Llano y montaña

Un paseo por Apure (estado llanero: San Fernando, Achaguas, Apurito, etc.) y Mérida-Trujillo (estados montañeros: Santo Domingo, Visún, Pajarito, Las Mesitas, etc.) da ocasión de presentar las fotografías de menor calidad que se hayan visto por aquí, esta vez fuertemente deformadas por manipulaciones (con GIMP) que -espera uno- aun así mantienen el espíritu del momento.

Llano y montaña con efectos

En este caso he ignorado prácticamente el cuidado de la toma original: efectos y filtros varios, aumento exagerado de saturación y un toque de contraste dan el resultado que se muestra.

¿Hasta qué punto manipular una imagen es pervertirla? (todos los efectos son 'globales' no hay borrado o clonado de partes, exceptuando quizá un par de manchas de vidrios atravesados).

Escenas de San Juan de Los Morros

Resultado de unos días sanjuaneros y lo que parece ser un destino dibufotográfico he aquí un grupo de 35 tomas que supongo permiten visualizar someramente el ambiente de esta ciudad capital del estado Guárico (aunque debería formar parte de Aragua).

San Juan

San Juan luce como una oportunidad perdida; un paisaje de lomas, cruzado por ríos, con vista a los famosos morros y al cerro Cataure, rodeada por pequeñas montañas y a metros de La Puerta (de los llanos), da la impresión de estar perdiendo todas esas ventajas. Pero quién conoce el futuro...

Piñango y Los Nevados

Como aún no me he aburrido del efecto pictórico, aquí va un conjunto de fotografías post-procesadas con ese aire:

Estilo pictórico

Es una selección de vistas y momentos obtenidas en el estado Mérida, entre el norte de Chiguará, la vía de Piñango y Timotes, El Morro y finalmente, Los Nevados, gracias a las habilidades conductivas de Pedro.

Segunda tandaYa se sabe: cuando no tengas nada que escribir, publica fotos.

Actualización: una segunda serie de fotos "telefónicas", de menor calidad y post-procesadas de la misma manera con esperanzas de que el efecto pictórico oculte sus fallas.

Crisol genético

Llegaron los análisis genéticos a la población de Venezuela. Este artículo (vía), aunque apenas hay un resumen accesible, da cuenta de un estudio reciente que tomó muestras en dos poblaciones bastante disímiles:

  • Caracas (131 personas)
  • Caracas

  • Pueblo Llano (219)
  • Pueblo Llano

Utilizaron ADN mitocondrial (según entiendo sólo transmitido por vía materna). Los resultados no dejan de ser llamativos; según sus autores el componente propiamente nativo representa el 80% del ADN, y deja un 10% para el componente de origen africano y otro 10% para el de origen europeo.

El detalle de las contribuciones genéticas europeas es así:

  • España: 38.4%
  • Portugal: 35.5%
  • Italia: 27.0%

Es bien conocido el mestizaje de la población en Venezuela, lo que no se conoce (o conocía) con exactitud son esos porcentajes y realmente no me cuadran con la percepción directa. Quizá se deba al asunto de la vía materna; esperemos más estudios que incluyan también al cromosoma Y para ver si hay cambios.

Contradicción de Sansón

Creo que la propaganda fue inventada por alguno que se dio cuenta de lo fácil que es hacer alusiones a esas historias tan repetidas por generaciones que están en la conciencia de todo mundo. La "historia" de Sansón es una de ellas, difícilmente habrá quien no esté al tanto de su fuerza sobrehumana; la mayoría también recordará a Dalila. No es de extrañar que haya tantos productos Sansón, pegamentos, grúas, misiles, etc. Cualquier cosa a la que se le quiera atribuir fuerza la adquirirá o al menos estará asociada a ella con el sólo uso de la denominación.

