Egipto

Ejército perdido

Cambises II, hijo y sucesor de Ciro el Grande, entró -y no de visita- en Egipto en 525 a.C.; tras conquistar Menfis asesinó al faraón Psamético y se hizo coronar con los símbolos y prosopopeya egipcia. No conforme con el delta del Nilo envió tropas al sur a conquistar Kush, una aventura que terminó mal por falta de alimentos y agua, aunque el ejército diezmado pudo regresar a Tebas. Un segundo destacamento fue enviado contra el oráculo de Amón en el oasis de Siwa (al oeste y lejos de Menfis) del que nunca más se supo. Prácticamente la única fuente que resta del destino de esa gente es la que hace Heródoto (quien dice se componía de 50.000 hombres):

De las tropas que fueron destacadas contra los Amonios, lo que de cierto se sabe es, que partieron de Tebas y fueron conducidas por sus guías hasta la ciudad de Oasis, colonia habitada, según se dice, por los Samios de la Fila Escrionia, distante de Tebas siete jornadas, siempre por arenales, y situada en una región a la cual llaman los Griegos en su idioma Isla de los Bienaventurados. Hasta este paraje es fama general que llegó aquel cuerpo de ejército; pero lo que después le sucedió, ninguno lo sabe, excepto los Amonios o los que de ellos lo oyeron: lo cierto es que dicha tropa ni llegó a los Amonios, ni dio atrás la vuelta desde Oasis. Cuentan los Amonios que, salidos de allí los soldados, fueron avanzando hacia su país por los arenales: llegando ya a la mitad del camino que hay entre su ciudad y la referida Oasis, prepararon allí su comida, la cual tomada, se levantó luego un viento Noto tan vehemente e impetuoso, que levantando la arena y remolinándola en varios montones, los sepultó vivos a todos aquella tempestad, con que el ejército desapareció: así es al menos como nos lo refieren los Amonios.

Y así nació la leyenda/tradición del ejército perdido de Cambises aunque basta leer a Heródoto para notar que insiste en eso dicen y si creemos a los Amonios; así que desde el mismo inicio había dudas al respecto.

Se puede componer una larga lista con toda la gente que ha buscado el sitio donde se supone enterrado todavía el numeroso ejército, las más recientes, por ejemplo, en el año 2000 notificado al Consejo de Antigüedades de Egipto, sin resultado; en 2009, un desacreditado descubrimiento que incluía dagas y puntas de flecha de la época de marras. Otro grupo -probablemente mayoritario- supone que toda la historia herodotiana es un cuento/mito.

El último en anotarse es Olaf Kaper de la Universidad de Leiden, quien ha excavado en el oasis de Dakhla a unos 350 km. al oeste de la antigua Tebas y encontró -según él- los nombres completos de un poco conocido faraón Petubastis III, quien era el líder del oasis y aparentemente comenzó una rebelión contra los persas.

Con eso y los pocos indicios que existen sobre Petubastis, Kaper proclama con bastante arrogancia que ha resuelto el misterio: el ejército no habría desaparecido sino que fue vencido por Petubastis, y fue Darío (sucesor de Cambises) quien inventó lo de la tormenta de arena para ocultar la derrota (hay alguna diferencia entre 'el ejército se perdió' y 'el ejército perdió'). Que es una interesante idea, sin embargo quedan algunas discrepancias que pueden ser debidas a mala información de Heródoto, pero discrepancias al fin.

Distancias egipcias

Una, que Petubastis gobernó entre 522 y 520 a.C. mientras Cambises murió justamente en 522. No sería entonces Cambises quien envió el ejército, o bien lo envió y murió después. Por cierto que en la muerte de Cambises hay mucho por descubrir (nada raro si los asesinatos de ayer mismo quedan sin resolver...), pues se la atribuyen a diversas personas -incluido él mismo-, pero el primer sospechoso es precisamente Darío, el supuesto inventor de la arenosa tempestad.

Otra. Si el ejército persa dominó primero el delta del Nilo, y no fue sino con gran trabajo que llegaron a Tebas, y si querían acabar con el oráculo de Amón en Siwa... ¿no es extraño que se hayan decidido a ir por la ruta más larga y complicada? De nuevo, puede ser que no era esa la misión, sino que iban a acabar con la rebelión de Petubastis en Dakhla... la cuestión es: ¿Hay suficientes elementos para creer la versión de Kaper en lugar de la de Heródoto de toda la vida?

