Musinusuales

La misma musiquita otra vez

Violín de StradivariusJoseph Nagyvary, que parece dedicarse exclusivamente a analizar los violines de Stradivari, Guarneri y otros cremonenses del siglo XVII publica en PLOS un artículo en el que informa sobre análisis realizados a varios violines, violas y guitarras de los que deduce que los químicos utilizados para preservar la madera (entre ellos bórax) y los cambios que ellos producen son los responsables de la calidad del sonido de esos famosos instrumentos.

Este es un tema repetitivo, y que me veo casi obligado a traer de nuevo por haberlo hecho con anterioridad. En 2004, un estudio decía que una etapa climática conocida como el mínimo de Maunder habría hecho crecer lentamente los árboles de los cuales procede la madera.

Hace ya algún tiempo el mismo Nagyvary achacó la calidad del sonido a los químicos utilizados para tratar la madera y éste reciente trabajo parece corroborarlo. Sin embargo, como puede verse en la muy completa página de Wikipedia sobre el tema (que incluye la foto anexa), no hay acuerdo general entre quienes van por la densidad de la madera y quienes favorecen la idea de los químicos. De hecho, pruebas más o menos independientes en las que han participado connotados violinistas no han podido diferenciar un Stradivarius de otros violines de calidad más modernos...

Dicen aquí que Nagyvary vende reproducciones -no baratas- de violines construidos con técnicas de la época; quizá por esa razón la última frase del trabajo mencionado dice: Este reconocimiento puede motivar un cambio importante en la manera de procesar la madera comercial y también en el estado del arte de la fabricación de violines.

Jóvenes de corazón

Es un grupo de voces formado en 1982 en un asilo de Northampton, Nueva Inglaterra (USA) (sitio oficial) y que tiene como característica resaltante que sus integrantes no tienen menos de setenta años de edad. Su director -y aparentemente, creador- Bob Cilman es mucho más joven: anda por los cincuentas. En una película reciente se muestra su manera de ensayar y algunos retazos de sus presentaciones, como ésta (abajo) que realizaron en una cárcel.

Y@H

Es estimulante ver a gente de esa edad (hasta de 94 años) cantando y bailando, y no sólo eso, sino que sus interpretaciones que consisten en piezas de grupos recientes, rock, punk y demás adquieren un tono ciertamente diferente y motivador.

Lamentablemente, con el paso del tiempo algunos de los miembros se han ido retirando y no se sabe de ninguno que haya intentado volver. Lo bueno es que siempre se incorporan nuevas voces.

Ahora es pura química

Dicen en Science Blog que Joseph Nagyvary tiene treinta años investigando los motivos de la calidad de los violines de Stradivari y Guarneri. Su conclusión, publicada en Nature apunta a que los químicos utilizados para tratar la madera contra sus comedores naturales son los que la dotan de esa especial calidad que hace costar a cada uno de los aproximadamente 600 Stradivari existentes un poquito más de cinco millones de dolaritos.

El problema está en que esto contradice totalmente una hipótesis publicada en 2003 que atribuye a circunstancias climáticas la consistencia de la madera de aquellos años (principios del siglo XVIII); un trabajo publicado también en una revista de las que llaman "científicas". Así que según Nagyvary, unas sustancias químicas no identificadas son las que dan la sonoridad características, y la madera no importaría tanto; mientras que los autores del otro trabajo se tomaron bastante ídem para explicar por qué la madera tendría una calidad excepcional. Esto ya se está pareciendo a las investigaciones sobre el colesterol del chocolate.

Caricia sobre el océano

Esa que creo es una metáfora de la brisa marina -que arrastra un ave sobre las piedras de una isla emergida- es el título de la pieza más popular de la película 'Los coristas' o 'Los niños del coro'. Un cambio radical en el modo de ver cine, sobre todo si uno no ha tenido oportunidad de evitar el que proviene de Jólibu; pareciera que sólo cambiar de idioma cambia también la manera de hacer películas, pero no, realmente es otra manera. De hecho, en 'Los coristas' no hay ninguna persecución ni aparece ningún accidente de tránsito y el único "defecto especial" consiste en un incendio que no aparece en pantalla sino que se intuye por una nubecita de humo bastante pobre por cierto, y claro, por las acciones de los personajes.

La película está ambientada en la Francia de fines de los años cuarenta; una escuela en la que un maestro nuevo cambia las cosas aplicando la música para aplacar aquellas fieras. Según cuentan, el realizador Christophe Barratier recorrió buena parte de Francia buscando un coro de niños hasta que encontró a los Petits Chanteurs de Saint Marc en Lyon. Y fue una elección perfecta por lo que se aprecia.

La música es de Bruno Coulais, que me parece se ha hecho famoso gracias a la película -como el resto de los participantes- ya había realizado sin embargo varias bandas sonoras que ahora trataré de buscar. La pieza cuyo título copié es conmovedora y de alguna manera evoca el movimiento del mar...

Guitarristas a salvo

Estudiantes de "Mecatrónica" en Georgia Tech han fabricado una máquina para tocar guitarra que llaman "Crazy J". La maquinita recibe instrucciones MIDI y con ellas dirige sus mecanismos hacia las cuerdas, las pulsa y cambia la disposición de sus "dedos". El proyecto se encuentra muy bien descrito, con imágenes como la que muestro aquí, e incluso tiene fragmentos de algunas piezas interpretadas por el artilugio. Otros intentos se han hecho también de sintetizar el sonido de la guitarra, pero la verdad es que todavía está lejos el momento en que los guitarristas se preocupen por estos experimentos. La maquinita si acaso toca como un principiante, pero nada más.

Guitarra mecánica

Violines y clima

En 'Dendrochronologia' dicen Lloyd Burckle y Henri Grissino-Mayer que la calidad de los violines y otros instrumentos de los siglos 17 y 18 se debe a las condiciones climáticas de los años 1645-1715: baja actividad solar y enfriamiento global, situación conocida como 'mínimo de Maunder'. Esto habría producido unos anillos forestales estrechos y de lento crecimiento, con lo cual la madera sería más densa. .

Stradivarius de Cremona nació justo un año antes de esa época; y utilizaría la madera que estaba a su alcance. Podría ser que el brillo del sol influyese en el tono y calidad de los sonidos de los famosos violines, si la hipótesis es plausible.

Suscribirse a RSS - Musinusuales