses canaanitas. Un poco más escandaloso es el asunto que titula el capítulo ¿Tenía Dios esposa?, (tocado en esta nota de 2008), cuya desaparición de la Biblia considera la presentadora como el inicio del machismo, aunque es fácil suponer que el machismo fue antes y la desaparición de cualquier divinidad femenina después.

El tercer capítulo trata sobre el jardín del Edén y es el menos convincente a mi modo de ver. Stavrakopoulou intenta persuadirnos de que la idea expresada en el Génesis se corresponde con una especie de retroproyección de un lugar y tiempo específicos, y aunque el argumento es sugestivo quizá necesita más apoyos. Su idea es que la expulsión del Paraíso es análoga a la destrucción del templo de Jerusalén en 587 a.C., el templo era un jardín, Adán era el rey, etc. De todos modos, en la recolección de evidencias se pasea por todo el medio oriente, llegando hasta Ain Dara en Siria, un templo descubierto en 1955 y al cual se le han encontrado similitudes con el templo de Salomón, abundantemente descrito en la Biblia y del cual no se ha hallado rastro alguno. La vista del templo de Ain Dara es atractiva, un poco mayor que el de Salomón, pero de la misma época o algo anterior, tiene las mismas tres partes e igual disposición. Esto es lo que queda después de las excavaciones:

Ain Dara

Un estupendo programa en cualquier caso, que sería bueno sobre todo para todos esos fundamentalistas sin fundamento que todavía abundan y no lo van ni a mirar.

Aeropuerto

Body: 

El nivel de llegada internacional en el aeropuerto de Maiquetía.

La Guaira es lejos

¿Cómo sabes tu que La Guaira es lejos? Es la típica reacción a un desliz, como el que comete alguien cuando da detalles de un sitio que supuestamente no conoce. La frase es antigua, pero no sé qué tanto. Seguramente se remonta a los tiempos en que la única comunicación de Caracas con La Guaira era la carretera vieja, una vez que el acceso original, conocido como camino de los españoles dejó de utilizarse. La carretera vieja no llega a los treinta kilómetros de longitud y tiene una cantidad de curvas en concordancia con la topografía que atraviesa para bajar de 800 msnm. hasta la orilla del mar. Actualmente apenas si es una via alterna a la autopista, cuyo recorrido es substancialmente más rápido, al menos cuando el tráfico lo permite (ocasionalmente).

Como toda carretera que merezca el apelativo de vieja en Venezuela, sufre de una especie de esclerosis: estrechamientos causados por la ocupación humana de la vía. En este caso, al inicio y al final del trayecto, y menos en el centro, como podrá verse en estas imágenes que tratan de reflejar esos tres momentos.

El comienzo de la subida -porque vamos de La Guaira hacia Caracas- da la impresión equívoca de no tener salida, es como atravesar un barrio tradicional con muchos angostamientos y dificultades de paso, que una vez sobrepasados dejan asomar unas vistas cada vez más amplias del aeropuerto y zonas circundantes.

Inicio
Ocupación de la carretera con el típico zapato en cable
AeropuertoAutopista y aeropuerto
Vía ascendente
Basura

La zona media de la carretera todavía conserva lo que debe haber sido su estado primigenio, está en buen estado, y tiene muy buenas vistas sobre todo el valle por donde pasa la autopista.

Autopista y dos viaductos
Roca con vista
Basura
Puente y quebrada
Vista antigua
Neblina
Puente grande

El final, similar al inicio, es un barrio interminable que se puede considerar como parte de Caracas desde varios kilómetros previos a la entrada "oficial".

Meseta
Escalera desde la calle
Escalera difícil
Escalera atrevida
Mantenimiento
Aparecen edificios de colores
Encuentro y llegada

Páginas

Suscribirse a Psicoexcesos RSS