Transporte de bloques en las pirámides

Otro método

Ya hacía tiempo que no recibíamos teorías sobre la construcción de las pirámides; esta proclama que el porcentaje de fricción se reduciría muchísimo si los bloques se transportasen mediante el método que se aprecia en la imagen. Si los egipcios arrastraban los bloques por rampas sería por flojos de pensamiento :-)

Fuente:Arxiv

Ps.: En diciembre 2011, ya se había publicado algo muy similar

Extinción previsible a posteriori

Especies extintas

Un modelo matemático de la extinción de las especies existentes en Egipto desde que se tienen registros, basado en la aparición de animales en los grabados o menciones de diversas épocas (el tiempo va de izquierda a derecha en la imagen). Se pueden apreciar las últimas apariciones de las 37 especies documentadas (puntos negros), de las que sólo quedan siete. Los autores tuvieron la gentileza de no incluir animales imaginarios (grifos, etc.).

Fuente: PNAS

La tormentosa tempestad

Internet ya no es lo que era.

Hace un par de años ví una película de la que no recuerdo el título ni la trama, sólo recuerdo que estaba filmada en Santorini y hablada en griego, como corresponde. Pues no encuentro manera de identificar la fulana película, bien que no era un éxito de taquilla pero ¿cómo puede ser que no aparezca por ningún lado? ¿He perdido todas las capacidades de búsqueda que durante años he ido obteniendo? Pudiera ser, pero quiero dudarlo. Lo que sí creo que es que los motores de búsqueda y muy en particular Google se han ido haciendo inútiles debido a una supuesta mejora en los algoritmos; por lo cual todo lo que resulta en las búsquedas es lo trillado, lo mayoritario, lo repetitivo, lo "exitoso". Asi que para evocar esos tiempos en los que uno de verdad encontraba cosas termina uno buscando por los entresijos de la red lo que puede deparar sorpresas interesantes pero se hace muy lento (una situación similar me ha pasado con otra pelicula de los años 70, de la que igualmente sólo recuerdo paisajes, este caso es aún más complicado porque era filmada en Turquía y hablada en francés).

De qué sirve tener algo que nunca olvida... si no sirve para recuperar recuerdos vagos.

En fin, que la película de marras servía para ilustrar la vida actual en la isla de Santorini, desde el punto de vista de sus habitantes y venía a cuento sobre la famosa erupción. Famosa porque ha sido propuesta como origen de dos mitos muy conocidos: la Atlántida y el Éxodo.

En estos días aparece como noticia que la Estela de la Tempestad firmada (vamos a decir) por el faraón Ahmose/Amosis -uno de los primeros de la dinastía XVIII, que reinó justo después del segundo período intermedio- describe las consecuencias de una erupción, y la relaciona con la de Thera/Santorini. Bueno, los autores de esta propuesta sólo están ratificando lo que ya habían descrito en 1996.

El asunto es interesante porque la erupción es un evento identificable de muchas maneras en toda el área del Mediterráneo oriental (hay una capa de ceniza o polvo asociada) y permitiría ajustar las convulsas cronologías relativas que se han ido construyendo poco a poco desde el descubrimiento de esas civilizaciones.

Lo que se sabe de la erupción es bastante: duró cuatro días, fue probablemente en verano, expulsó un volumen de más de 60 kilómetros cúbicos de material principalmente hacia el este y noreste y formó la actual caldera en el archipiélago que fue isla de Santorini (imagen). Es la más grande erupción de los tiempos históricos, dicen.

Fuente: http://www.dlr.de/dlr/en/desktopdefault.aspx/tabid-10081/151_read-5675/year-all

La identificación de las tormentas y otros fenómenos descritos en la estela de Amosis con los alcances de la erupción hacia Egipto ya fue rechazada en el año 98. Ahora uno de sus autores se ha decidido a rehacer la traducción con lo cual -siempre según él- queda más clara la relación. Como se sabe con creciente certeza desde 2006 la erupción de Santorini ocurrió alrededor de 1628 a.C. De aceptar la identificación, el reinado de Amosis se adelantaría casi cincuenta años; un cambio notable en la cronología egipcia.

Aunque todavía se trata de poco más que una opinión ya las fechas se andan moviendo y posiblemente haya pronto una nueva y mejor anclada cronología egipcia y por ende de otras áreas del Mediterráneo oriental.

Causa del abandono de las pirámides

La pirámide torcida

Al analizar el recubrimiento de la pirámide acodada (o torcida, en la imagen) dice Peter James que el deterioro no se debe a ladrones o vandalismo sino que el cambio térmico (de unos 37 grados cada día) ha producido la degradación y la pérdida del recubrimiento que -supone- habría originado el abandono de la construcción de estos monumentos.

