no me jodas

Diógenes y Facundo

Dicen (y está muy bien contado aquí) que cuando Alejandro llegó a Corinto todo el mundo iba a verlo, pero el filósofo Diógenes de Sínope que vivía allí en un tonel, según es fama, no mostró ningún interés en eso, así que el propio Alejandro se dirigió a visitarlo; se acercó y plantándose delante del filósofo, pues quería ser generoso, le dijo que le pidiera lo que quisiera. Diógenes simplemente le dijo "no me tapes el sol".

Diógenes y Alejandro

Sospecho que esta historia es la fuente de otra que Facundo Cabral ha contado muchas veces y que refiere cómo su madre se encontró en cierta ocasión con un presidente de su país y éste le ofreció cualquier cosa que estuviese a su alcance para ayudarla. Ella, dice Cabral, le respondió: "Con que no me joda, ¡es suficiente!"; frase contundente y nítida como ninguna.

Ojalá cada uno de nosotros tuviera una respuesta similar -aunque no fuese tan ingeniosa- cuando un poderoso se acerca. Probablemente el poder se construye justamente por la aceptación complaciente de algún beneficio pasajero y fútil.

Suscribirse a RSS - no me jodas