Todo lo que se sabe de Sansón está descrito en el libro bíblico de los Jueces, entre los capítulos 13 y 20. Hijo tardío anunciado por un ángel, para poder concebirlo su madre se sometió a ciertos compromisos entre los cuales estaba el de nunca cortarle el pelo. Cuando Sansón creció se fue dando cuenta de lo fuerte que era, mató un cachorro de león, luego a treinta filisteos, luego a mil filisteos con una quijada de burro (lo único que tenía a mano) y entonces conoció a Dalila quien aparte de seducirlo estaba contratada por los filisteos para encontrar el origen de la superfuerza. Una vez descubierto el asunto fue capturado y le sacaron los ojos. Murió derribando la casa donde lo mantenían como espectáculo cuando el cabello le comenzó a crecer de nuevo, al parecer, sin que se percatasen los mismos que se lo habían cortado.

Esa es la lectura superficial, pero hay gente que lee a fondo las cosas, como Jeremy Schipper que ha publicado en Biblica un artículo donde resalta la contradicción evidente (e ignorada normalmente) entre los versículos 17 y 20 del capítulo 16 de Jueces. Dalila conoce a Sansón (en el sentido bíblico, por supuesto) y enseguida se pone a preguntarle cuál es la fuente de su imponente fuerza; tres veces le pregunta y tres veces le miente Sansón; en las dos primeras incluso ya había filisteos preparados para capturarlo, pero no en la tercera. Insiste Dalila una cuarta vez (¡qué fastidiosa!), el versículo 17 cuenta cómo Sansón "le abre su corazón": Sansón y DalilaLa navaja no ha pasado nunca por mi cabeza, porque estoy consagrado a Dios desde el seno de mi madre. Si me cortaran el cabello, mi fuerza se apartaría de mí, me debilitaría y sería como los demás hombres.
Y apenas unas líneas más adelante, v. 20, después que Dalila busca un hombre que le corta todo el cabello mientras duerme:Al despertar de su sueño, Sansón pensó: "Saldré del paso como las otras veces y me libraré". Pero no sabía que el Señor se había apartado de él.
Schipper se pregunta qué pasaba por la mente de Sansón para no darse cuenta de que él mismo había dado su secreto y creer que podría salir indemne como las otras tres veces. Para responderse, hurga en el texto hasta encontrar las razones que podría tener Sansón para querer prescindir de su fuerza. La clave está en una palabra cuya traducción varía entre cada versión y cada idioma; p.e.: en este sitio: Y el espíritu del Señor comenzó a actuar sobre él en el Campamento de Dan, entre Sorá y Estaol.
Y en este otro: Y un día en que Sansón estaba en el campamento de Dan, entre Sorá y Estaol, el espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él.
Según Schipper, el verbo traducido tan variablemente (actuó, se manifestó) corresponde a una forma que siempre que se utiliza en otros contextos se refiere a un estado de inquietud y/o falta de sueño. A partir de allí nota que Sansón prácticamente no duerme, sobre todo cuando ha utilizado su excesiva fuerza; con el cansancio acumulado Sansón está más bien a favor de perder ese "beneficio" con tal de dormir.

Se trata de un efecto secundario. A eso debemos atribuir la cara de agotamiento que acertadamente puso a Sansón el escultor Arnoldus Quellijn (en la imagen, de Wikmedia). Pero la duda queda si el cansancio se debe al insomnio por el uso de la fuerza o a la insistencia machacona de Dalila. Es bastante evidente que la repetición funciona, tanto en el caso de la lectura bíblica, como en propaganda, como en el tesón de Dalila. Ni Sansón pudo contra eso.

Actualización: Un par de cosas se me quedaron en el teclado.

  • Uno, que Schipper pasa por alto la sed que sufre Sansón tras matar los mil filisteos; luce también como un efecto secundario.
  • Dos, la misma idea de efectos secundarios hace suponer que hay alguna droga actuando allí; quizá Sansón era "juez" (¿shamán?) porque tenía conocimientos de hierbas y las utilizaba...
  • Finalmente, es posible que tales análisis persigan subrepticiamente hacer más creíble el cuento con intención de darle veracidad al paquete bíblico.

