transiciones

Calentamiento local

La Agencia Espacial Europea publicó hace unos días una nota bastante alarmante sobre la reducción del área cubierta por hielo en el Ártico; en los últimos diez años se había venido reduciendo unos 100.000 kilómetros cuadrados cada año, pero el último año el encogimiento ha llegado a un millón de km2.

Incapaz de fotografiar desde un helicóptero para no hablar de un satélite, me he dado cuenta que dispongo de algunas imágenes del única área helada de Venezuela, el pico Bolívar o La Columna, de cerca de 5.000 metros de altura y que podría utilizarlas para corroborar o no la idea que está tan de moda del cambio climático (ya sabemos que cuando se habla de cambio, lo que habitualmente quiere decir es empeoramiento).

36 años de nieve mermada

Como dicen los reporteros: "las imágenes hablan por sí mismas". Sin embargo no explican de dónde fueron tomadas. La superior -como quizás algún consumado observador haya notado- está tomada desde la propia cabina del teleférico, entre la tercera y la cuarta estación. Las siguientes desde la tercera estación, en suma desde unos 4.000 metros de altitud. La inferior, en cambio, es una vista con acercamiento desde el Jardín Botánico de la ciudad de Mérida, a no más de 1800 m.s.n.m. No es mucho, pero al menos la calidad de las fotos se puede comparar con la de los satélites de poca resolución :-)

Yo diría que cada vez hay menos hielo y nieve.

Nostalgias de Puente Morillo

A raíz de la publicación -hace pocos días- de imágenes de la Calle Colombia de Valencia, Pedro envía este dibujo de 1870 en el que aparece el Puente Morillo, que viene siendo la entrada de Valencia y principio de esa calle. Dice que fue escaneado de un ¡cenicero!, lo cual tiene su mérito técnico, para no hablar de la memoria requerida para detectar la coincidencia.

Puente Morillo en 1870, de un cenicero

Casualmente, en esos días encontré el sitio denominado Viejas Fotos Actuales, producido por "el pintor venezolano Ernesto León desde 2002" y entre otras muchas cosas interesantes que allí aparecen, está esta postal de 1911 del mismísimo Puente Morillo con un gentío al sol y con chaquetas totalmente inadecuadas, digo yo.

Puente Morillo en 1911, de una postal

Es evidente que esta vista de Valencia lucía turística y pintoresca hasta principios del siglo XX. En la actualidad, nadie podría decir eso, aunque sigue manteniendo un cierto aire tradicional. Parece que el cambio más visible es el de los postes de electricidad; el paramento del puente está prácticamente igual, aunque con menos mantenimiento. Viendo esto, uno entiende que la entrada de Valencia ya no es por aquí.

Desde el Puente Morillo en 2006, a contraluz

Suscribirse a RSS - transiciones