Aficionados

Con ocasión del noveno Congreso Internacional de Egiptologistas, realizado en septiembre en Grenoble, tuvieron ocasión de enfrentarse Zahi Hawass (secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias) y dos arquitectos franceses, Gilles Dormion y Jean-Yves Verd'hurt, quienes vienen estudiando -según dicen- la Gran Pirámide desde hace diecisiete años. El asunto se centra en que estos últimos piden permiso para colocar una pequeña sonda en el piso de la cámara de la reina para constatar la aparente presencia de un pasaje que ellos suponen existe allí basándose en un nicho en la cámara 'de la reina' y en un sondeo con georadar que tuvieron oportunidad de hacer en el año 2000, cosa que Hawass no autoriza.

Desde que Hawass asumió el cargo ha puesto muchas limitaciones a las excavaciones por gente no avalada institucionalmente. Y sus razones debe tener; y así, los acusa de 'aficionados' o amateurs. Sin embargo Dormion y Verd'hurt ya descubrieron dos cámaras 'de descarga' en la pirámide de Meidum y su enfoque más bien 'estructural' no ha sido aplicado por egiptologistas o al menos, éstos no han propuesto la existencia de otras cámaras con tanta precisión (de todo esto me entero en un buen reportaje del sitio de 'Science Actualités') y también acaban de publicar un libro al respecto.

En los tiempos que corren es difícil establecer quién es más efectivo: un profesional o un aficionado. Si utilizamos la visión 'ministerial' es evidente que quien posee los títulos y los cargos será el indicado. Pero cuando uno conoce tantos profesionales sin afición, la frontera no es tan nítida.