Hævnen

Escena de Hævnen

El imbécil danés (a la derecha) le acaba de dar una bofetada al protagonista (Mikael Persbrandt, a la izquieda) y además lo insulta por ser sueco. La repuesta del segundo es apenas señalar -correctamente- la imbecilidad del primero y retirarse de allí. Para este momento de la película ya ha recibido dos ataques del mismo agresor.

Es una de las escenas de la película Hævnen (Venganza), conocida como En un mundo mejor de Susanne Bier, ambientada en dos lugares no precisados de Africa y Dinamarca y que parece dirigirse hacia la violencia y las posibles respuestas que amerita. El protagonista es prácticamente un ángel: un médico que hace trabajo solidario en Africa y que no responde a la agresión de un imbécil. Su hijo sufre también agresiones importantes por parte de los abusadores que nunca faltan en la escuela. Dos realidades geográficamente muy distantes.

Es una cinta interesante, aunque cuesta un poco encontrarle el quid. Y por cierto que la explicación de la directora no ayuda. En esta entrevista dice -junto con el guionista Anders Thomas Jensen- que le chocaba la percepción de Dinamarca como una sociedad idealista y armónica, cuando la realidad es siempre tan diferente. Así que Comenzamos a pensar sobre una historia donde eventos impredecibles tuvieses efectos dramáticos sobre la gente y rompiese esa imagen de lugar feliz. La historia de dos jóvenes que se hacen amigos pero uno de ellos se va poniendo violento comenzó gradualmente a desarrollarse. [...] Normalmente creemos -o tendemos a creer- que los niños son buenos y criaturas de amor, pero en este caso el niño de 12 años se torna maligno porque está enojado.
No lo logró. Basta ver la diferencia monstruosa entre las condiciones de vida que se muestran en las dos localidades que aparecen en la propia película. Dinamarca sigue pareciendo, incluso con problemas de violencia y racismo, un paraíso al lado del resto de los países, que por supuesto también comparten violencia y racismo y todo lo demás.

Pero si la observación recogida en Wikipedia de lo fácil que es que una persona piense que algo es muy injusto, es el núcleo de la película, encuentro que tiene mucha razón. En sus palabras:Realmente no cuesta mucho, y encuentro eso profundamente interesante. Y asusta.

La metamorfosis del chacal

Acercarse al asunto de la esfinge no es precisamente una tarea sencilla. Entre la versión oficial que atribuye su construcción y el modelo de su cara a Kefrén, por un lado, y los que dicen que fue construída hace más de diez mil años cuando no existía civilización conocida en Egipto, por otro, hay un abanico de teorías que sirve para poco más que echarle aire a cualquier intento de razonamiento.

Por este artículo de Matt Patterson me entero del trabajo de Robert Temple, El misterio de la esfinge: los orígenes olvidados del santuario de Anubis (2009), que viene siendo otra teoría más, pero que tiene su cosa interesante si uno no toma en cuenta que el anterior libro de Temple trata de las visitas de extraterrestres hace 5000 años y cosas por el estilo.

Temple utiliza la estrategia del método científico: observación ante todo. Cuenta que la primera vez que vió la esfinge se dijo que "no luce para nada como un león". Tradicionalmente se considera que la esfinge es un león con cabeza de hombre, que fue construída por Kefrén junto con su pirámide y templos asociados alrededor del 2500 a.C. y que el rostro representa al propio faraón. Se supone que fue esculpida a partir de un islote pétreo ya existente en el sitio.

Pero según Temple resulta que esa idea leonina parece no venir de su origen, sino de leyendas posteriores quizá originadas con la primera reforma-restauración que hizo Tutmosis IV más o menos en 1400 a.C. Ya en esa época lo más probable es que la esfinge estuviese enterrada en arena hasta el cuello como estuvo hasta fines del siglo XIX (*).

