2005-12-11

Formatos y libertad

Marco Fioretti cuenta que dió una conferencia en la ‘Escuela de Estudios Avanzados Sant’Anna’ en Pisa y parece que la torre inclinada no se ha caído, o al menos no menciona el hecho. Lo que hizo allí fue una presentación sobre el formato OpenDocument, recientemente aprobado por Oasis y popularizado por la adopción compulsiva que ha decretado el estado norteamericano de Massachusetts a partir del primer día de 2007.

Cualquiera que haya utilizado computadoras por más de un año seguramente ha padecido lo que es tener información en un formato tal que no puede ser recuperada, simplemente por un cambio de tecnología o -mucho peor- por capricho de un realizador de software. Fioretti comenta algunos casos que ilustran perfectamente el asunto. En primer lugar -y ya que estaba en el lugar de los acontecimientos- expone que el trabajo de Galileo aún puede ser leído después de casi cuatrocientos años debido a que está escrito en un formato totalmente abierto, el alfabeto.

Cuenta también de las cintas grabadas durante la misión Viking en 1976, que debido a su formato cerrado -desconocido a todos los efectos- no hubo manera de recuperar y digitalizar sino mediante transcripción mecánica y eso gracias a que existían versiones en papel.

Fioretti habla de tres cosas necesarias para acceder a cualquier información y que deberían permanecer tan separadas como fuese posible.

* Soporte físico: papel, discos, etc. * Formato: las reglas con las cuales se registra la información en el soporte * Interfase de usuario: las herramientas utilizadas para leer y escribir de acuerdo con el formato.

Muchas compañías se han beneficiado al mantener la información -que es ajena, del usuario, por otra parte- en un formato que sólo puede leerse con las herramientas que fabrica. Pero a pesar de todas las razones ¿por qué será tan difícil hacer comprender a los neófitos que cuando utilizan (inconscientemente) formatos cerrados están haciendo daño y al mismo tiempo perdiendo libertad?




      ^      


Invítame un café -- Haz una donación


comments powered by Disqus