Quince

15, pero...

Desvencijado, descolorido, maltrecho y con poco mantenimiento... pero parece que todavía navega.

Comentarios

Un detalle que me llama la atención de las embarcaciones es que navegan casi sin ¨retirarse¨, navegan hasta que un día se hunden y el ¨óxido¨ las va descomponiendo, poco a poco, con el transcurso lentísimo del tiempo. También pueden ser ¨varadas¨, que es como un hundimiento en ¨tierra firme¨, y allí también se van descomponiendo lentamente, unas veces bajo el sol,otras, a las sombras de algunos árboles o bajo un techado playero de palmas secas.