Todo el mundo está de acuerdo en que la cabeza de la esfinge es muy pequeña en relación con el cuerpo, lo cual podría ser un error de los escultores o bien... una pista de su forma original. Temple vió en el cuerpo similitud con el de un perro; de allí a encontrar la idea de que la esfinge representaba originalmente a Anubis (*), un dios guardián de los muertos, no es tan alocada. Sería el protector de la necrópolis de Giza y bien podría haber sido construída por Kefrén, pero habría sido transformada-reutilizada en varias ocasiones, cosa que es tradición entre los egipcios.

Temple supone que la famosa erosión sufrida por la esfinge se debe a que estaba situada en una laguna cuyos bordes todavía están visibles y dan esa impresión de "pozo" que la rodea. Si la esfinge original era una representación de Anubis podría verse así (imagen tomada de aquí, copia del libro de Temple). (*) Otras imágenes pueden verse haciendo clic en la primera.

Imagen del chacal sobreimpuesta a la esfinge, según Temple

Temple hace una investigación a fondo de las referencias históricas a la esfinge, así que no sólo se trata de intuición. Un punto fuerte es que la esfinge con cabeza humana -según él- no fue utilizada en el Imperio Antiguo, sino a partir de 2000 a.C., y supone que la cabeza fue realizada por algún faraón del Imperio Medio.

Para encontrar cuál podría ser sigue un escrito de Ludwig Borchardt (el mismo que descubrió el busto de Nefertiti) que hizo un análisis de las bandas del tocado (nemes) de la esfinge y encontró que el arreglo se corresponde únicamente con el estilo de la XII dinastía, y lo atribuyó a Amenemhet III. Sin embargo, Temple cree que la similitud es mayor con Amenemhet II. Una pequeña escultura-esfinge de Amenemhet II (*) conservada en el Louvre muestra una disposición de las bandas, pintura de los ojos y estructura del rostro muy similar. Otro artículo, de Biri Fay (The Louvre Sphinx and Royal Sculpture from the Reign of Amenemhet II), llega a la misma conclusión pero ella cree que fue Amenemhet quien copió el rostro de la esfinge para su escultura. Temple supone -al contrario- que fue este faraón el que transformó la cabeza de la esfinge para darle -humildemente- su imagen.

Aparentemente no se sabe con exactitud qué animal expresaba corporalmente a Anubis, se supone que era un chacal o un perro salvaje. Según estudios recientes el chacal egipcio, tradicionalmente considerado subespecie del "chacal dorado" no es tal, sino (100% comprobado genéticamente) un lobo, asociado más bien con el lobo gris, el lobo indio e himalayo.

Si creemos ambas cosas, ni la esfinge es un león ni Anubis es un chacal; cosas que animan a reestudiar asuntos dados por sabidos y que no dejan de ser estimulantes aunque estén sujetas a dudas.

Spijkerschrift

PortadaEl libro de Kader Abdolah se puede ver desde varias perspectivas, seguramente porque así fue concebido: puede parecer una historia contemporánea de Irán, o al menos la que incluye las dos o tres últimas generaciones; puede considerarse un estudio de la relación de un hijo (Ismail) con su padre sordomudo Akbar, o puede verse como un lamento de exiliado -aunque no al estilo de Sofocleto que hizo varios connotados-.

Y es que Abdolah (nombre real: Hossein Sadjadi Ghaemmaghami Farahani) es un iraní que emigró a Holanda a fines de los años ochenta y escribe en ¡holandés!. No sé hasta qué punto este libro es autobiográfico, pero aparenta serlo en buena medida. Está escrito a medias entre el escritor y el personaje de Ismail, es una evocación de los tiempos vividos en Irán por el propio Ismail, años cincuenta-setenta principalmente, que se centra en la vida de Akbar y así refleja los acontecimientos iraníes del siglo XX.

Akbar nunca aprendió a leer o escribir, pero impresionado por un grabado cuneiforme muy visitado en una cueva de la montaña del Azafrán, realizó un diario que Ismail descifra -sin dar explicación- cuando ya se encuentra en Holanda. Una lectura recomendada, por nostálgica entre otras razones.