Fuente: Structure

Actualización enero 2014:

Ahora Peter james da detalles de lo que supone fue el modo de emprender la construcción de alguna pirámide; con material de menor tamaño en la parte interna compuesta por gradas sobre las que se iba colocando el material de mayor tamaño y calidad en la parte externa.

Esquema de construcción

Esquema de construcción

Siempre es bueno escuchar una nueva teoría. Si no fuese porque las pirámides están ahí uno dudaría que se hubiesen podido emplear tantas técnicas distintas...

Fuente: Terrae Antiqvae

La metamorfosis del chacal

Acercarse al asunto de la esfinge no es precisamente una tarea sencilla. Entre la versión oficial que atribuye su construcción y el modelo de su cara a Kefrén, por un lado, y los que dicen que fue construída hace más de diez mil años cuando no existía civilización conocida en Egipto, por otro, hay un abanico de teorías que sirve para poco más que echarle aire a cualquier intento de razonamiento.

Por este artículo de Matt Patterson me entero del trabajo de Robert Temple, El misterio de la esfinge: los orígenes olvidados del santuario de Anubis (2009), que viene siendo otra teoría más, pero que tiene su cosa interesante si uno no toma en cuenta que el anterior libro de Temple trata de las visitas de extraterrestres hace 5000 años y cosas por el estilo.

Temple utiliza la estrategia del método científico: observación ante todo. Cuenta que la primera vez que vió la esfinge se dijo que "no luce para nada como un león". Tradicionalmente se considera que la esfinge es un león con cabeza de hombre, que fue construída por Kefrén junto con su pirámide y templos asociados alrededor del 2500 a.C. y que el rostro representa al propio faraón. Se supone que fue esculpida a partir de un islote pétreo ya existente en el sitio.

Pero según Temple resulta que esa idea leonina parece no venir de su origen, sino de leyendas posteriores quizá originadas con la primera reforma-restauración que hizo Tutmosis IV más o menos en 1400 a.C. Ya en esa época lo más probable es que la esfinge estuviese enterrada en arena hasta el cuello como estuvo hasta fines del siglo XIX (*).

Todo el mundo está de acuerdo en que la cabeza de la esfinge es muy pequeña en relación con el cuerpo, lo cual podría ser un error de los escultores o bien... una pista de su forma original. Temple vió en el cuerpo similitud con el de un perro; de allí a encontrar la idea de que la esfinge representaba originalmente a Anubis (*), un dios guardián de los muertos, no es tan alocada. Sería el protector de la necrópolis de Giza y bien podría haber sido construída por Kefrén, pero habría sido transformada-reutilizada en varias ocasiones, cosa que es tradición entre los egipcios.

Temple supone que la famosa erosión sufrida por la esfinge se debe a que estaba situada en una laguna cuyos bordes todavía están visibles y dan esa impresión de "pozo" que la rodea. Si la esfinge original era una representación de Anubis podría verse así (imagen tomada de aquí, copia del libro de Temple). (*) Otras imágenes pueden verse haciendo clic en la primera.

Imagen del chacal sobreimpuesta a la esfinge, según Temple

Temple hace una investigación a fondo de las referencias históricas a la esfinge, así que no sólo se trata de intuición. Un punto fuerte es que la esfinge con cabeza humana -según él- no fue utilizada en el Imperio Antiguo, sino a partir de 2000 a.C., y supone que la cabeza fue realizada por algún faraón del Imperio Medio.

Para encontrar cuál podría ser sigue un escrito de Ludwig Borchardt (el mismo que descubrió el busto de Nefertiti) que hizo un análisis de las bandas del tocado (nemes) de la esfinge y encontró que el arreglo se corresponde únicamente con el estilo de la XII dinastía, y lo atribuyó a Amenemhet III. Sin embargo, Temple cree que la similitud es mayor con Amenemhet II. Una pequeña escultura-esfinge de Amenemhet II (*) conservada en el Louvre muestra una disposición de las bandas, pintura de los ojos y estructura del rostro muy similar. Otro artículo, de Biri Fay (The Louvre Sphinx and Royal Sculpture from the Reign of Amenemhet II), llega a la misma conclusión pero ella cree que fue Amenemhet quien copió el rostro de la esfinge para su escultura. Temple supone -al contrario- que fue este faraón el que transformó la cabeza de la esfinge para darle -humildemente- su imagen.

