Fotoajenos

La carrera continúa

En diciembre de 2003 se publicó la primera fotografía digital de un gigapixel, que es decir de 40.784 por 26.800 puntos, una vista de un cañón en Utah. En noviembre de 2004, apareció una de 2 gigapixel y medio, panorámica de la ciudad de Delft. Como ya se me ha hecho costumbre ser reportero de esta carrera interminable, me toca comentar el nuevo record: una panorámica de 180 grados de Harlem (New York) que alcanza los 13 gigapixels, con 279.689 por 46.901 puntos. Aquí se puede ver una parte (unos 60 grados) de la imagen.

Parte de la foto de 13 gigapixels

Allá, al fondo, tras el cuadro púrpura, se pueden ver dos edificios similares. La imagen de abajo muestra en su tamaño real parte del sector encerrado en el cuadro.

Detalle de la foto de 13 gigapixels

Este es el resultado de 2045 fotografías de 12 megapixels cada una y de un procesamiento intensivo de dos días. No sé por qué, pero es seguro que pronto aparecerá otra fotografía gigantesca y mayor.

Machu Pichu a lo gigapixel

Scott Howard tomó esta gitantesca fotografía de Machu Pichu (vía Menéame) después de caminar 42 kilómetros cargado con más de 10 kilos de equipo, según cuenta. Tomó 404 fotografías en cosa de una hora y después de 11 horas de procesamiento la puso a disposición pública. Para poder apreciar la magnitud de esta foto, de unos 60.000 x 26.000 puntos, podemos ver la vista general:

Vista general de Machu Pichu

Y cuando se amplía un sector se pueden apreciar detalles impresionantes, como esta gente dentro del cuadrito lila que marqué arriba. Con la proliferación de estas inmensas fotografías el problema es el almacenamiento: esta ocupa más de 35 gigabytes.

Detalle

Retratos

En algún sitio vi el enlace a una exposición internética de retratos realizados por Henri Cartier-Bresson, que vale la pena ver. Se trata de tres series de más de veinte retratos cada una. La mayoría es de personajes connotados (el Che, Camus, Sartre...), alguna que otra de gente sin nombre, pero todos retratos excelentes.

Copiar alguno para el recuerdo me hizo notar que he venido recopilando alguna que otra imagen de las que van surgiendo en la red y me parece que algo dice de uno la selección espontánea de estos retratos; así que, ya puesto en eso, compongo este montaje con algunos (quizás haya que ampliar la imagen para apreciar mejor). Por la misma espontaneidad de la colecta no dispongo de las direcciones de donde proceden las fotos, y espero que sus autores originales no se vayan a molestar por incluirlas en este grupo (no se sabe cómo se llevan las imágenes -ni los personajes- entre sí).

Retratos varios

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Agnetha Fältskog, Denys Arcand, Bertrand Russell, Charles Darwin, Sigmund Freud, Joan Manuel Serrat, Carl Jung, Édith Piaf, Quino o Joaquin Lavado, Sofocleto o Luis Felipe Angell, Tzvetan Todorov y Paul Valéry. Las de Piaf, Jung y Valéry pertenecen a Cartier-Bresson.

Fotografía y retoque digital

Yo creía que estaba tomando buenas fotos, aunque no fuesen profesionales. Venía prefiriendo no modificarlas digitalmente, o modificarlas sólo levemente, cosa de variaciones en el contraste y poco más. Y lo peor (virtud de la ignorancia) creí que el resultado era suficientemente aceptable.

Todo eso ha cambiado. Desde que conseguí ya no recuerdo cómo la dirección del estupendo sitio de Juan García Gálvez que él llama poco afortunadamente -creo- 'jggweb'. Allí publica prácticamente a diario sus fotografías, pero a diferencia de muchos otros enriquece su publicación con notas que orientan al desconocedor sobre la elaboración de cosas similares. Y de hecho, me ha provocado un reapasionamiento por la fotografía, de dos maneras simultáneas: la admiración de sus fotos, y el estudio y aplicación de los consejos que tan pródigamente otorga.

Lejos de competir con la tremenda calidad de JGG, me he atrevido apenas a intentar imitar alguna de sus recomendaciones. Particularmente, cosas como el uso de las 'capas', duplicación de la imagen en otra capa, juego con las trasparencias de capas, para no mencionar sino el principio, me han resultado prácticamente nuevas y refrescantes. Así que agarré una foto cualquiera (la primera), dupliqué la capa, desaturé, invertí, jugué con la trasparencia y quedó como se ve en la segunda, con algo más de profundidad y quizás mejor color (también apliqué un pequeño desenfoque en la capa desaturada).

Original Modificada

¡Qué buen sitio! He tenido que hurgar en los rincones movido por la envidia para conseguir algo que criticar: JGG sólo habla de Photoshop, así que hay que traducir sus consejos a un programa más adecuado y accesible legalmente, el GIMP.

Demasiado

Me siento cansado, después de recorrer prácticamente todo el país y parte del extranjero. Desde hace poco el servicio de imágenes satelitales de Google cubre casi todo el planeta, al menos todo Venezuela y he estado comparando la magnitud relativa de las ciudades, así como identificando los lugares que conozco. Y es muy entretenido (con razón he pasado todo el día en esto).