Tengo la impresión de que Abdolah hace un mejunje de tipos y paisajes persas como para presentar unitariamente a su país, y lo logra. Sin embargo, veo el libro también como una descripción de esa adoración por las montañas que algunas personas sufren. Desde el principio, menciona frecuentemente la montaña del Azafrán que no está identificada y por tanto de alguna manera es símbolo de todas las montañas y aparece en casi todos los capítulos del libro. A pesar de esa desubicación, no he aguantado la tentación de darle forma y he llegado a la conclusión de que alude a los montes Binalud, entre Nishapur y Mashhad; me parece que se ajusta a las descripciones y peripecias y por otra parte toda la región es la mayor productora de azafrán del mundo. Lo bueno de este supuesto es que difícilmente vendrá Abdolah a rebatirlo.

Ya cerca del final, Ismail dice: El poeta holandés R. H. van den Hoofdakker tiene razón cuando habla de las montañas. Aunque ahora vivo en el pólder, sé que he dejado mi ser, y el de mi padre, en aquellas cumbres, del mismo modo en que lo han hecho tantos otros.

Con este libro me pasan un par de cosas que ameritarían explicación cuando menos psicológica.

  1. El estilo y tono general me recuerdan mucho a 'Platero y yo', cosa sorprendente donde las haya porque ¡no lo he leído!
  2. Estoy totalmente convencido de que título en español El reflejo de las palabras, no es una buena traducción del holandés "Spijkerschrift"; más bien creo que significa 'escritura del hablador' o quizá 'escritura parlante', esto por la autoridad que me confiere un auténtico y total desconocimiento del holandés (una consulta a un diccionario internético me dice que es la palabra holandesa para cuneiforme).

Predicción retrospectiva de terremotos

Suena prometedor. Contra todo pronóstico parece que hay una manera -llamésmola científica- de detectar con antelación un terremoto, al menos los grandes. No se había asentado todavía el desastroso tsunami de marzo en Japón cuando ya habían salido dos trabajos más o menos similares que obtienen sus datos no de sismógrafos o medidores de fallas sísmicas, ni de ladridos de perros o conducta de loros, sino del ¡comportamiento de la alta atmósfera! (vía).

El primero es de Kosuke Heki (PDF). El tipo se puso a revisar las mediciones del conteo total de electrones en la ionosfera (TEC) en los días previos y posteriores al terremoto de Japón (los datos provienen según entiendo de los mismos satélites utilizados para GPS) y encontró que hubo una variación notoria de este parámetro no lejos del epicentro. En una de las gráficas que presenta (abajo), se puede ver cómo el TEC aumenta en la región, una hora antes, 20 minutos antes y un minuto antes del terremoto.

Variaciones ionosféricas

Para corroborar la anomalía y su posible coincidencia con los terremotos Heki hizo el mismo estudio con los grandes sismos de Chile 2010; Sumatra 2004 y Hokaido 1994. En sus conclusiones dice que hay una correspondencia que depende de la magnitud; a mayor magnitud mayor anomalía en el valor de TEC, por lo que cree que al menos en terremotos de magnitud 9 (grandes de verdad) sería posible llegar a predecirlos (con poca antelación por lo visto, pero peor es nada).

Por los mismos días Dimitar Ouzunov et al. (PDF) hizo algo similar con unas variables algo distintas, pero también recogidas de mediciones atmosféricas en las que plantea algo similar. Una de las imágenes (abajo) muestra la variación diaria de la radiación de onda larga saliente sobre Japón y el resultado, sin ser tan consistente, también se acerca a la deseada predicción.

Radiación de onda larga saliente

Creo que el trabajo de Heki es más preciso, tanto que quizá sea insuficiente para llegar a salvar vidas, en cualquier caso, es un gran paso para lograr prepararse contra los (grandes) terremotos. Según parece, no hay sin embargo suficiente detección para los menores que causan quizá tanto daño pero más repartido. Habrá que tomar algo más en serio las "luces en el cielo" durante los terremotos.

Páginas

Suscribirse a Psicoexcesos RSS