Aparentemente no se sabe con exactitud qué animal expresaba corporalmente a Anubis, se supone que era un chacal o un perro salvaje. Según estudios recientes el chacal egipcio, tradicionalmente considerado subespecie del "chacal dorado" no es tal, sino (100% comprobado genéticamente) un lobo, asociado más bien con el lobo gris, el lobo indio e himalayo.

Si creemos ambas cosas, ni la esfinge es un león ni Anubis es un chacal; cosas que animan a reestudiar asuntos dados por sabidos y que no dejan de ser estimulantes aunque estén sujetas a dudas.

Mapa de acoso

Mapa de acoso en El Cairo

Las mujeres atacadas, insultadas o acosadas en El Cairo pueden enviar un mensaje SMS al teléfono de HarassMap, las incidencias quedan registradas en el mapa con su localización.También hay una gráfica de número de incidencias por día y mes.

Fuente: HarassMap
Vía: Strange Maps

Nefernefernefer

Un millón de visitantes cada año asisten al Neues Museum de Berlín y según parece mayoritariamente a ver el famoso busto de Nefertiti encontrado en Amarna en 1912 por Ludwig Borchardt.

Por qué esta obra está en Berlín y no en El Cairo es consecuencia directa del colonialismo, pero también de cierta agudeza -o trampa- de Borchardt. Según esta nota Bénédicte Savoy, ha escrito un libro sobre los detalles.

El encargado de las antigüedades Egipto era el francés Gustave Lefebvre, que no reconoció el valor que podría tener el busto y dejó que su descubridor lo sacase del país. Claro que esa es una versión del trámite; otras van de un simple soborno (¿quién no ha pasado por una aduana?) al ocultamiento deliberado por parte de Borchardt que supuestamente (y contrario a otras versiones) sí sería consciente de lo que había descubierto.

Nefertiti

Supuestamente Borchardt quería mantener el secreto y sólo lo mostraba a muy pocas personas; al exponer en 1913 lo excavado en Amarna el busto de Nefertiti no estuvo allí, apareció públicamente en 1924 después que James Simon -que había pagado la excavación- lo donó al Museo Egipcio de Berlín.Nefertiti

Ya en aquellos años hubo solicitudes para que esta obra egipcia retornara a su sitio de procedencia, según Savoy otro francés, Pierre Lacau hizo lo posible (incluyendo insultos y demás) desde su cargo como director de Antigüedades en El Cairo y casi llegó a conseguirlo, ofreciendo un cambio por dos estatuas importantes en 1930. El ministerio de exteriores alemán prometió devolverlo para el 9 de octubre de 1933 pero según cuentan el propio Hitler lo impidió.

Borchardt excavó en lo que parece haber sido el taller de un escultor llamado Thutmose en el cual se encontraron otros bustos incompletos (como el de la derecha) que también se asocian con Nefertiti.

Un siglo de vistas aéreas

En esta nota de prensa presentan unas pocas fotografías tomadas por Eduard Spelterini (nacido Eduard Schweizer), quien desde 1887 hizo una cantidad de viajes en globo, en un principio como atracción acrobática (con acróbata incluida) y a partir de 1893 llevó una cámara con la que fotografió montones de sitios por primera vez desde esa aérea posición.

Complementaba sus ingresos haciendo presentaciones de sus diapositivas, coloreadas a mano, como ésta que corresponde a la mezquita-mausoleo de Al-Ashraf Saif al-Din Enal, uno de los sultanes mamelucos de Egipto, que comenzó su mandato en 1453.

Al-Ashraf Inal

La imagen es de 1904, y el monumento parece estar en medio del desierto. Lo cierto es que estaba en El Cairo, y me picó la curiosidad por ver cómo se encontraría ahora si es que se podía encontrar, y por cierto no fue fácil, porque según parece no está entre los recorridos turísticos principales. Resulta que está en el lado norte de la llamada Ciudad de Los Muertos, un cementerio de aquella época cuyas tumbas y demás espacios están ahora habitados -por vivos- desde los años setenta.

A pesar de lo apretujada que está la gente en todo el sector, se podría decir que el terreno de este monumento se mantiene prácticamente igual, aunque por supuesto ya no se percibe nada desértico.

Al-Ashraf Inal, 2009

La otra vista corresponde a la foto satelital extraída de GoogleEarth, tratando de colocar el mismo ángulo. Las sombras delatan que la foto de Spelterini fue tomada en la tarde y la satelital en la mañana (el norte está hacia la izquierda); por la longitud de las sombras se podría deducir también la época del año pero mi ociosidad llegó hasta aquí.

Páginas

Suscribirse a RSS - Egipto