En las imágenes de Venezuela hay un tope de ampliación menor que en otros países. Aún así, se pueden apreciar miles de aspectos que a ras de tierra -paradójicamente- se pasan por alto. Como muestra, el curioso con poco tiempo para hacer lo mismo puede revisar este montaje que hice con algunas ciudades, todas en la misma escala (clic en la imagen para verla más grande).

Ciudades en la misma escala

Satelitales

Desde hace tiempo, o más bien, desde que están disponibles libremente y en Internet, he disfrutado de las fotografías satelitales de diferentes lugares terrestres (las de otros planetas seguramente me interesarán cuando pase por allá). En el sitio denominado algo así como 'Portal de la fotografía astronáutica' hay una cantidad considerable de esas fotos, no siempre de buena calidad, ni tampoco con gran resolución, pero cuando se consigue alguna con estas condiciones, es i-m-p-r-e-s-i-o-n-a-n-t-e.

Como muestra, esta imagen de la zona central de Venezuela alrededor de La Encrucijada (que no se llama así por casualidad). En la parte superior se nota la autopista; las lagunas son: Taiguaiguay -a la izquierda- y Zuata, más arriba a la derecha. Aunque la imagen está reducida... se pueden incluso apreciar las calles de Cagua y Turmero. Las nubes que se observan ya nunca se volverán a ver (Heráclito).

Yo vivo en esa foto (usted me entiende).

La Encrucijada

Espectacular

La carrera por la fotografía más grande continúa... Ahora es TNO (instituto de investigación holandés) que ha realizado una composición de 600 fotografías (de 6 megapixels cada una) en una sola que alcanza los 2,5 gigapixels y un tamaño de archivo de 7,5 Gigabytes. Utilizaron un mecanismo motorizado para hacer las 600 tomas en algo más de una hora. La cámara tenía un lente equivalente a uno de 600 mm. Debido al tamaño de la imagen final debieron utilizar un formato propio, ya que p.e. el TIF sólo alcanza los 4 GB.

Ahora ya Delft no será conocida solamente por el famoso perfil que hizo Vermeer (al menos, yo sólo la conozco de esa referencia), sino por esta espectacular imagen, de la cual presento cuatro pequeñísimas muestras reducidas, contrastadas y con enfoque algo exagerado para tener una ideade su magnitud y calidad. En el panorama general puede verse que no se ve :-) la catedral, pero al aumentar la resolución se llega a saber hasta la hora en que tomaron las fotos (esto suponiendo que en Holanda los relojes de las iglesias sí funcionan, porque nuestra experiencia cercana contradice claramente esta suposición).

Delft

Persistencia de la memoria

Una fotografía dice más que mil palabras (creo que dijo un chino); hay fotografías y fotografías. Pero una fotografía vieja es algo clase aparte, que supera lo meramente informativo y aumenta su valor con el paso del tiempo; debido en gran parte a que van quedando menos cada vez... pero también a que el sujeto fotográfico ya no vuelve a ser el mismo jamás (aquí convendría citar a Heráclito y tal, pero no es para tanto).

Un ejemplo puede ser este. Se trata de una imagen de Jerusalén, muralla suroriental del templo del monte (Haram-es-sharif) y alrededores, captada alrededor de 1875 por el famoso fotógrafo Felix Bonfils, quien recorrió gran parte del medio oriente tomando fotografías de gente, paisajes y monumentos, que -inevitablemente- han cambiado enormemente un siglo y pico después. Muchas de sus fotos perduran desperdigadas por allí, mostrando cómo era el mundo en aquella época. En esta fotografía en particular destaca la escasa magnitud de la ciudad y el notable límite que formaba la muralla sobre el valle del Cedrón; y a la izquierda ya fuera de la foto la original Ciudad de David, sitio inicial de la ciudad, totalmente despoblada.

Jerusalen

Moho en diapositivas

Imagino que a mucha gente le pasará algo similar: las diapositivas almacenadas en sitios no muy adecuados se cubren de diferentes tipos de hongos, lo cual, aunado a la pérdida de color por envejecimiento, las deja inservibles. El problema está en la humedad relativa, al pasar de 60% el moho comienza a crecer (y sucede que en la cuenca del Lago de Valencia nunca baja de 80%). ¿Existe alguna manera de eliminar el moho y recuperar esas fotos?

Hay diversas teorías, pero un trabajo publicado en 'Abbey Newsletter' (Volume 26, Number 5, Jul 2003) realizado por Niccolo Caldararo y Candis Griggs, propone un método que aparentemente funciona (ya hemos hecho pruebas). Estos autores realizaron una investigación sobre los métodos propuestos "desde la antigüedad hasta nuestros días" prácticamente, incluyendo tratamientos con químicos y demás. Su conclusión es tan simple como efectiva: congelar las fotos y retirarlas cuando se forme una película de humedad sobre el hongo (o moho), inmediatamente, eliminar el moho con un hisopo de algodón, y listo. Se puede repetir el proceso, pero la primera aplicación es la más efectiva.

Páginas

Suscribirse a RSS - Fotoajenos